.  12 mayo, 2010
 Juan Vicente Solís (de rojo) peleó el domingo con Yader Balladares (2), Douglas Sequeira (centro) y Keylor Navas, de Saprissa. Carlos González
Juan Vicente Solís (de rojo) peleó el domingo con Yader Balladares (2), Douglas Sequeira (centro) y Keylor Navas, de Saprissa. Carlos González

Ciudad Quesada. “En este plantel, ni cuerpo técnico ni jugadores conocen la palabra rendirse”.

Esas fueron las contundentes declaraciones del preparador físico sancarleño, Marcelo Tulbovitz, luego de la práctica de San Carlos de ayer, con miras al compromiso de vuelta de la final del campeonato de Verano 2010, la cual definirá al nuevo campeón tico.

Esta se disputará el próximo sábado 15 de mayo a las 7 p. m. en el estadio Ricardo Saprissa, de Tibás.

“La derrota del pasado domingo en casa (estadio Carlos Ugalde Álvarez) nos golpeó. Nos dolió mucho pero ya pasó y nuevamente estamos de pie, dispuestos a luchar sin tregua el día sábado, ya que estamos convencidos de que aún es posible levantar el trofeo de campeones”, agregó el emotivo uruguayo.

Al respecto, el entrenador Daniel Casas, también charrúa, explicó que la preparación de esta semana no tiene nada de especial.

Más bien, argumentó que la derrota del domingo (un estrepitoso 2 a 4) no consiguió derribar mentalmente a sus jugadores “pues ellos siguen estando muy fuertes”.

El timonel agregó que simplemente trabajan para que las gravísimas distracciones que los llevaron a perder los tres puntos como locales no se repitan.

“Esa fuerza mental, la motivación que muestran los muchachos, me da una gran esperanza para lo que viene”, resaltó Casas.

Dientes apretados. Marcelo Tulbovitz, considerado también uno de los principales motivadores de los Toros del Norte, aseveró que anímicamente el equipo está en excelentes condiciones.

Tulbovitz reveló que en la práctica de ayer vio al grupo trabajar con la misma alegría mostrada a lo largo de todo el campeonato, en el cual renacieron desde estar hundidos en el descenso, para clasificar como líderes del Grupo B y posteriormente escalar hasta la final.

“Con esa misma alegría, pero con el cuchillo muy apretado entre los dientes, llegaremos el sábado a disputarle el campeonato a Saprissa, que sabemos que para la gran mayoría, ya tiene la copa asegurada”, manifestó el preparador.

“Sabemos que la situación para San Carlos se presenta sumamente difícil, pero no por esa circunstancia nuestros jugadores se van a entregar. Al contrario, van a pelear a muerte para ganar y así tener la posibilidad de llenarse de gloria”, concluyó Tulbovitz.

El técnico Casas informó que mañana, conjuntamente con su preparador físico y el médico Alberto Argüello, resolverá si alinea el sábado al volante Álvaro Sánchez (anotador de los dos goles norteños en la final), quien el domingo sufrió un trauma de cabeza que obligó a hospitalizarlo 24 horas.