Daniel Jiménez. 11 enero

Wálter Paté Centeno se convirtió en un aliado de los equipos grandes para terminar de formar a jugadores jóvenes en Primera División.

Con el Municipal Grecia no solo alineó juveniles por hacerlo, sino que les dio constancia y regularidad, a tal punto que dota de buenos talentos a clubes tradicionales, equipos que también le ceden a sus promesas.

El técnico de Grecia, Wálter 'Paté' Centeno, en un partido en el Morera Soto. Fotografía: Mayela López

Veamos primero el caso de Saprissa, con el lateral izquierdo Luis Hernández y el delantero Carlos Villegas.

A Hernández lo debutó en Primera con 19 años y lo hizo regular, por ese motivo, un torneo después regresó al cuadro morado.

Ahora para el Clausura 2018, la S le cedió a Villegas (19 años), quien debutó al mando de Carlos Watson, pero en Tibás quieren que el futbolista obtenga experiencia y minutos.

Caso similar sucede con el portero manudo Adonis Pineda (21 años). A la Liga llegó Esteban Alvarado y por ese motivo no había campo para tanto arquero. Por eso es que Adonis encontró en Grecia la oportunidad de ser constante bajo los tres palos por primera vez en su carrera.

Pero veamos ahora otros tres casos de jugadores con quienes sucedió una situación un poco distinta: Paté los debutó y ahora están en clubes grandes.

Se trata de Keysher Fuller y de Luis Díaz, quienes están en el Herediano, así como Felipe Chaves, integrante del Cartaginés.

El florense Keyser Fuller (izquierda) quedó campeón con el Herediano luego de obtener regularidad en Grecia. Foto: Albert Marín.

De ellos, Fuller ya levantó el cetro con los rojiamarillos y el caso de Díaz llega como refuerzo al campeón nacional, mientras que Chaves fue fichado por el cuadro brumoso.

Paté se siente satisfecho al ver que puede aportar a las nuevas generaciones por su estilo como timonel y porque los clubes ven a Grecia como una buena oportunidad.

“Para mí como entrenador es una prueba para ver qué tanto puedo mejorar y cuánto puedo hacer, nadie quiere hacer pruebas, nadie quiere jugar con chicos porque les obligan al título”, comentó Paté a La Nación.

El técnico contó que esto se da gracias a que Grecia “quiere cosas nuevas y la idea de nosotros es buena, los buenos futbolistas siempre se van a adaptar, y eso le sirve mucho a los jóvenes. El equipo juega al espectáculo y los jóvenes se ven bien por su capacidad”.

Centeno dijo sentirse satisfecho, pues dos de esos muchachos ya han levantado un título de campeones nacionales, Luis José en la S y Fuller en el Team.

“Los que se han ido, han salido campeones, los tres ganamos: ellos son campeones y yo pude ayudar a jóvenes promesas a tener sus primeros pasos con títulos”, acotó.

El estratega aseguró que posteriormente los equipos se percatan del éxito de los muchachos, por lo que los piden de vuelta, y eso les permite llegar a pelear verdaderamente por un campo en cualquier puesto.

“Yo espero lo mejor de ellos, la idea aplica para que ellos puedan formarse y demostrarle a los equipos que pertenecen que pueden estar ahí, en los clubes grandes imperan los nombres, pero ellos quieren jugadores formados, es entendible”, concluyó.

Para la siguiente temporada, Paté espera pulir el talento que ya traen los muchachos que llegan a préstamo y poderlos devolver como figuras.