Fanny Tayver Marín. 28 junio
La Liga llega urgida de goles al Estadio Ricardo Saprissa y Jonathan Moya confía en tener buena puntería. Fotografía: John Durán
La Liga llega urgida de goles al Estadio Ricardo Saprissa y Jonathan Moya confía en tener buena puntería. Fotografía: John Durán

La final es una caja de sorpresas y resulta difícil vaticinar cuál cara mostrará Alajuelense la noche de este lunes en Tibás.

Con un 2-0 en contra, la tarea pareciera compleja pero no imposible, según Álvaro Solano y Alfredo Piedra, expertos consultados por La Nación. Según ellos, Andrés Carevic tiene una alta cuota de responsabilidad en lograr que se dé ese milagro rojinegro para que el torneo no se acabe de una vez y haya dos clásicos más.

“Si se piensa en el 2-0, es un marcador duro, sobre todo porque va de visita y con una obligación histórica de muchos años de no ser campeón. Entonces, yo creo que hay que buscar puntos de unión y tiene que partir del cuerpo técnico, encabezado por el entrenador”, opinó Solano.

Dijo que el técnico tiene que asumir ese liderazgo como cabeza de grupo, en un partido tan vital y que debe escoger una muy buena estrategia, que neutralice al Saprissa con las virtudes que tiene y que potencie a su equipo con variables tácticas para llegar al marco.

Andrés Carevic no ha perdido en clásicos en Tibás. Allá ganó uno por 2-5 y otro lo empató 1-1. Fotografía: John Durán
Andrés Carevic no ha perdido en clásicos en Tibás. Allá ganó uno por 2-5 y otro lo empató 1-1. Fotografía: John Durán

“Tiene que redondear una noche casi mágica, donde el jugador esté muy compenetrado con esa parte estratégica y, sobre todo, muy convencido de que puede. El técnico debe aportar una buena escogencia de los jugadores, con el temple necesario para llevar a cabo esa labor”, citó.

Solano insiste en que el crecimiento de la Liga debe iniciar en una convicción de esa parte estratégica, técnico-táctica e ir creciendo conforme se logre neutralizar al rival.

“De repente nos ilusionamos por cómo manejó la serie contra Herediano, tal vez se le quitó presión al equipo al clasificar de tercer lugar, sin partir como favorito, eso ayudó. El partido contra Saprissa se manejó mal desde la parte estratégica y que no llegaran algunos jugadores específicos y fundamentales del equipo”, analizó.

A partir de ahí, se quedó sin respuestas el cuerpo técnico y, por ende, los jugadores.

“Hubo mala lectura en ese sentido. Entonces cuál equipo de la Liga nos podemos topar, esa es la incertidumbre que tenemos, pero sí partamos de antes del partido y tiene que haber mucha comunión, mucha convicción del trabajo que hay que ir a realizar al Saprissa”, apuntó Solano.

Y agregó: “No puede haber dudas, tiene que estar clarísimo el rol de cada uno de los jugadores, de cada una de las líneas, del equipo en general, no pueden haber fisuras. Obviamente, que nada más lo que pueda aportar el rival. Creo que la Liga sí puede hacer algo en tanto la estrategia sea la correcta y la escogencia de los jugadores sea igual”.

El miércoles pasado, Saprissa le eliminó los costados, estuvo bien posicionado en defensa, tuvo superioridad numérica, coberturas cortas, dobleteos por los lados y consiguió dos goles.

“No fueron preponderantes ni Allen Guevara ni Ariel Lassiter. El fútbol de repente tenía que romper por el centro y ahí es donde la Liga se quedó sin respuestas. Insisto en esa parte estratégica, porque la Liga sí tiene hombres que pueden desequilibrar del mediocampo hacia adelante, tipo Alex López y Dylan Flores. Es un partido que hay que analizarlo bien, que si me cerraron los costados yo tenga también la opción de entrar por el centro, con volantes que pisen el área”, acotó Solano.

Otros problemas. Alfredo Piedra opina que el principal problema de Alajuelense es que juega un sistema que es único y no tiene variantes en su planteamiento. Al no salirse del 4-5-1 o del 4-4-2, cuando un equipo lo controla, con un planteamiento y una presión alta, lo presiona en la primera línea, le tapa la salida por los costados y le bloquea a Alex López, pierde la continuidad.

“Cuando eso pasa no es un equipo efectivo, es predecible. Ellos no se preocupan por el rival, la Liga juega a lo que debe, no hay un estudio del rival profundo, donde diga uno, ese entrenador estuvo analizando a Saprissa y sabía que le iba a meter tres centrales, no, ellos van con la de ellos y si les resulta, les resulta”, señaló Piedra.

Adolfo Machado no la pasó nada bien en el primer juego de la fase final. Fotografía: John Durán
Adolfo Machado no la pasó nada bien en el primer juego de la fase final. Fotografía: John Durán

Pero aclara eso no significa que todo esté mal, ni que Alajuelense sea un desastre.

“Me parece que tienen un excelente entrenador, pero no un buen coach, que es el que entrena, prepara y hace la estrategia, la táctica y todo, me parece que es un buen entrenador, ha preparado muy bien el equipo, pero le falta experiencia y no aprende de los errores”, reseñó.

Eso lo lleva a decir que Carevic es muy cuadrado en su esquema y que quizás le haga falta en el cuerpo técnico a un tico que le diga algunos detalles de la cultura futbolística del país.

“También señalo que en el camerino se designaron líderes que no son de cuna liguista, como Junior Díaz, Alex López y José Miguel Cubero, entonces esa identidad rojinegra que tenían Luis Diego Arnáez, Wílmer López, Javier Delgado, que se ‘madreaban’ en el camerino, se ha perdido”.

Pero también es del criterio que cuando se toca fondo y se está en momento crucial, en el que es ‘vivir o morir’, Alajuelense puede reaccionar.

“La Liga tiene que reinventarse en el camerino, ellos tienen que hacer un mea culpa y decir nos faltó actitud, porque Alajuelense jugó ese partido como si fuera uno más de campeonato, no jugó como si fuera una final y ojo que sí lo pueden hacer, porque contra Herediano lo hicieron, contra Saprissa se relajaron. El rival sí los estudió, los espió y les sacó el resultado”, explicó Piedra.

En cuanto a los morados, cree que el cambio vino porque ellos entendieron en la semifinal que “si Cartago metía más el acelerador los dejaba fuera; ahí se llevaron un gran susto”.

“La Liga ha sido un equipo muy continuo durante el campeonato, ha sido muy regular, ha tenido buenas actuaciones, pero en finales, se juegan diferentes y en el fútbol también hay milagros, podría darse algo inédito, pero sí lo veo difícil”, finalizó.