Daniel Jiménez. 20 mayo

El Santos de Guápiles no dejó a Universitarios ni ver un destello en su lucha por el no descenso. Todo lo contrario: el panorama luce bastante oscuro.

Los guapileños derrotaron 1-3 a La U en el estadio Cuty Monge y con ello impidió a los locales comenzar a retomar un aire y no perder la categoría.

El juego entre universitarios y santistas se realizó en el estadio Cuty Monge. Foto: Cortesía La U
El juego entre universitarios y santistas se realizó en el estadio Cuty Monge. Foto: Cortesía La U

Los de casa comenzaron arriba en el marcador, pero eso fue solo un espejismo. El portero Douglas Forvis le cometió penal a Hernán Fener, quien se encargó de canjearlo al 25′ con un potente remate de derecha.

Fener lo cobró fuerte y por eso fue que marcó, pues Forvis le adivinó la trayectoria.

Tan solo siete minutos después apareció Juan Diego Madrigal para concretar de cabeza un centro de Starling Matarrita.

El segundo tiempo fue lo que marcó el partido. Los visitantes salieron con más determinación y eso se notó a leguas.

Los guapileños corrieron más, disputaron más el balón y ganaron las segundas acciones. Tomaron el control con personalidad.

Al 62' se dio un autogol de Juan Pablo Fallas. La acción fue de cabeza tras un cobro de tiro de esquina.

Aquí se acabó el partido. No hubo respuesta alguna por parte de los universitarios. Aunque restaban 28 minutos parecía que ya la suerte estaba echada... y así fue.

Esto lo aprovecharon muy bien los dirigidos por Luis Marín, pues al 71' el jamaquino Javon Eats se encargó de ponerle el juego el 1-3 definitivo.

East, como buen goleador, estaba en el centro del área pequeña para empujar el balón tras un pase rastrero de Bryan López.

Con este marcador, el estratega Marvin Solano y compañía se mantienen en el sótano de la clasificación acumulada con 30 puntos. Tiene a nueve puntos a Grecia y a Limón.

Por su parte, Luis Marín y sus dirigidos sí toman un respiro, pues se distancia a 11 puntos de La U Universitarios y con esto ve un poco más de lejos la sombra de perder la categoría.

Al torneo de Clausura le restan seis jornadas para definir cuál equipo pierde la categoría.