AFP , Juan Diego Villarreal. Hace 6 días
José Mourinho da instrucciones a Gareth Bale, en el compromiso que el Tottenham Hotspur's igualó 3-3 con el West Ham United, en la Premier League. AFP
José Mourinho da instrucciones a Gareth Bale, en el compromiso que el Tottenham Hotspur's igualó 3-3 con el West Ham United, en la Premier League. AFP

Un 3-0 a favor en el minuto 16, Gareth Bale saltando a la cancha en el 72 con el mismo resultado... Pero finalmente el West Ham empató 3-3 con sus vecinos londinenses del Tottenham, estropeando el regreso del astro galés con los ‘Spurs’, este domingo en la quinta fecha de la Premier League.

Con 8 unidades, el Tottenham ocupa el sexto puesto provisional, cinco puntos por detrás del líder Everton, y a cuatro del sorprendente segundo clasificado Aston Villa, que ganó en la siempre difícil cancha del Leicester1-0.

El inicio de temporada completamente loco y pródigo en goles en la Premier League se confirmó con este derbi londinense que parecía inclinarse de lado de los Spurs.

El técnico luso del Tottenham, José Mourinho, abandonó el terreno de juego con un gesto aún más serio de lo habitual.

“Tengo que analizar internamente el segundo tiempo. A vosotros os diré solamente que esto sucede en el fútbol y alabaré la fe del West Ham”, comentó al micrófono de Sky Sports.

“Ellos tuvieron suerte, pero tal vez merecían esa suerte. Nosotros no tuvimos suerte, pero tal vez no la merecíamos”, añadió.

El galés Gareth Bale salta y le gana el balón al defensor Aaron Cresswell del West Ham. AFP
El galés Gareth Bale salta y le gana el balón al defensor Aaron Cresswell del West Ham. AFP

El surcoreano Son Heung-min adelantó a los locales en el primer minuto de partido, un gol al que siguieron dos de Harry Kane (8′ y16′) -a pase de Son el primero y del español Sergio Reguilón el segundo- que vaticinaban una goleada.

Mourinho no se equivocó al valorar la moral de los Hammers, que en ningún momento se dieron por vencidos.

Así, vieron recompensado su esfuerzo con un gol de cabeza del paraguayo Fabián Balbuena (82), antes de que el colombiano Davinson Sánchez enviase de cabeza el balón a su propio arco de manera involuntaria (85).

La gesta se consumó con un lanzamiento lejano directo a la escuadra del italo-argentino Manuel Lanzini que rozó el arquero Hugo Lloris con la punta de la manopla antes de tocar en el larguero y botar dentro de la portería (90+4).

Además, Bale erró una buena ocasión para haber sentenciado el choque ante del gol de Lanzini. El galés, de regreso al Tottenham siete años después de fichar por el Real Madrid por más de 100 millones de euros (117 millones de dólares) en un traspaso récord en la época, tiene ante sí el reto de demostrar que el técnico madridista Zinedine Zidane se equivocó al defenestrarlo.

Toda una cura de humildad para quienes daban al Tottenham, reforzado por Bale, como firme aspirante al título después de su goleada 6-1 en Old Trafford.

Nunca antes en la historia de la Premier League un equipo que iba perdiendo por tres o más goles en el minuto 81 logró evitar la derrota.

El líder de la Premier es el sorprendente Everton con 13 puntos, seguido por el Aston Villa con 12, Liverpool con 10, Leicester City y Arsenal con 9 y Tottenham con 8.