Cristian Brenes.   3 mayo

¿A qué se debe su salida del club?

Me toma por sorpresa porque un día antes se reunieron conmigo para que pudiéramos llegar a un acuerdo y que yo les ayudara con un dinero que me deben de cuando era jugador, que es mi liquidación y que corresponde a salarios atrasados, aguinaldos, todo lo que les toca a los trabajadores y hace 10 meses no me lo pagaban. Prácticamente desde que yo era jugador no habían cubierto esa deuda.

Rándall Brenes durante una práctica de la liga menor de Cartaginés. Foto: Mayela López

¿Le hacen alguna evaluación para despedirlo como dice Leonardo Vargas?

En estos 10 meses no tuve nunca una evaluación, nunca me acompañaron a un entrenamiento de liga menor o a algún partido, siempre que jugábamos en casa o visita yo asistía para darle seguimiento al trabajo.

"Cuando yo llegué presenté mi proyecto deportivo y tuve la aprobación del gerente general en ese momento. Quería buscar una identidad institucional, que las élites manejaran el mismo sistema que usaba la Primera División, nos estaba dando resultados. La noticia (del despido) me sorprendió, pero los que somos personas de fútbol sabemos que esas cosas se dan cuando hay un cambio administrativo.

Primero fue como jugador y segundo como director de liga menor. ¿Era lo último que se esperaba al salir así de Cartaginés?

Normalmente el fútbol es así, siempre está uno con la maleta en la puerta porque en cualquier momento puede llegar una noticia de esas. Nunca tuve una amonestación, una corrección de mi trabajo, no sé cuál fue la forma de medir mi trabajo, siempre he tratado de ser muy ordenado.

¿Cómo se siente luego de todo esto?

Me siento bien porque he hecho un trabajo honesto. Me he rodeado de gente que tiene experiencia porque soy consciente de que no solo sirven todas mis experiencias o mis vivencias o cursos que he llevado. Soy de las personas que me gusta escuchar a la personas con más experiencia.

¿Por todo lo que estaba haciendo, está dolido con el club?

Lo que me duele es dejar el proyecto y a las personas que creyeron en mí. Ahí está en los informes, estábamos proyectando chicos que nosotros creemos que estaban dando resultados, no eran decisiones únicamente mías, todos valorábamos el material humano que contábamos.

“Me deja un poco triste por ellos (los jóvenes), hay potencial, hay chicos que sí tienen condiciones para estar en Primera en Cartaginés. Mi proyecto se centraba en formar buenos futbolistas y buenas personas, considero que estábamos cumpliendo y por lo mismo no entiendo que se diga que no se se cumplieron buenos resultados”.

Si nunca lo evaluaron o le dieron un aprobado como director de liga menor, ¿por qué Leonardo Vargas, vicepresidente de Cartaginés, afirma que usted no cumplió con las expectativas?

A veces es bueno asesorarse cuando entran a una entidad deportiva. Cuando yo empecé mi labor nunca se me dio un plan a seguir o algunos elementos a seguir, fue el proyecto que yo presenté que queríamos que todos los entrenadores se colaboraran entre sí. El entrenador de la U-20 conoce los de la U-13 y viceversa. También están los proyectos de más pequeños que trabajaban con la misma filosofía. Nunca fui evaluado. Quizás si hubiese sido evaluado o me hubieran dado un lineamiento me dirían si cumplí o no las expectativas. No tuve una sola llamada de atención.

¿Usted llevó patrocinios exclusivos para la liga menor?

Lamentablemente la liga menor no tenía ningún patrocinio para ellos y gracias a la empresa privada y a la gente que cree en mí, se acercaron. Estábamos cubriendo el 80% con patrocinios exclusivos. Por eso le doy gracias a Embutidos Salqui, Mucap, El Colono, Sonriplan, Fisiolusion, Restaurante El Quijongo, Instituto Central y otros anónimos que siempre nos colaboraron con proteína, por ejemplo.

"Es importante resaltar que siempre hubo material humano y la gente sí cree en la juventud de Cartago. Mi presencia en liga menor era para tratar de mercadear esta área y pudimos cubrir el 80% de eso. Incluso, cuando llegué se estaba manejando los fondos en una cuenta aparte y luego tomaron la decisión de que todo entrara al mismo lugar, pese a que me opuse".

Usted está en Cartaginés desde muy joven, ¿siente que no se le valoró toda su trayectoria tanto como jugador y ahora en la administración?

Yo no soy quién para decir si se me valoró o no, mi salida como jugador abrió unos portillos para ver si era algo bueno o no. El tiempo dirá si fue una buena decisión el que me separaran del proyecto en el que llevaba 10 meses.

¿Se va resentido de esta nueva vivencia como administrativo del equipo?

No, para nada. Cuando uno es honesto y hay crecimiento personal de los chicos y entrenadores uno se siente tranquilo. Ver a los jóvenes con una identidad y con mejores condiciones es bueno. Hay una gran mejoría entre lo que recibí y devolví 10 meses después.

Parte de la afición de Cartaginés asegura que no se le trató de buena manera. ¿Qué dice al respecto?

Quiero agradecerle a todas las personas por su respaldo incondicional, siempre. Al final es fútbol y esto es cuestión de gustos. Cuando llega una persona y no le gusta lo que haces, obviamente no van a contar con vos, como cuando era jugador. Si hubiera tenido una amonestación o algo podría haber estado esperando una noticia de estas.

¿Se llegó a un acuerdo con el dinero que le adeudan?

Yo acepté el trato que me estaban ofreciendo. El dinero no se iba a pagar en una sola totalidad, sino por tractos. Luego recibí la carta de despido. No fui bien recibido en el lugar y quizás pesan más otras cosas. Espero que esta vez sí se cumpla. Yo llegué a un acuerdo para tratar de colaborarle al club por lo adeudado.

¿Martín Arriola, en su calidad de gerente deportivo, tuvo algo que ver con su salida del equipo?

No voy a señalar a nadie, allá cada quien con su forma de ver las cosas. Yo con Martín tengo una buena relación, él es mi jefe y yo lo respeto demasiado. A mí se me dijo que fue una decisión de Leonardo Vargas.

¿Qué viene ahora para usted?

Hay gente que se ha manifestado y quieren que yo esté al frente de algunos proyectos deportivos a nivel de Cartago y otros equipos. La gente sigue respaldando mi trabajo. De alguna forma se han dado cuenta de lo que venimos haciendo en estos 10 meses. A solo unas horas de haber dejado de ser trabajador de Cartaginés se me acercaron.

¿Continúa con sus estudios para ser entrenador?

Estoy en ese proceso. Soy gestor deportivo. Soy bachiller en eso, eso me facilita la parte de la dirección. En cuando a dirigir, hay que cumplir los requisitos, estoy estudiando en la Fedefútbol. Estoy consciente que eso es muy importante.

¿Ya tiene algo claro sobre su futuro o va a tomarse el tiempo de analizar las opciones?

Voy a pensar bien y a tratar de tomar una mejor decisión.

¿Asistirá al club como aficionado?

El Cartaginés es más que algunas personas y más que todo.