Fútbol Nacional

Roy Myers insiste en un propósito que nació sin rumbo

Saprissa le dio la tarea de consolidar futbolistas jóvenes, una meta que difícilmente cumplirá cuando apenas le restan cinco juegos de fase regular

Roy Myers asumió el banquillo de Saprissa con varios propósitos y dos meses después, todos se han ido derrumbando.

Uno de los que nació con menores posibilidades de cumplirse es la consolidación de jóvenes. Mirando hacia atrás era fácil darse cuenta que apenas en seis meses podría concretar su meta.

Pero ni siquiera ha sido necesario que se cumpla el interinato para decir que se convirtió en una misión imposible.

Desde su llegada a la dirección del equipo, los futbolistas menores de 21 años juegan más, eso es evidente, pero no necesariamente significó un cambio positivo.

En muchas ocasiones estas figuras han tenido espacio por la ausencia obligada de los titulares y su aparición se da en medio de uno de los momentos más críticos del Saprissa.

“Es parte del proyecto, darle continuidad y tratar de consolidar, de exponer a algunos muchachos que han trabajado y hemos trabajado durante bastante tiempo en liga menor”, dijo en su presentación, el pasado 8 de febrero.

Después agregó que deseaba, al menos, consolidar tres futbolistas. Uno de esos candidatos era Orlando Sinclair, quien dio buenas sensaciones antes de lesionarse; hasta ahora no ha podido volver y está en la etapa de readaptación física.

De ahí en fuera, ninguno está ni cerca de consolidarse como titular al mando de Myers. El caso de Jordy Evans es distinto, pues se convirtió en estelar con Wálter Centeno y más bien en los últimos juegos regresó al banco.

El mal momento de la S les agrega presión y ninguno ha podido destacar en medio de la desgracia tibaseña.

Hasta ahora no ha sido posible que jugadores sin experiencia asuman el peso de ser el goleador o echarse el equipo al hombro en circunstancias de este tipo.

Tampoco los respaldan los minutos en cancha para hacerlo. Con Myers al frente, 12 futbolistas menores de 20 años registran participación, sin que sea suficiente para dar un criterio de su nivel. Entre todos apenas suman el 12% de los minutos posibles en 11 juegos del certamen nacional.

En el último partido de la Concacaf se recurrió a varios de ellos, con el agua al cuello, en un escenario internacional y sin rodaje en el Clausura.

Jugaron Wálter Cortés (recién recuperado de una lesión), Roy volvió a confiar en Evans y también apostó por Jedwin Lester, quien apenas había jugado en la última jornada del torneo local ante Pérez Zeledón.

Lester ha sido visto como una de las promesas moradas para el medio campo. Sin embargo, apareció solo cuando el técnico se quedó sin opciones.

Myers insiste en defender a estas esperanzas del plantel morado.

“Estoy convencido que Lester es un buen jugador, que de repente no se le da el crédito porque no hemos ganado, lo mismo puedo decir de Jeiner Ballestero, Jordy Evans... Ese es el norte al que me refiero, no hay resultados halagadores, pero hay jugadores como Wálter Cortés que tiene mucha proyección”.

Pero más allá de dudar de su talento, queda claro la falta de planificación para incorporarlos al primer equipo.

En un partido aparece una figura y al siguiente otra. Eso lo ha vivido Samuel Maroto, Jostin Tellería, Douglas Sequeira y Warren Madrigal.

Asimismo, figuras que iban apareciendo con Paté, desaparecieron del mapa, como Atim Roper, quien volvió a pisar el terreno de juego el miércoles, cuando la serie estaba perdida ante el Philadelphia Union.

Quienes han tenido más presencia son Fabriccio Alemán, Keymar David (lesionado) y Jeiner Ballestero.

Fiorella Masís

Fiorella Masís

Periodista con nueve años de experiencia, seis de ellos en la sección deportiva de La Nación. Actualmente se encarga de la cobertura del Deportivo Saprissa y de deportes como atletismo, natación y triatlón. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.