Steven Oviedo. 18 marzo
17/03/2019. Estadio Ricardo Saprissa, Tibás. Hora: 05:00 p.m. Partido de la Jornada 15 del Torneo de Clausura de la Primera División entre el Deportivo Saprissa y el Club Sport Herediano, disputado en el Estadio Ricardo Saprissa en Tibás. En la foto, jugadores de ambos equipos discuten durante el partido, mientras el árbitro Pedro Navarro trataba de controlar la situación. Fotos: Mayela López
17/03/2019. Estadio Ricardo Saprissa, Tibás. Hora: 05:00 p.m. Partido de la Jornada 15 del Torneo de Clausura de la Primera División entre el Deportivo Saprissa y el Club Sport Herediano, disputado en el Estadio Ricardo Saprissa en Tibás. En la foto, jugadores de ambos equipos discuten durante el partido, mientras el árbitro Pedro Navarro trataba de controlar la situación. Fotos: Mayela López

Luego del partido entre el Deportivo Saprissa y el Club Sport Herediano, el informe arbitral realizado por el silbatero Pedro Navarro reporta muy poco de los altercados al final del encuentro.

Pese a que la mayoría de los jugadores estuvieron presentes en los actos una vez finalizado el partido, el único futbolista que aparece en el reporte es el defensor del Herediano Keyner Brown.

“Una vez finalizado el juego el jugador #99, Keyner Brown del Club Sport Herediano, golpea con su puño a un adversario (#22 Alejandro Gómez) en la cara, esto reportado por el árbitro asistente número dos Luis Granados Caldera”, reseña lo escrito por Pedro Navarro.

Según el articulo 38 del reglamento disciplinario de la Unafut, Brown se expone a una sanción de cinco a siete partidos de suspensión, en el caso de que se confirme que agredió a un adversario.

(Video) ¿Le regalan los partidos a Saprissa y a la Liga?

“Con suspensión de cinco a siete partidos y una multa de ¢225.000 a quien, por participar en una agresión, pelea o riña, golpee de cualquier manera o con cualquier parte del cuerpo, así como por zancadillear, cabecear, patear, codear, tirar, empujar con las manos o con cualquier parte del cuerpo, majar, morder, rasguñar, o lanzar objetos a un jugador, aun cuando no lo lesione”, tipifica el reglamento.

Lo llamativo dentro del informe de Navarro es que él propiamente no señala a nadie por la gresca entre los jugadores florenses y morados, ni se reportan más agresiones.

Según el exárbitro Greivin Porras, es una obligación del cuarteto arbitral reportar todo lo que observe después de que finaliza el partido.

“En este caso hay dos cosas, que el árbitro no es árbitro de boxeo, cuando termina el juego si el asunto es solo entre jugadores el árbitro debe de guardar distancia para no salir golpeado y entre todos hacer apuntes de lo que ha sucedido”, explicó Porras.

Porras explica que mientras no haya una invasión a la cancha o esté en riesgo la integridad del cuarteto arbitral, tienen que permanecer en la cancha a una distancia razonable para observar lo que acontece entre los jugadores.

Además, Porras explicó que el comisario de la Unafut tiene la posibilidad de realizar un informe complementario para efecto de sanciones.

El comisario de la Unafut designado para este partido era Diego Vargas y también estaba asignado para la seguridad Adrián Rojas.

Adicionalmente, se señala que los jugadores Jimmy Marín y Ricardo Blaco salieron expulsados por usar lenguaje ofensivo, insultante y obsceno e intentar golpear a un adversario. A tal falta, según el artículo 35, corresponde una sanción de dos a tres partidos.