Esteban Valverde. 12 febrero
Mariano Torres es felicitado por sus compañeros luego de abrir el marcador para Saprissa. Fotografía: José Cordero
Mariano Torres es felicitado por sus compañeros luego de abrir el marcador para Saprissa. Fotografía: José Cordero

Saprissa fue a Jicaral y lo puso en su lugar. El cuadro morado se enfrentó al plantel que en las primeras ocho jornadas sorprendió y se metió a pelear por los lugares de honor; los morados no tuvieron compasión y con una goleada 3 a 0 bajaron de la nube a los porteños.

Los tibaseños lidiaron con un clima agotador y un rival que no fue mejor futbolísticamente hablando, pero sí representó un reto por su valentía a la hora de jugar. Los futbolistas del Huracán de la Península se barrieron, defendieron y trabonearon, pero esto no fue suficiente.

El negocio fue redondo para el Monstruo, porque consiguió definirlo en el minuto 62, situación que le permitió descansar figuras y bajar el ritmo de cara al vital reto que tendrá la próxima semana, cuando reciba al Impact Montreal por la Liga de Campeones de la Concacaf.

Después de un primer tiempo parejo entre ambas planteles, un error en defensiva de Jicaral fue suficiente para acabar con su resistencia. Mariano Torres tomó un balón suelto en la entrada del área rival, corrió par de metros, se perfiló y con un zurdazo dejó sin reacción a Luis Alpízar.

La diana de Torres fue gritada por Wálter Centeno hasta que se le marcaran las venas del rostro, el DT no dejó de insistir desde el primer segundo del complemento en la presión a la defensiva rival y a los 30 segundos la instrucción le resultó (46′).

El gol fue un golpazo que dejó atontado al equipo azul, del cual nunca se pudo levantar.

Cinco minutos después de la primera celebración, por medio de la táctica fija, Saprissa llegó al segundo gol. David Guzmán desvío con su rostro un tiro de esquina, la pelota le pegó a William Fernández e ingresó al marco. 2 a 0 (51′).

Ya con una ventaja considerable, el club morado bajó por completo el ritmo, empezó a administrar la pelota y se resguardó en su campo de juego para que el desgaste fuera de los futbolistas del plantel puntarenense.

La pelota empezó a ser administrada por Freddy Álvarez, el creativo jicaraleño buscó crear espacios en ataque al filtrar balones para Jurguens Montenegro, quien no encontró la forma de ganarle un duelo a Jeancarlo Agüero y Roy Miller.

Con Jicaral totalmente tirado hacia el ataque, en el 62' Saprissa sentenció el marcador al aprovechar el mal posicionamiento de la defensiva azul para que Ariel Rodríguez lograra anotar.

Jonathan Martínez profundizó en la banda derecha, lanzó un centro rastrero al punto de penal y Rodríguez solamente la empujó para enloquecer en su festejo.

Ariel es la principal referencia ofensiva morada ante la ausencia de David Ramírez por lesión y Manfred Ugalde por sanción, por lo que tener confianza para él es elemental.

Al duelo le sobraron 28 minutos y Wálter Centeno lo entendió. Al banquillo fueron Johan Venegas, Mariano Torres y David Guzmán, quienes claramente recibieron desgaste menor pensando en la competición internacional.

En los últimos cinco minutos, Yeal López y Jonathan Martínez buscaron aumentar la ventaja, estuvieron cerca en una combinación por derecha, empero la mala puntería les jugó una mala pasada. Jicaral nunca despertó y vio como lo borraron del campo.

Saprissa golpeó fuerte, goleó y bajó de la nube al rival. El equipo que estaba a cuatro unidades del Monstruo ahora tiene al líder a siete, el Monstruo marcó claramente las diferencias y sacó sin problema una victoria.