Fanny Tayver Marín.   3 marzo
Enrique Morúa es el tesorero de Liga Deportiva Alajuelense. Fotografía: John Durán

El tesorero de Liga Deportiva Alajulense, Enrique Morúa estuvo la lado del presidente Fernando Ocampo y del gerente general, Rodolfo Víquez para dar detalles sobre la cancelación de las deudas del club.

Durante la conferencia de prensa en el Centro de Alto Rendimiento, en Turrúcares, la dirigencia explicó que se dio un proceso de renegociación de contratos muy importante y que los derechos de televisión juegan un papel que ayudaron para que la Liga diera este paso.

Por ejemplo, Alajuelense renegoció los patrocinios de la indumentaria, al tiempo que la parte comercial consiguió nuevos patrocinios.

Morúa mencionó que no se podía referir mucho a los montos, porque los contratos son privados y confidenciales.

¿Cuánto dinero canceló Alajuelense?

Con respecto a los pagos de la Liga, aunque es algo privado y los contratos no es algo que podamos revelar, lo que sí podemos indicar es que todo lo hemos planeado, que el flujo operativo de la institución cada año sea mayor. Entonces, tenemos todo planeado para que el flujo operativo de la Liga de aquí al 2030 crezca año a año y poder garantizar que la institución esté al día con todas sus operaciones.

¿Desde cuándo se arrastraban las deudas?

Hemos pagado alrededor de $3,5 millones. En realidad hemos pagado un poquito más a través del tiempo, casi $4 millones y esta es la histórica que ha traído la Liga a través del tiempo, que es una deuda que ha venido de administración en administración. Yo más bien quiero agradecerle a administraciones anteriores, ya que todo el mundo ha hecho sus esfuerzos para poder llegar a este día y en este día debemos agradecer a todo el liguismo, ya que todos hemos puesto parte para lograr esto que estamos haciendo.

Cuando se tiene más dinero, a veces se tiende a gastar más. ¿Cómo asegurarán que las vacas flacas no lleguen?

Para no hacer gastos en exceso y mantener el flujo operativo de la institución, yo creo que es teniendo a las personas adecuadas en cada puesto. Entonces, nosotros tenemos a un gran gerente general en Rodolfo Víquez, que se enfoca mucho en la parte de administración financiera; un gran gerente comercial con Oliver Nowalski, que ha revolucionado completamente las alianzas estratégicas; y un gran gerente deportivo, con Agustín Lleida, que ha entendido que el fútbol es un negocio y que la balanza comercial entre compra y venta de jugadores siempre tiene que ser positiva para la institución. Ellos lideran un gran grupo de personas comprometidas y muy dinámicas también. La respuesta es: con las personas adecuadas para que la institución salga adelante.

También es importante captar ingresos. ¿En tiempos de pandemia de dónde venían esos ingresos y cuánto ingresaba a la Liga mensualmente?

Con los ingresos de la Liga en pandemia, lo que se vieron afectados fueron las taquillas. Lo que hicimos fue tratar de subsanar ese faltante de dinero de taquillas siendo creativos, con ciertas alianzas estratégicas que hemos logrado hacer, ciertas promociones a nivel de tienda, que hemos tenido un repunte bastante grande a nivel de mercadería y no solo con ingresos, sino que cuando hay un faltante de uno de los rubros de ingresos, hay que reducir el gasto.

La Liga ha vivido un proceso de reestructuración bastante fuerte. Fueron dos: el primero fue en el primer semestre de 2019, donde bajamos en alrededor de 22% nuestros gastos de operación; y el segundo fue en el segundo semestre de 2020 por un tema de pandemia.

Nosotros ya habíamos llegado a los indicadores que queríamos, pero por la pandemia tuvimos que volver a reestructurar para poder mantener los indicadores de una institución sana.

¿Y se pudo pagar una deuda tan grande?

Claro, es que una cosa es el flujo de operación y otra es hacer cierta reserva para parte de la deuda y tenés que hacer ciertos contratos o ciertas negociaciones comerciales que van enfocadas a mitigar la deuda. No podés mezclar el flujo de operación con mitigar deuda. Eso lo dividimos, para que el flujo de operación de la Liga siga siendo saludable, pero a la vez poder cubrir las deudas de la institución.

En la renegociación con Repretel, muchas veces ese tipo de negociaciones implica un adelanto de dinero y los socios mostraban la preocupación de que ya se había adelantado tanto dinero que podía llegar el momento en el que Alajuelense podría no recibir su ingreso mensual. ¿Se corre ese peligro ahora?

Por eso es que duramos tanto negociando. Una de las cosas que nos preocupaba era no poner en riesgo el flujo de la institución. Al final, por dicha llegamos a la negociación de que año a año, el ingreso por el concepto de derechos de transmisión televisiva de la Liga va a aumentar, ya tomando en cuenta el balance de ingresos y egresos. Nos hemos garantizado un flujo estable de aquí a 2030. Más bien, con incrementos importantes.

¿Pero si les adelantan el dinero, en algún momento dejan de percibir?

Sí hay un adelanto de dinero, pero también hay una mejora de contrato. Entonces, si vos hacés el más menos, y lo sacás en el año a año, en realidad a partir de 2022 la Liga más bien va a recibir más ingresos, entonces no sufre en el flujo operativo.