Fiorella Masís. Hace 4 días

FIFA creó la nueva regla de los cinco cambios por partido con una misión: cuidar el estado físico de los futbolistas y con ello, tal vez, el espectáculo.

Alajuelense y Cartaginés jugaron en una noche fría en el Fello Meza. Ahí Andrés Carevic utilizó dos cambios en el filo del partido. Fotografías prensa Liga
Alajuelense y Cartaginés jugaron en una noche fría en el Fello Meza. Ahí Andrés Carevic utilizó dos cambios en el filo del partido. Fotografías prensa Liga

El estreno de la norma en Costa Rica llevó a diez de los doce clubes a realizar más de las tres permutas, pero algunos lo hicieron cuando el juego estaba a punto de finalizar, incluso como “cambio de tiempo” o para dar la oportunidad a un joven de pisar el terreno.

Esta norma, implementada ante el parón por la pandemia, pretende “refrescar piernas”, por el supuesto bajo estado físico de los jugadores. De paso, también les da a los técnicos la posibilidad de tener mayores recursos en la parte táctica y estratégica.

Sin embargo, por ahora ese no parece ser su mayor uso, luego de la reanudación del Clausura 2020, entre este martes y miércoles.

Varios técnicos aseguraron haberse encontrado con un buen rendimiento físico en su plantel. Incluso, uno de esos casos se dio con el Santos de Guápiles, donde Luis Marín ni siquiera necesitó hacer más de tres permutas.

El primer movimiento lo realizó al minuto 69. Y no fue hasta el 90’ que agregó dos más, pero con el fin de ganar minutos, según comentó él mismo.

El guapileño no vio necesario echar mano de más futbolistas.

“Sentí que los muchachos estaban bien físicamente y realizando un buen trabajo. No había desgaste excesivo, teníamos que ganar, era clave, entonces traté de darle la mayor estabilidad posible al equipo”, explicó.

Pero esto no quiere decir que le parezca innecesaria la oportunidad de hacerlo. Marín considera que conforme pasen las jornadas, la regla será más útil.

“Los jugadores van a tener más minutos en las piernas y ahí definitivamente será más clave”.

Alajuelense, Guadalupe, Jicaral y Saprissa hicieron algunos de sus cambios después del minuto 80. Evidentemente, todos los juegos bajo circunstancias diferentes, pero estos equipos eran los que estaban ganando sus respectivos partidos.

De hecho, Andrés Carevic hizo dos variantes que ni tiempo de entrar en calor les dio a los jóvenes Fernán Faerrón y Geancarlo Castro, ambos en el minuto 89, durante la victoria de 2-0 sobre Cartaginés. Es decir, simplemente refrescar.

“Lo de los cinco cambios la verdad que está bien por el parón que hay, tomamos la decisión de utilizarlos todos y así fue. Los que entraron lo hicieron muy bien, así que felicitar a todo el equipo”, expresó el manudo.

De acuerdo con Geiner Segura, entrenador de los guadalupanos, quien realizó dos de los cinco cambios en el minuto 84, se dio más por la parte física, no porque los titulares estuvieran haciendo un mal juego, si bien a esas alturas del juego la diferencia de desgaste no iba a ser mayor.

“Fueron para refrescar y darle continuidad a muchos jugadores, sobre todo por el periodo tan largo sin competencia”.

En Grecia fue diferente. Según su entrenador, Fernando Palomeque, los futbolistas respondieron muy bien físicamente y los cambios se hicieron con más sentido táctico.

“Nunca me dieron señales de cansancio, obviamente van mermando, pero cuatro de los cambios los hice tácticos”, comentó.

Quienes iban perdiendo sí hicieron variantes más enfocadas hacia un cambio de juego, para intentar componer, como el caso de José Giacone con Herediano.

Su equipo apenas dejaba ir puntos por la mínima con Saprissa, por lo que en el 77’ quiso cambiar un poco, pasando a tener cinco hombres en el medio, cuando ingresó Rándall Azofeifa por Yendrick Ruiz y Reimond Salas por Yeltsin Tejeda.

Colaboró Steven Oviedo.