Fútbol Nacional

Wílmer López le propone a Álvaro Saborío que a futuro se ponga de nuevo la camisa de Alajuelense

El Pato y el goleador sostuvieron una conversación en la que el atacante habló largo y tendido sobre lo que significó para él jugar estos meses en la Liga, lo que vivió y las expectativas que tiene

Wílmer López advierte que no habla como exjugador, sino como un aficionado más de Liga Deportiva Alajuelense que siente una profunda admiración por Álvaro Saborío y que le está muy agradecido por el esfuerzo y la entrega que mostró en el Apertura 2020.

Fueron muchas las ocasiones en las que el Pato le dijo al atacante que lo quería en su equipo y cuando ese deseo se tradujo en una realidad, él sabía que era un hombre que aportaría más que goles.

Como aficionado, al Pato le faltó algo, porque le hubiese encantado que Saborío defendiera los colores rojinegros con público en el estadio, algo que no se pudo por la pandemia.

Sin embargo, en una conversación que sostuvo con el atacante por Instagram, le hizo una propuesta para que a futuro se vuelva a poner la camisa de Alajuelense.

El Pato le dijo que hasta podía ser más adelante, como un partido de despedida para cuando él decida retirarse.

“Sería bonito, uno no sabe las vueltas de la vida, yo estoy muy agradecido con toda la directiva, pero ahorita voy a jugar con San Carlos y como lo dije cuando llegué a la Liga, voy a dar todo por esta institución y después vemos qué nos repara el futuro”, respondió Saborío.

López le reiteró en varias ocasiones que está muy agradecido con él.

“Uno notó, sintió y vio que usted llegó a dar lo que tal vez antes de llegara usted, otros no dieron. Usted vino y lo dio, con liderazgo, apoyo, respaldo a jugadores como Bryan (Ruiz), como Junior (Díaz), como (Adolfo) Machado, jugadores de experiencia que apoyó y a los jóvenes que los aconsejó. Esas son cosas que el liguista siente y agradece, aparte de los goles, usted nos iba a dar goles porque el goleador nato hace goles donde juegue”, apuntó el Pato.

Por su parte, Saborío manifestó que está muy contento de haber tomado esa decisión de haber ido a la Liga, “de haber compartido camerino con los que yo espero que sean grandes jugadores, fue un campeonato bonito. Me vine para San Carlos y sí estoy muy contento de haber hecho esa parte de mi carrera”.

“La verdad yo disfruté mucho, yo iba con la ilusión de quedar campeón con la Liga, de ir a disfrutar, de recibir a Bryan bien que tenía tiempo de no jugar, de conocer a jugadores que vienen con una proyección bastante buena y la verdad disfruté muchísimo. Hice grandes amistades, jugábamos ping pong, billar, disfrutábamos muchísimo”, relató.

Hace unos días él volvió al Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Turrúcares y aprovechó para despedirse de ese grupo con el que hizo historia.

“Seguimos gozando, disfrutando y eso es lo bonito del fútbol, de quedar con ese entusiasmo, con esa buena vibra que tenemos, que hubo en el camerino y por dicha se logró el objetivo por el que la afición y los jugadores habían peleado desde hacía tanto tiempo y ser parte de eso me llena de mucho orgullo”, expresó.

Además, citó: “Fue un bonito momento para mí carrera, para mí, para mi familia, ver el entusiasmo, el cariño y el respeto que hubo, eso se reflejaba en mí, el ir a entrenar contento, el jugar contento, el disfrutar esta profesión que es muy bonita y los buenos resultados se dieron”.

Gratitud. En medio de la conversación, Wílmer dijo que no quería meter cizaña, pero que él considera que con Saborío, todas las aficiones deberían estar agradecidas con él.

“Se lo digo abiertamente, la afición de Saprissa tiene que estar muy agradecida con usted porque en el tiempo que usted estuvo con ellos dio lo mejor suyo, a ellos, les aportó campeonatos y goles. De la forma en la que usted salió, yo creo que en estos momentos ni ellos mismos son conscientes de lo que hicieron, por su persona y por su calidad no merecía salir de la forma en la que salió”, afirmó.

Y agregó: “No es punto de tocar, yo lo que quiero decirle es que las aficiones deben estar muy agradecidas. Y nosotros los liguistas en tan solo cinco o seis meses lo sentimos, lo vivimos y se lo agradecemos. Usted se ganó el cariño, el aprecio de esta gran institución”.

Ante esas palabras, Saborío respondió: “Yo también estoy muy agradecido con Saprissa, fue el primer equipo que me abrió las puertas en Primera División y aún hoy los aficionados siguen respetuosos. De la forma en la que salí son cosas del fútbol, cosas que pueden pasar, son decisiones que uno toma para el bienestar familiar y eso no borra el cariño que le tengo a esta institución por abrirme las puertas. Yo pasé momentos ahí, llegué a la selección, al exterior y a la Liga la respeto mucho, yo dije que iba a dar lo mejor de mí, traté de hacerlo y esto es fútbol”.

Después de eso, no podía faltar el tema del clásico que Saborío jugó con Alajuelense y en el que anotó en cuestión de segundos, apenas ingresó de cambio.

“Yo lo había dicho que si anotaba iba a celebrar. La verdad que yo entreno para anotar todos los días y es algo que me gusta hacer. La celebración es algo que sentía, algo que me nació hacer, que eso merece respeto a los jugadores con los que entreno todos los días, al cuerpo técnico, al aficionado que me está apoyando y si tocó Saprissa, o si tocó Heredia, si anotaba igual lo celebraba con el mismo entusiasmo y la misma alegría de poder ayudar al equipo y yo hacer un gol con la Liga que también era muy importante para mí”.

La familia primero. Algo que también llena mucho a Saborío es saber que Alajuelense quería que él continuara en el equipo.

“Yo le agradezco a la Liga, la Liga me ofreció la renovación. Yo les hice saber mi parecer, que había pasado seis meses fuera de mi familia, los veía todas las semanas, pero no es lo mismo. Tengo hijos pequeños y me gusta compartir con ellos, bromear con ellos, dormir con ellos y fue una experiencia bonita la que viví en esos seis meses, pero estar alejado de la familia un año o un año y medio ya es difícil”.

Su misma madurez lo hizo pensar que al conseguir la copa 30, había cumplido su misión con la Liga y que debía volver a su hogar.

“No quiero perderme muchas etapas del crecimiento de ellos y casi siempre, últimamente, he tomado decisiones basados en ellos, yo disfrutando de mi carrera y creo que ellos disfrutan mucho de verme jugar, pero también disfrutan el tenerme cerca”.

Por eso, Saborío decidió volver a su casa en Ciudad Quesada y firmar por un año con San Carlos.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.