Esteban Valverde. 30 mayo, 2018
Aarón Navarro (11) fue felicitado por sus compañeros luego de conseguir el campeonato chapín. Fotografía: 'Nuestro Diario'
Aarón Navarro (11) fue felicitado por sus compañeros luego de conseguir el campeonato chapín. Fotografía: 'Nuestro Diario'

Aarón Navarro llegó a la Primera División para la temporada 2015 – 2016, su sed de victoria la había saciado una campaña antes al lograr ascender con AS Puma. Sin embargo, ese primer año en la máxima categoría no fue sencillo. Hoy tres temporadas después, vuelve a disfrutar de las mieles del fútbol al campeonizar en Guatemala.

El atacante consiguió un gran primer año en lo personal, se consolidó como goleador de su plantel. Demostró habilidad, rapidez y buena definición; no obstante, grupalmente tuvo que lidiar con el sabor amargo de perder la categoría.

Navarro solo pudo estar con AS Puma en la división de honor una temporada y aunque su buen rendimiento le abrió las puertas de otros planteles y hasta de la Sele, él mismo acepta que pudo fallar en aprovechar las oportunidades.

Aarón vistió la camisa de la Universidad de Costa Rica, Jicaral Sercoba y apareció el chance de dar el salto al exterior, específicamente al Guastatoya de Guatemala.

Este es un equipo pequeño de la liga chapina, pero que ha tenido un gran rendimiento en las últimas temporadas.

Su casa, el estadio David Cordón Hichos, es la fortaleza. Se considera un reducto pequeño, con cercanía entre público y jugadores, situación que lo hace incómodo.

Navarro llegó hace nueve meses al club y en su segundo torneo le tocó celebrar el campeonato.

Por allá (Costa Rica) me tocaron momentos oscuros, pero bueno, así es el fútbol. Todo ese tipo de situaciones lo hacen crecer a uno, gracias a Dios mi paso por Primera División fue bonito y me ayudó bastante para madurar. Ahora me toca ser campeón con Guastatoya, que es un equipo no tradicional, pero que hace muy bien las cosas. Conseguir este título acá es muy gratificante”, manifestó.

El exjugador de la UCR reveló que en el fútbol chapín creció, porque le tocó desempeñar posiciones que jamás imaginó.

El futbolista que comenzó como un extremo por izquierda, ya tuvo que jugar como lateral derecho, izquierdo y hasta mediocampista de recuperación.

Tengo un año de contrato acá. Yo acá siento que he crecido montones, para mí el fútbol es más técnico y lo exige a uno más, aunque es claro que allá tenemos mejor infraestructura. Cuando llegué comencé como volante derecho e hice cinco goles, ahora soy lateral y solo hice tres anotaciones, pero juego siempre y usted sabe que eso es importante”, expresó.

Este generaleño recordó cómo se impusieron a Xelajú en la serie final, además dio a conocer que la celebración que armaron los aficionados fue espectacular.

Guastatoya consiguió su primer campeonato y en el pueblo están felices.

Aarón Navarro celebra con el resto de sus compañeros el primer cetro de su club en Guatemala. Fotografía: Nuestro Diario
Aarón Navarro celebra con el resto de sus compañeros el primer cetro de su club en Guatemala. Fotografía: Nuestro Diario

Toda la gente se tiró a la calle, la gente lloraba y brincaba de la felicidad. Ahora uno pasa por donde sea y lo reconocen porque acá viven el fútbol de una forma muy intensa”, mencionó.

Después de alzar la copa, Aarón quiere cumplir su contrato y analizar lo que quiere para vida.

El futbolista costarricense tiene estudios en Trabajo Social y Administración de Empresas; en su mente, la meta próxima es convertirse en profesional.

Trabajo Social la tengo congelada, de Administración de Empresas ya saqué el bachillerato, pero me faltan unas horas de un trabajo que hay que hacer al final para sacar la licenciatura. Siento que después del paso por Guatemala lo más factible será dejar de jugar y trabajar para terminar de estudiar”, comentó.

El deportista de 30 años en Guatemala vive tranquilo, la zona en la que vive se llama igual que su plantel y pertenece a la localidad de Progreso que es parte de Ciudad de Guatemala. El nacional reside a 70 kilómetros de la capital del país.

El reto de jugar en el exterior significó también la oportunidad de crecer en el ámbito personal. Navarro no esconde que los aspectos de vida a los que se enfrenta allá son muy diferentes a los de Costa Rica.

Aarón Navarro celebra con la bandera de Costa Rica el título que logró en Guatemala. Fotografía: Nuestro Diario.
Aarón Navarro celebra con la bandera de Costa Rica el título que logró en Guatemala. Fotografía: Nuestro Diario.

Empiezo por la parte económica, aquí pagan mejor todos los equipos que allá, entonces eso es llamativo. Con ¢7.000 usted en Guatemala almuerza y cena por dos días, con eso en nuestro país apenas alcanza para un día”, comparó.

Otro punto que llamó la atención del volante es el tránsito, debido a que en el país centroamericano es común ver motos con más de tres pasajeros.

Aquí no usan casco, los niños van al frente y atrás, he visto hasta cuatro personas en una moto, pero es curioso porque no se dan accidentes. Imagínese que aquí hasta en el cajón del carro meten personas”, relató.

Aarón Navarro consiguió celebrar fuera de Costa Rica, consiguió la principal alegría que le ha dado el fútbol en Guatemala, ya por fin olvidó el amargo sabor del descenso para cambiarlo por la dulzura de levantar la copa.