Daniel Jiménez. 12 octubre
Un Wálter Centeno que suele enérgico, al final del juego parecía impotente y resignado ante lo que ocurría en el campo. Fotografía: John Durán
Un Wálter Centeno que suele enérgico, al final del juego parecía impotente y resignado ante lo que ocurría en el campo. Fotografía: John Durán

¿Cuál es el grado de responsabilidad de Wálter Centeno?

El culpable es Wálter Centeno. Yo asumo la rsponsabilidad de todo lo que le está pasando al equipo. El domingo lo dije: Alajuela nos ganó bien; Herediano también; nos hicieron cuatro goles. No hay mucho que decir.

Usted dice que el culpable. ¿Teme por su puesto?

Nunca voy a renunciar. Si los jefes toman una decisión, no puedo hacer nada. Yo quiero continuar, llevo a Saprissa muy adentro y sé que puedo hacer campeón a este equipo. Hay opciones y faltan muchos juegos. Si usted me pregunta que si quiere renunciar, para nada.

A partir de su propuesta, la aplicación es cuestión de los jugadores. ¿Cuál es el error de los jugadores?

Nunca les voy a decir quién se equivocó. Ustedes tienen que analizar el juego, sacar conclusiones. El grado de culpabilidad es muchas veces, prácticamente siempre, del entrenador. Cuando se gana, los jugadores son los que ganan, y cuando se pierde, es culpa del técnico. Nos caímos.

¿Usted es conciente de que por menos muchos técnicos se han ido del Saprissa?

Yo sé por dónde vas... Andas buscando noticia. No voy a buscar ningún tipo de excusas. En dos partidos no hemos andado tan bién. En el primer tiempo del clásico lo hicimos bien y hasta el minuto 38 ante Heredia; después perdimos intensidad. No me escondo. Nos vemos bien por lapsos, no como quisiera, los dos rivales tradicionales nos han ganado abultado. Los jugadores tienen que sacar el carácter y la personalidad.

¿Perdió el aficionado la credibilidad en Wálter Centeno?

El aficionado está molesto. No les puedo dar tantas explicaciones; lo único que les tengo que dar son resultados. Cuando usted pierde, es obvio que estén enojados. Tienen derecho. Cuando se da esto, se da. No tengo miedo. Sé en la situación en la que estoy; esto me tiene que ayudar en los profesional y lo personal. Esto me tiene que fortalecer.

¿Están nerviosos por el rendimiento de los porteros?

Se lo voy a hablar a ellos. Me gusta ver al jugador a la cara y decirles la verdad. Usted es el periodista; usted tiene que sacar conclusiones.

En estos cuatro partidos, 13 goles. ¿Qué pasa en la parte defensiva?

Este equipo se compone de 28 jugadores y hay 11 jugadores en la cancha. La idea de juego tiene presión alta y tiene regreso. Cunado te hacen tantos goles se critica a la parte de atrás y al portero, pero el resultado es compartido.

La idea táctica de Wálter Centeno está probada. ¿En la primera ronda jugaba bien. Por qué cuesta tanto señalar los errores del jugador que no aplica lo que debe?

Yo tengo que arreglar las cosas en el camerino. Ustedes tiene que analizar, tomar su criterio. Yo tento el mío. En algún momento me he equivocado. Le he exigido a algún jugador y se ha malinterpretado. Pero al jugador hay que exigirle. No voy a decir cosas de camerino, nunca. Voy a morir y decir que el culpable soy yo. Yo a ellos los cuestiono adentro. Ustedes son los que tienen que saber a quién cuestionar.