Juan Diego Villarreal. 6 mayo
“A pesar de no jugar, la gente me ha tenido muy presente, manifestándome su apoyo a través de las redes sociales. Se han portado súper bien conmigo
“A pesar de no jugar, la gente me ha tenido muy presente, manifestándome su apoyo a través de las redes sociales. Se han portado súper bien conmigo", dijo Rándall Azofeifa. Fotografía: José Cordero

El volante Rándall Azofeifa no suma con el Herediano ni siquiera medio tiempo de un partido oficial en el actual Torneo de Clausura, de acuerdo a las estadísticas de la Unafut.

Ni el mexicano Fernando Palomeque, ni el actual entrenador, Luis Marín, han contado con el experimentado jugador, que solo suma 44 minutos en la cancha, divididos en cuatro partidos, todos como suplente. Rándall no ve acción desde la fecha 10 del campeonato, cuando ingresó de cambio frente al Pérez Zeledón (1-1), el pasado 27 de febrero..

Azo es el futbolista con menos participación en el Team, en el actual certamen, pero mantiene el cariño y el respeto de la afición, que le confiesa su incondicional apoyo a través de las redes sociales, cada vez que el futbolista ‘postea’ alguna fotografía.

Su última publicación fue el martes 4 de mayo en la plataforma Facebook, con un simple “Saludos Azo”, y una foto hincado, suficiente para que los seguidores rojiamarillos, así como de Alajuelense y Saprissa, le manifestarán mediante mensajes sus buenas vibras y deseos.

“¡Qué falta nos hace en los partidos! ¡Te extrañamos capitán! ¡Un gran jugador en la cancha, no entiendo a los entrenadores, mis respetos para usted! ¡Azo, queremos verlo jugar, muchos heredianos lo apoyamos, bendiciones! o ¡Grande Rándall, llegará su momento para demostrar a sus detractores que hay calidad!”

Son solo algunas de las frases que reconocen la trayectoria del volante recuperador, quien llegó al Herediano en el 2015 y desde entonces ganó cinco campeonatos nacionales, una Súpercopa y una Liga Concacaf, defendiendo la camiseta rojiamarilla.

Precisamente una de las consultas más recurrentes entre los aficionados, e incluso de la prensa deportiva al entrenador Luis Marín, es por qué Azofeifa tiene tan poca oportunidad y muchas veces ni siquiera es convocado a los partidos.

Agradecido. El volante de 36 años se siente honrado por el cariño de los seguidores rojiamarillos, pero tiene claro que el no jugar es una decisión del cuerpo técnico, que respeta, aunque no comparte, debido a que su mayor deseo es estar en la cancha y colaborar con sus compañeros para tener al club en las primeras posiciones del campeonato.

“A pesar de no jugar, la gente me ha tenido muy presente, manifestándome su apoyo a través de las redes sociales cuando uno escribe y sube una fotografía que le nace. Se han portado súper bien conmigo y creo que ellos se han identificado, porque desde que llegué al Herediano me identifiqué con la institución dejándolo todo en la cancha y por ello les agradezco mucho”, confesó Azofeifa.

Pero, ¿por qué no juega Rándall? Es la pregunta que todos se hacen.

“Nunca, ni en el año de mi debut, me había pasado esto de jugar tan poco. Lo que hemos tratado es de mantener el equilibrio emocional, porque no jugar no es sencillo. El mensaje hacia mí es claro, no pudo cruzar la línea o dar menos en los entrenamientos. Debemos cumplir, esforzarnos al máximo y esperar el chance, porque uno como jugador está expuesto a todo esto y nadie está por encima del equipo”, aseguró Azofeifa.

Rándall, quien tiene contrato con los florenses hasta junio del 2022, aseguró que estar con un plantel como el del Herediano es un honor, pero el no participar en los compromisos es difícil, pues todo futbolista desea ayudar a sus compañeros, más en los momentos complicados, donde más hay que unirse.

“Lo que para algunos está bien, como es estar en una zona de confort, no va conmigo y no me gusta estar en ella. En los últimos dos torneos no me he perdido un solo entrenamiento, estuve disponible en todo momento y tampoco he salido de las prácticas. Tampoco me he enfermado o he tenido alguna otra situación. Da algo de impotencia el no jugar, pero uno entiende que no es cuestión de un solo jugador, por lo que hay que tener calma y eso lo aplico para mí y el equipo”, admitió Azofeifa.

Tras su paso por el fútbol de Bélgica y de Turquía, Rándall es consciente que, pese a los malos momentos, es necesario mantener la calma y estar listo cuando se le necesite en los partidos, más aún que están muy cerca de clasificarse a las semifinales.

“Debo entrenar, prepararme bien, más allá si me toman en cuenta o no. Sé que es cuestión de gustos de las personas que toman las decisiones. A veces hay que tratar de mantener la calma, la motivación y es importante no volverse loco, para estar listos para jugar y pelear el título”, dijo Azofeifa.

El mediocampista considera que las redes sociales se han convertido en una ventana para los aficionados, los cuales pueden dar a conocer su criterio, a pesar de no poder ir al estadio, por lo que los gestos de respaldo y admiración son una especie de desahogo y así lo entiende.

“Decir que los aficionados me consideran un ídolo, a pesar de mi trayectoria en otros equipos, encierra muchas cosas. Creo que es una pregunta que le deben hacer a ellos. Desde que estoy en el club hemos alcanzado cosas súper importantes, creo que hemos dejado huella y al siempre intentar dar lo mejor por la institución me parece que ha habido una buena relación con ellos”, añadió Azofeifa.