Por: Daniel Jiménez.   15 febrero

Faltaban seis minutos para el pitazo final. En ese momento Saprissa ya había dejado ir la ventaja de 1-2 y más bien perdía 3-2. Ya no había espacio para más sudor, para más transpiración ni para nada más.

En el borde de la línea de cal, con un pie en el banquillo y otro en la cancha sintética, Víctor Cordero, asistente técnico, hizo observaciones al vestuario morado. Apeló al orgullo. Hizo sentir su autoridad como miembro del cuerpo técnico.

Saprissa perdió el pasado miércoles por tercera ocasión consecutiva en el Juan Gobán. Fotografía José Cordero
Saprissa perdió el pasado miércoles por tercera ocasión consecutiva en el Juan Gobán. Fotografía José Cordero

Cordero estaba visiblemente molesto, mientras en el juego, Limón seguía como una verdadera tromba: un club rápido, aguerrido, fuerte, pícaro, sin dar tregua, como si sus jugadores tuvieran tres pulmones, como si el intenso calor o el pésimo estado de la cancha no contara.

En el campo, Johnny Gordon corría a todo vapor. Pedía el balón, metía pata y cortaba la creación morada.

Tras una jugada personal de Gordon, Víctor Cordero comenzó: “¡¿Ven que sí se puede correr 90 minutos?!”, “¡Vean a Gordon!”, “¡Vean a Daniel Colindres!”, “¡Vean a Joseph Mora!”. Al mismo tiempo les señalaba la cancha.

En el banco estaban Darryl Parker, Cristian Martínez, Luis Stwart Pérez, Jonathan Moya, Marvin Angulo, Alexander Robinson y David Ramírez. Estos tres últimos habían jugado.

Ya con la mente un poco más en frío, en la conferencia de prensa, Cordero continuó con su verbo y externó que al equipo le faltó un condimento vital: “corazón”.

“Es una gran pena para nosotros. Siento que el análisis que hasta ahora hacemos es que nos faltó corazón. ¿Corazón por qué? Porque el estilo de juego es lo que se jugó, lo que se pudo jugar y hubo un equipo en la cancha que hizo un derroche de fuerzas mayor que el de nosotros y a eso se debe la derrota”, comentó la mano derecha de Vladirmir Quesada.

Este medio le realizó la consulta puntual de si su mensaje hacia el banquillo era a un jugador en específico o al grueso del plantel.

“Cada uno tiene su forma de ser, yo vivo el fútbol de una manera pasional, no importa cómo esté el marcador. Lo que uno intenta es hacer ver a los que están afuera, que sea en Limón, en el Saprissa, en Alajuela, tenemos a un equipo preparado para correr mucho, incluso más que el rival. Son observaciones, que tengamos mente abierta y se comprenda lo que se observa”, respondió.

Con gol de Víctor Pérez, Limón volvió a hincar a Saprissa en el Juan Gobán. Fotografía José Cordero
Con gol de Víctor Pérez, Limón volvió a hincar a Saprissa en el Juan Gobán. Fotografía José Cordero

Al exjugador lo caracteriza su franqueza y autocrítica cuando está al frente de los micrófonos, pues esta no es la primera vez que deja en evidencia su malestar ante una situación.

La primera fue tras la caída contra la Universidad de Costa Rica (1-0) en el Cuty Monge. En esa ocasión, Cordero no estuvo de acuerdo con que los futbolistas le achacaran la derrota al estado de la cancha sintética.

“Antes les he dicho que a los jugadores nuestros que yo los apoyo en todo, pero lo de la cancha no, porque juega para los dos rivales. Que hay condiciones ideales sí, pero no podemos argumentar que esto se haya dado por el estado de la cancha”, indicó en esa oportunidad.

Cordero se volvió la cara del saprissismo ante la afición y los medios de comunicación en este torneo, pues Vladimir Quesada, quien funge como estratega, aún no tiene la Licencia A que lo acredita para ser entrenador de Primera División.

Por ese motivo, el excapitán de la S es quien da la cara cuando el equipo gana y cuando pierde, y se somete al escrutinio de la inclemente grada morada y al de los periodistas.

Con autocrítica

Los jugadores tomaron con autocrítica y respeto el pensamiento de Víctor Cordero.

Uno de ellos fue el creativo Marvin Angulo, quien salió de cambio a los 67 minutos para darle espacio a Christian Bolaños.

“Tiene razón, teníamos que sacar un buen resultado y no se dio. Estaba molesto y tiene todo el motivo de estarlo. Durante la semana trabajamos para sacar el resultado aquí y nos vamos derrotados”, respondió Angulo.

Por su parte, el lateral Joseph Mora se mostró sorprendido que lo utilizara de ejemplo con el resto de sus compañeros.

“Independiemente de quien lo haya dicho, mi estilo siempre es entregarme al máximo y aportar todo lo que pueda al equipo. Creo que todos trataron de hacerlo también. Si él (Cordero) lo dice eso habría que preguntárselo a él”, concluyó Cordero.

Nota del redactor: Información actualizada a las 11:35 a. m.