Juan Diego Villarreal.   13 enero
El técnico Vladmir Quesada indicó que los árbitros se equivocaron en decisiones que afectaron al Saprissa. Fotografía:John Durán

¿Cómo analiza la actuación del juvenil Manfred Ugalde?

Teníamos enormes ganas de ver a Julen (Cordero) y a Manfred (Ugalde), pero las circunstancias nos obligaron a incluir a Manfred. Usualmente él juega de delantero centro o detrás del punta. Nos dio la razón de incluirlo y con su anotación pudimos rescatar uno de los tres puntos. Manfred es de las ligas menores, de la Sub-15 y trabajó tanto con Enrique Rivers como con Roy Myers.

¿Saprissa regaló el primer tiempo?

No, de ninguna manera. Si ustedes ven las estadísticas nosotros tuvimos el control de la pelota y siempre fuimos al marco contrario. Ellos remataron en cinco ocasiones, dos directas en el primer tiempo y tres desviadas en el complemento. No regalamos nada. Por otra parte, los árbitros se vuelven a equivocar; creo que anotamos un gol válido que pudo marcar la historia y ahora sería diferente el resultado.

¿Porqué incluyó hasta el segundo tiempo a Mariano Torres y Christian Bolaños?

Ustedes los periodistas solo ven una cara de la situación. Bolaños tenía un problema de ampollas y Torres por problemas de conexión se pudo incorporar también hasta el jueves, ante esto era ingrato y un mal mensaje para los jóvenes si no le respetamos un puesto a los que han estado toda la semana entrenando.

¿Qué aspectos deben mejorar?

Necesitamos hombres de área, como el caso de Manfred (Ugalde), que cumplan con los requisitos que le pedimos. Hay que trabajar la posesión de la pelota, más acciones elaboradas en juego ofensivo. Inevitablemente los árbitros nos volvieron a perjudicar, pero continuaré diciendo que son humanos y se pueden equivocar.

¿Cómo describe la reacción de los aficionados?

La verdad tengo que hacer un reconocimiento a la afición, porque hace pocas semanas perdimos una final y todos tuvimos una gran tristeza, pero hoy nuevamente llegaron y demostraron que son la mejor afición del país y nos sentimos respaldados a pesar de ir en desventaja, nos apoyaron y eso se palpa en el terreno de juego.