Esteban Valverde. 27 julio, 2016
Estadio Ricardo Saprissa tendrá wifi para aficionados.
Estadio Ricardo Saprissa tendrá wifi para aficionados.

Redacción

El Deportivo Saprissa renegocia, por segunda vez en un año, una millonaria deuda con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) con el fin de tener más años para pagarla.

Se trata de un cobro por ¢1.200 millones hecho por esa institución en julio del 2015, que se originó de componentes salariales no reportados a la Caja entre octubre del 2004 y setiembre del 2010.

Inicialmente el cuadro tibaseño aceptó hacerle frente a la deuda en un plazo de tres años, con pagos mensuales que ha venido cumpliendo. No obstante, ahora plantea que el arreglo sea por 12 años.

Dicha gestión la confirmó Juan Carlos Rojas, jerarca saprissista, en una entrevista con La Nación realizada el 4 de julio.

No obstante, para lograr la ampliación del plazo, el equipo debe ofrecer una propiedad en garantía, según explicó Luis Diego Calderón, director del departamento de Cobros de la CCSS.

"Producto de la cuantía de la deuda, el Deportivo Saprissa se ha acercado a la institución para conocer las alternativas que tiene la CCSS para adecuar el monto del convenio; es así como en la actualidad se está en un proceso de negociación, un arreglo de pago con garantía hipotecaria en primer grado, que brinde al Deportivo Saprissa la posibilidad de ampliar el plazo para la cancelación de la deuda. Dicha propuesta está en trámite y se están realizando los análisis técnicos respectivos", afirmó Calderón por medio de un correo electrónico.

Una garantía en primer grado significa que la propiedad no tiene hipotecas vigentes.

Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa.
Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa.

En la entrevista, el presidente morado dijo que consideran al estadio Ricardo Saprissa como una garantía importante para efectos financieros.

"Bueno, el estadio es una garantía, son tres y media hectáreas en Tibás, es decir una muy buena propiedad con buena infraestructura. Nosotros no pensamos en un tema de liquidez de esa garantía. La deuda se le está haciendo frente de muy buena manera y no nos hemos atrasado en ningún pago bancario. Como cualquier garantía se hace un avalúo y los bancos determinarán si eso les sirve a ellos como garantía, que en este caso sí lo han tomado", confesó Rojas en esa entrevista.

Sin embargo, sobre el estadio ya pesa al menos un compromiso hipotecario, por lo que no podría ofrecerse como respaldo para la Caja para esta nueva solicitud.

Entre tanto, el parqueo colindante al estadio responde por un crédito con el Banco Bansol (ahora Prival).

"Sobre la garantía de los créditos, se constituye fideicomiso de garantía sobre finca inscrita en el partido de San José, bajo matrícula número 404873-000, terreno para construir, ubicado en Tibás, San José, propiedad de la empresa Saprissa Comercial de Tibás, S. A.", se lee en la anotación 4.8 del crédito, publicada en los estados financieros del 2014 del club.

De no contar con el estadio morado y este parqueo como garantía, la legislación le permite a los tibaseños recurrir a un movimiento estratégico, debido a que la propiedad que pongan a responder no necesariamente tiene que estar a nombre del equipo.

Una de las principales garantías del Saprissa es su estadio.
Una de las principales garantías del Saprissa es su estadio.

"De conformidad con lo establecido en el reglamento que regula la formalización de arreglos y convenios de pago de las contribuciones a la seguridad social, los arreglos de pago con garantía hipotecaria en primer grado tienen un plazo máximo para la cancelación de la deuda de 12 años, mediante el pago de cuotas mensuales que incluyen amortización al principal e intereses sobre saldos, el propietario del inmueble puede ser el deudor o un tercero que dé su consentimiento", explicó Calderón.

Si Saprissa logra ampliar el plazo para pagar la deuda, liberará flujo de caja mes a mes, ya que la cuota de pago será menor, aunque se mantendrá por más tiempo.

Se intentó conocer la versión de Juan Carlos Rojas sobre el avance de estas negociaciones, además sobre si pueden poner a responder el estadio Ricardo Saprissa, pero al cierre de edición no hubo respuesta. También se le quiso consultar si existe la posibilidad de tener otra propiedad para la negociación.

El antecedente. Saprissa ya había hecho frente a una deuda con el Estado en 2013, cuando desembolsó cerca de $2,3 millones (¢1.159 millones según el tipo de cambio de referencia en julio del 2013), entre pagos a la Caja como al Fondo de Desarrollo y Asignaciones Familiares (Fodesaf). En ese año $1,3 millones fueron para el primer ente y el resto para Fodesaf.

"Saprissa se convierte en el único equipo nacional de Primera División en no tener deudas, arreglos de pagos o juicios con la seguridad social", declaró Juan Carlos Rojas en un comunicado de prensa publicado en julio del 2013.

En aquella ocasión, el cuadro morado y blanco solicitó un crédito a Bansol (hoy banca Prival) para hacerle frente a ambas responsabilidades.

Según el último estado financiero auditado que fue entregado por el club, realizado a setiembre de 2014, ese crédito se encontraba en un monto de ¢1.548 millones.

Asamblea morada ahora será en agosto
El grupo Horizonte Morado compró Saprissa en 2011, de izquiera a derecha los inversionistas Juan Carlos Rojas, Edgar Zurcher y Alberto Raven.
El grupo Horizonte Morado compró Saprissa en 2011, de izquiera a derecha los inversionistas Juan Carlos Rojas, Edgar Zurcher y Alberto Raven.

El Saprissa anunciará en los próximos días cuándo y dónde será la asamblea de accionistas en la que se presentarán los estados financieros del periodo 2014-2015. Juan Carlos Rojas, jerarca saprissista, adelantó que será en el mes de agosto.

En principio sería en julio, pero por la ausencia de los documentos económicos, la directiva morada decidió retrasarla.

Esta reunión, contrario a otros años, ha adquirido un especial interés de parte de accionistas minoritarios, quienes esperan claridad en diferentes tópicos.

Por ejemplo, el expresidente Bernardo Méndez comentó sobre la importancia de aclarar temas como la división interna de Horizonte Morado, debido a la renuncia de Alberto Raven, Sergio Egloff y Marco Cercone de la directiva de Saprissa hace un año.

También quiere saber sobre el manejo de los pasivos (deudas) a largo plazo que tiene el conjunto tibaseño y temas deportivos como la pretemporada de la actual campaña, que solo tuvo un amistoso internacional (ante San Lorenzo de Argentina).

"Al no darse información oficial de manera oportuna, hay muchísimas dudas y han salido muchísimos datos, sobre todo por La Nación. Ahora la próxima asamblea genera un mayor interés y, pese a que Horizonte Morado domina la actividad, sí se debe poner atención a lo que sacan los medios porque no hay buena imagen sobre lo que está sucediendo, es un tema de análisis para ellos", manifestó.

La Nación publicó que según los estados financieros auditados con cierre a setiembre del 2014, que son los más recientes divulgados a los accionistas, todas las deudas equivalían a un 62% del total de activos registrados (bienes y valores de la institución).

A su vez, los pasivos de largo plazo, que es donde se enlistaron las deudas bancarias más importantes, representaron en ese entonces el 67% de todas las cuentas por pagar.

Además el monto total correspondiente por deudas de diferente tipo en ese último año fue de un total de ¢7.017 millones.