Esteban Valverde. 17 mayo
David Guzmán escucha a su entrenador Caleb Porter previo a su debut frente a Los Ángeles Galaxy, a mitad de semana. Fotografía: Facebook del Columbus Crew.
David Guzmán escucha a su entrenador Caleb Porter previo a su debut frente a Los Ángeles Galaxy, a mitad de semana. Fotografía: Facebook del Columbus Crew.

David Guzmán afronta con ilusión su nueva etapa como legionario, ahora en el Columbus Crew de la MLS. El futbolista costarricense no escondió que el cambio le genera alegría debido a que representa un reto deportivo. De hecho, todo cambia, hasta el número de camiseta que usará, la '9′.

No es común que un volante contención utilice ese dorsal; sin embargo, el recuperador no se intimida por la camisa y asegura que es un número que le agrada porque representa la fecha de nacimiento de su pequeño Níkolas.

“Lo había utilizado en liga menor, el '9′ es bonito, pero vine acá y el número que había era alto y no me gustan los altos; el más alto que he utilizado es el 20. También estaba el '9′, que además es la fecha de nacimiento de mi hijo, me lo ofrecieron y acepté. Uno está acostumbrado al delantero que usa ese número pero, bueno, yo lo usé. Yo lo veo como un número más”, contó.

Al jugador le hace gracia que la vida lo pusiera con la camiseta que normalmente utilizan los centros delanteros, empero cuenta que está dispuesto a afrontar la responsabilidad, además de otras situaciones como adelantar su posicionamiento en el campo.

Guzmán ya debutó con el Columbus y lo hizo como mediocampista creativo.

“Entré a jugar de ’10′ y me sentí bien, cerca del marco, participativo y fue una posición nueva. Ya sabía el rol, sabía qué hacer, así que cumplí. Soy un jugador que siempre daré lo máximo, tal vez en un partido no lo haré muy bien, en otros sí, pero la entrega siempre estará. Esta posición me gustó porque estaba cerca del marco, metí presión, logré ser agresivo por la pelota”, explicó.

El mundialista de Rusia 2018 llegó a Columbus como un pedido del entrenador Caleb Porter, quien fue su primer técnico en la MLS cuando arribó al Portland Timbers.

“Con él siempre he tenido comunicación y me quiso en el equipo, apenas se dio la oportunidad me dijo que viniera. En diciembre no se pudo por el tema que me restaba contrato, ahora tenía dos opciones más en MLS y me incliné por esta. Era una oportunidad donde me garantizaban dos años de contrato, él me conoce y me da oportunidad, me tiene confianza”, agregó.

Otra ventaja que encontró David en este paso es tener de compañero a un viejo conocido personal: el lateral izquierdo Waylon Francis.

Guzmán expresó que con el zurdo tiene una amistad de años, debido a que fueron compañeros en las divisiones menores del Saprissa.

“A Waylon lo conozco de liga menor y vengo con él desde Saprissa. Ahora que vengo acá es un gran apoyo; para los dos estará muy bien tenernos cerca”, declaró.

En Columbus, el exjugador del Saprissa mantiene la ilusión por el campeonato de la MLS, como sucedió en Portland donde ganó la Conferencia Oeste el año anterior.

“Vieras que es un equipo de estar en fase final y eso es bueno, dejó a un grande para venir a otro para luchar por el título. Me di cuenta que tenemos un gran equipo, que proponemos. Las metas siempre están claras, el primer día dijimos que queríamos lograr y ahora vamos por eso”, finalizó.