Esteban Valverde.   20 julio
Claudio Pérez de San Carlos cubre una pelota ante la marca de Manfred Ugalde, delantero de Saprissa. Fotografía: John Durán.

San Carlos, actual monarca nacional, dio su primer golpe en la mesa. Los norteños vencieron 1 a 0 a Saprissa y demostraron que vienen a defender su corona; además, golpearon desde el inicio a un rival directo.

Los norteños se vieron con más unión, entendimiento e idea táctica que su contrincante, al punto que pudieron acabar con el partido en los primeros 45 minutos, empero su puntería falló.

Los Toros ganaron la media cancha gracias a un despliegue físico envidiable de Gustavo Díaz, Cristian Martínez y Osvaldo Rodríguez. Los tres presionaron y fueron el apoyo para los encargados de armar la ofensiva. De las 12 ocasiones que Saprissa intentó salir jugando ocho fueron controladas por la zona medular norteña.

Con solo 20 minutos de la inicial, ya la idea de salir jugando desde atrás le había causado dolores de cabeza a la defensiva saprissista; Jeancarlo Agüero, Aubrey David y Michael Barrantes le regalaron tres pelotas a Álvaro Saborío; no obstante, el romperredes no supo definir de forma efectiva.

Cuando Luis Marín, técnico local, comenzaba a rascarse más a menudo la cabeza por la falta de tranquilidad a la hora de disparar apareció la diana que tranquilizó y premio al mejor en el campo.

Con 30 minutos disputados, Cristian Martínez, contención de los Toros, se proyectó por izquierda, quitó dos marcas y sirvió un pase filtrado a Rachid Chirino. El juvenil, con un movimiento de cuerpo, dejó en el césped a Alexander Robinson y paró el esférico para luego colocarlo en el palo izquierdo de Aarón Cruz.

La anotación golpeó anímicamente a los morados: Esteban Rodríguez bajó su cabeza y quedó con su mirada en el césped, Michael Barrantes regañó a la zona defensiva, mientras Centeno, de manos cruzadas, conversaba con su cuerpo técnico.

Después de ese tanto, Chirino tuvo dos ocasiones más, Saborío contó con otra y lo que se veía en el campo hacía prever una noche larga y muy oscura para la S. La mejor noticia para los tibaseños fue la finalización del primer tiempo.

Con la llegada del complemento, la actitud saprissista fue otra. El cuadro del Paté dejó atrás su toque-toque para ser más directo. Marvin Angulo buscó hacer la diferencia de larga distancia, José Rodolfo Alfaro apostó por su uno contra uno y Michael Barrantes buscó los espacios con pelotazos a las espaldas de los defensores.

Marco Madrigal apareció para ahogar el grito de gol de Alfaro y Esteban Rodríguez, los dos morados que estuvieron a punto de igualar. El guardavallas respondió para respaldar la decisión que tomó Luis Marín al ponerlo como estelar por encima del fichaje más sonado, Patrick Pemberton.

Desde el banco, los saprissistas no encontraron respuestas ante su necesidad. Byron Bonilla entró pero no marcó diferencia y los demás eran juveniles a los que no se les puede dar la responsabilidad de cambiarle la cara a un equipo.

Saprissa recibió su primer golpe en el Apertura 2019, Wálter Centeno nuevamente demuestra que su idea está tambaleante, porque tiene demasiados errores; eso sí, el beneficio de la duda se le da porque le faltan figuras claves como Mariano Torres, Christian Bolaños y Rándall Leal.

En la acera del frente, Luis Marín comenzó con el pie derecho. San Carlos arrancó con su defensa de la corona de forma efectiva y ya le quitó tres unidades a un plantel fuerte.

Los Toros pudieron sonrojar más a la S aún así continúan viéndose fuertes y firmes como candidatos.