Esteban Valverde.   25 febrero
En Alemania, en la ida de los octavos de final de la Champions League, el delantero noruego Haaland fue un dolor de cabeza para Keylor, ya que le marcó en dos ocasiones. Fotografía: AFP

Keylor Navas y el París Saint Germain viven momentos complicados, pese a la victoria 4 a 3 sobre el Bordeaux. El conjunto del arquero nacional lidia con la molestia de su afición por dos motivos: la derrota ante el Borussia Dortmund por los octavos de final de la Champions League y la celebración de los cumpleaños de Mauro Icardi, Ángel di María y Edinson Cavani.

En el partido contra el Bordeaux, el tico no estuvo presente por fatiga, según informó el técnico alemán, Thomas Tuchel; no obstante, aún así el nacional arrastra con las mismas cargas que el resto de sus compañeros.

Pero, ¿cómo está la imagen del arquero costarricense después de la fiesta de los jugadores y el resultado en la Liga de Campeones? La Nación hizo un sondeo con periodistas encargados de cubrir el día a día del club parisino para medir el impacto de los acontecimientos en Keylor.

Jonathan Johnson, periodista de la cadena ESPN destacado en París, fue claro en que hubo sorpresa por ver a Navas en la fiesta de sus compañeros.

"Acá todos se sorprendieron un poco al ver a un jugador tan experimentado comportarse de una manera tan fuerte. El hecho de que no jugó contra Burdeaux también generó dudas, incluso había preguntas sobre el parte oficial de que estaba lesionado. La imagen de Navas no solo se ha visto afectada por el partido, sino por el hecho de que estaba jugando cuando el PSG concedió 10 de los 13 goles que ha recibido el equipo desde inicios de febrero", evaluó.

José Barroso, experto en el PSG para el diario Le Equipe, fue enfático en que la fiesta creó desencantó entre la planilla y los futbolistas, no por la actividad social en sí, sino más bien por el momento en que se realizó la misma.

El París cayó en Alemania 2 a 1 frente al Borussia Dortmund el miércoles, mientras que la actividad fue el viernes, es decir, 48 horas después.

“Los videos de los jugadores por el cumpleaños de Icardi, Cavani y Di María generó una polémica en París. No tanto por la fiesta sino por el momento, ya que dio la impresión que a los jugadores no les preocupó la derrota. Para los hinchas, Keylor no está en ‘primera linea’ de los señalados, pero está implicado como los otros, y no es una señal positiva”, recalcó.

Barroso profundizó que todas estas actividades extradeportivas llegaron a complicar aún más el ambiente para el plantel de la capital francesa.

“Actualmente el PSG está al borde de una crisis. Es un sentimiento extraño porque el resultado en Dortmund no es tan malo, pero hay tantos detalles negativos como: las declaraciones de Neymar criticando el manejo del club con él; el cumpleaños de Neymar que molestó a los dirigentes; el cumple de los tres otros; el sentimiento de improvisación táctica con el 3-4-3 de Dortmund despuŕs de haber jugado en 4-4-2 durante 2 meses; las numerosas lesiones que nunca se paran (ahora Thiago Silva); las suspensiones de Verratti y Meunier... Solo para señalar algunas de las muchas que crean un ambiente negativo”, explicó.

Respecto a este tema, Johnson expresó que ahora más que nunca el partido del 11 de marzo contra el Borussia, en casa, en la vuelta de la serie, se convirtió en el compromiso más importante de la temporada.

“El PSG está atravesando un período difícil. Febrero-marzo a menudo es turbulento en París, pero este año ha llegado antes de lo habitual. Thomas Tuchel tiene que lidiar con lesiones, suspensiones y problemas disciplinarios. Por supuesto, el partido de vuelta es en casa y el PSG tiene la calidad para avanzar. Sin embargo, la pregunta nunca ha sido sobre su calidad, sino sobre su mentalidad. Aquí es donde Navas juega un papel vital. Los jugadores parecen haberse reunido desde la victoria de Burdeos para presumiblemente discutir la situación, lo que hace pensar que puede venir un cambio”, añadió.

Romain LaFont, integrante también de Le Equipe, recalcó que las señales internas no son positivas y eso se ve en aspectos del juego que hoy son sentenciados como claros errores de manejo de camerino.

"La derrota en Dortmund dañó mucho más de lo previsto. Sobre todo por lo que pasó después con Meunier que confesó no saber que tenía que evitar una amarilla, con el hermano de Kimpembe que insultó a Tuchel, y con Neymar que dijo que el cuerpo médico le impidió jugar unos partidos. La victoria contra Burdeaux no alivió el ambiente porque Thiago Silva se lesionó, porque Neymar fue expulsado y porque la defensa fue muy mala", concluyó.

Un punto que también genera más estrés es la relación con los aficionados. Los seguidores no se acostumbran a ver a sus jugadores actuar como si la pérdida en la Champions no importara.

"Los seguidores con regularidad sufren humillaciones en este momento del año y la última semana no fue diferente por el rendimiento en Dortmund, además la imágenes de la fiesta resintieron a muchos ultras que fueron a la ciudad alemana. Los mismos aficionados no han tenido miedo de hacerse sentir ante Bordeaux y retaron a Neymar, Mbappé y Thiago Silva a dejar atrás el miedo de perder", finalizó el reportero Jonathan Johnson.

El próximo reto del París será el 29 de febrero ante el Dijon por la Liga.

Más historias: