Fútbol Nacional

Sí, soy un evenenado saprissista: ¿y qué?

En su monumental obra La guerra de Troya no será, Jean Giraudoux reitera, en la boca de Ulises, esta consigna: “Es preciso declararse”. Sí, hay que asumir militancias, beligerancias, enarbolar banderas, y clavar estandartes sobre los cráneos inclinados de los rivales vencidos. En todo en la vida -y sin duda en el deporte- hay que declarase, asumir una posición. Hasta al infinitamente misericordioso Jesús lo irritaban los tibios: “los escupiré de mi boca” -advierte-. Lo lindo del deporte es tomar partido. Existe la opción de verlo desde la fría, flemática imparcialidad. Sufriremos y lloraremos menos. ¡Pero también nos perderemos de inmensas alegrías, de grandes y puras exaltaciones!








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.