Por: Fiorella Masís.   22 diciembre, 2017

Jugar finales tiene emociones especiales y no cualquier jugador cuenta en su currículo con un partido de ese calibre.

Álvaro Sánchez es una de las figuras de Pérez Zeledón. Él quedó campeón con Alajuelense en el Rosabal Cordero. Fotografía: Rafael Pacheco
Álvaro Sánchez es una de las figuras de Pérez Zeledón. Él quedó campeón con Alajuelense en el Rosabal Cordero. Fotografía: Rafael Pacheco

Un ambiente pesado puede traerse abajo las ideas del técnico y el clima que genera el Rosabal Cordero no es la excepción.

Este sábado (8 p. m.) ese será el estadio donde Herediano y Pérez Zeledón disputarán el encuentro de vuelta de la final del Apertura 2017.

Pero los visitantes, con ventaja de 1-0, no se intimidan, sobre todo siete jugadores que ya celebraron un campeonato en la gramilla de Heredia.

Se trata de Keylor Soto, Porifirio López, Kevin Sancho, Álvaro Sánchez, Juan Gabriel Guzmán, Dave Myrie y Mauricio Núñez.

Guzmán y Sancho alzaron la ansiada copa en dos ocasiones, cuando militaron en Alajuelense.

Ambos aportaron un gol en la tanda de penales del Invierno 2011 y después celebraron de nuevo en el Invierno 2013, en el que también participaron Sánchez y Porfirio.

El defensor podría festejar otra vez en el Rosabal, pero no jugará por sanción. Todos los demás están disponibles.

Álvaro asegura que en el equipo generaleño saben lo que se toparán este sábado.

“Sabemos lo que es Herediano, pero hemos hecho un buen trabajo, no vamos a ir relajados. Herediano es muy fuerte en su casa; sin embargo, nosotros tenemos con qué ir al frente”, comentó el volante.

A ellos se une un exmorado que también cosechó una estrella: el zaguero Keylor Soto, quien en el Invierno 2014 llegó con Saprissa para llevarse la corona 31.

Finalmente, están los casos de Núñez y Myrie, que son particulares, porque levantaron el trofeo con el mismo Team.

El sábado será distinto, estarán frente a la camisa rojiamarilla, intentando poner en práctica la experiencia de disputar una final.

Núñez considera que eso ayuda para saber controlar un ambiente tenso en el Rosabal.

“Sabemos que el escenario es difícil, pero nada es imposible. Muchos de nosotros hemos jugado finales, entonces siento que eso no va a pesar, nosotros tenemos lo de nosotros y vamos a luchar”, dijo el lateral izquierdo sureño.

Colaboró el redactor Steven Oviedo