Esteban Valverde. 2 mayo
Saprissa contó con Orlando Sinclair en su ofensiva en el juego ante Santos. Fotografía: John Durán
Saprissa contó con Orlando Sinclair en su ofensiva en el juego ante Santos. Fotografía: John Durán

Saprissa lo consiguió; los morados ganaron el partido clave que tenían frente al Santos de Guápiles y prácticamente pusieron sus dos pies en la siguiente ronda del torneo nacional.

Los tibaseños vencieron 3 a 1 a los santistas, pero además de imponerse a uno de los ya clasificados a la siguiente fase, los morados se aseguraron que solo una catástrofe los sacará de la fiesta grande, porque ya se separaron tres unidades de los equipos que están en quinto y sexto lugar, además de que su diferencia de gol con estos planteles es muy amplia para recortarla en un solo cotejo que resta de fase regular.

El Monstruo llegó a 29 unidades, mientras que Herediano es cuarto con 27, Cartaginés y San Carlos son quinto y sexto respectivamente con 26 y aunque pueden igualar a los tibaseños en la última fecha, la diferencia de gol entre morados y brumosos y norteños le da ampla ventaja a los saprissistas.

Saprissa acumula a su favor un +4, mientras que Cartaginés un -3 y San Carlos un -5. De esta forma los morados tendrían que sufrir una combinación de resultados que les provocara recortar su diferencia.

En la última jornada, la ‘S’ se las verá con San Carlos, un rival directo que para desplazarla deberá ganarle y golearla 5 a 0 para quitarse su gol negativo y además poner a Saprissa uno por debajo de ellos.

En el caso de Cartaginés, si los brumosos ganan su último duelo contra Jicaral por 3 a 0 deberán esperar que Saprissa pierda por goleada o ellos quitarse el -3 que tienen sobre sus espaldas y lograr meter cinco goles para superar el más cuatro morado.

Ante esto, los dirigidos por Mauricio Wright dieron un paso trascendental en la búsqueda del campeonato.

“Clasificados o no, queremos seguir ganando, queremos tomar confianza, ahora viene un partido complicado en San Carlos. Saprissa no es para clasificar en la última fecha, pero bueno así se nos está dando y estamos sacando la casta. Saprissa está vivo y vamos a luchar hasta el final”, afirmó Ricardo Blanco a Radio Columbia.

Por su parte, Jimmy Marín, goleador saprissista, agregó que el equipo salió con la consigna de que ante Santos jugaba una final.

“La verdad es que fue un partido que teníamos claro que debíamos salir a golpear, gracias a Dios se dieron las anotaciones, pero queda un juego importante en San Carlos y hay que sacar la victoria allá”, externó a Radio Columbia.

“Estamos muy bien, el equipo va de levantada, el equipo se está esforzando y es el fruto del esfuerzo de los compañeros, no hemos ganado nada y debemos seguir igual. Yo me siento bien, tranquilo, igual pidiéndole a Dios en cada partido, el técnico me ha dado mucha libertad para jugar y los goles me dan confianza”, agregó.

Sobre la posibilidad de toparse nuevamente con Santos en semifinales, el atacante fue enfático en que ese será un torneo aparte.

“Ya los partidos de las semifinales son diferentes, son partidos cerrados y hay que manejarlos de la mejor manera, ya en esa instancia no hay nada escrito, eso es lo bonito del fútbol porque el equipo que entra al final puede quedar campeón”, concluyó.