Saprissa mantiene la misma agresividad con la que logró el título del Invierno

Por: Miguel Calderón S. 20 enero, 2015

Con una pieza menos en el campo, el técnico morado Jeaustin Campos mueve sus fichas pero no pierde su esquema de juego ni renuncia a su propuesta ofensiva.

Ante la adversidad en el resultado, el estratega sacrificó un defensa para ganarse un volante y desistió de un extremo para sumar un centrodelantero.

Con esos movimientos, Sergio Córdoba pasó de la zaga a la contención, Juan Bustos Golobio fungió como creativo y se ubicó detrás de los atacantes, mientras Jonathan Moya se complementó en ofensiva con Ariel Rodríguez.

Además, Campos le dio vía libre a Deyver Vega y Jordan Smith para llegar a línea de fondo y con esto ganó proyección y generó mayor peligro por los costados.

Así fue como el bicampeón arrancó con victoria el Verano y logró remontar un partido que se le nublaba en la segunda mitad.

Saprissa arriesgó aún con un hombre menos en la cancha e hizo las variantes oportunas para marcar dos goles en poco menos de diez minutos.

Deyver Vega festeja la anotación que le dio el triunfo a Saprissa sobre AS Puma. | RAFAEL PACHECO.
Deyver Vega festeja la anotación que le dio el triunfo a Saprissa sobre AS Puma. | RAFAEL PACHECO.

Fue el Monstruo que conocimos en el Invierno, igual de punzante y lanzado al ataque pero con los agobiantes yerros defensivos que, por lo general, terminan con un gol en contra.

Para el timonel saprissista, la principal virtud de su plantel radicó en conservar el espíritu ganador en todo momento pese a la expulsión de David Guzmán apenas en el minuto 29 de partido.

“Me gustó mucho la actitud general que tuvo el equipo, uno de los temores que siempre hay entre un campeonato y otro es que lo muchachos no tengan esa hambre, agresividad y disposición para ir al frente. Con uno menos siempre tratamos de maquillar el juego y se notó muy poco esa roja”, comentó Campos.

Sumado a eso, los saprissistas encontraron en Jonathan Moya un hombre con pivoteo y potencia que dejó de cara al marco a Deyver Vega en el tercer gol.

Saprissa apuesta a una misma línea, la que le dio la copa 31.