José Pablo Alfaro Rojas. 3 abril

El presidente de la Comisión de Arbitraje, Óscar Alfaro, asumió una posición tajante al reconocer que tiene toda la culpa de haber cambiado al silbatero del juego entre Cartaginés-Herediano, luego de la petición brumosa. Con esto, Alfaro defendió al jerarca de la Fedefútbol, Rodolfo Villalobos, y aseguró que nunca ha intervenido en un cambio de réferi.

A la vez, negó que esta supuesta intervención política de Villalobos se venga produciendo desde años atrás, tal como lo dijo el exvicepresidente de la Comisión, Jorge Ruiz, quien afirmó que Villalobos solía incidir en los nombramientos por pedido de los clubes.

Óscar Alfaro brindó una amplia entrevista a La Nación, en la que ofreció su versión sobre las acusaciones de Ruiz y aseguró que una de las razones de la crisis del arbitraje es el bajo rendimiento de los árbitros veteranos, que suelen estar bravos por el crecimientos de los jóvenes.

Rodolfo Villalobos junto a Óscar Alfaro (der.), presidente de la Comisión de Arbitraje. Fotografía: Juan Diego Villarreal.
Rodolfo Villalobos junto a Óscar Alfaro (der.), presidente de la Comisión de Arbitraje. Fotografía: Juan Diego Villarreal.

Jorge Ruiz, exvicepresidente de la Fedefútbol, afirma que desde hace años hay injerencia política en los nombramientos arbitrales. Es decir, que Rodolfo Villalobos ha decidido si un silbatero está en cierto partido o no. ¿Existe esto en el arbitraje tico?

Negativo, Rodolfo Villalobos (presidente de la Fedefútbol) no se mete en nada de los nombramientos, pasa muy ocupado en otras cosas. Si Jorge Ruiz dijo eso no tiene fundamento, somos cinco miembros en la Comisión de Arbitraje los que decidimos.

También argumenta que usted se fue de la Comisión hace unos años por roces con Villalobos y debido a la injerencia de él en las decisiones arbitrales. Dice que usted no estaba de acuerdo. ¿Por qué se fue de la Comisión y luego regresó para asumir la presidencia?

Yo me fui porque me nombraron síndico en la Municipalidad de Alajuela, ahí me pagan dietas por eso. En la Comisión no ganaba nada, entonces decidí irme. Tenía que perder los jueves en la reunión con los árbitros, pero hoy día me dijeron, ‘le vamos a pagar por el trabajo’. Entonces ahora estoy con el arbitraje.

Pero era visto como un secreto a voces que tuvo roces con Villalobos, ahora dice que no.

No señor. No tuve ningún problema con él. De ser así no estaría en la Comisión de Arbitraje. Siempre he tenido una buena relación con Villalobos.

¿Asume toda la culpa en la decisión de cambiar de árbitro para el juego entre Cartaginés - Herediano por petición del club?

Así es. Yo no me quisiera referir a eso. Sin embargo, le voy a decir que todos los equipos han mandado notas, en la Comisión las leemos y archivamos. Hemos tenido la prudencia de no enviar un árbitro, pero cuando menos piensa el equipo, se lo enviamos. En el caso de Juan Gabriel (Calderón) estaba muy reciente la carta de petición de Cartago. La Comisión de Arbitraje y yo decidimos cambiarlo para proteger al árbitro, para que no tuviera problemas con el equipo.

¿Se equivocó?

Claro que me equivoqué y de humanos es reconocer un error. Quiero que sepa que esto no vuelve a pasar.

¿Entonces usted insiste en que Villalobos no tuvo injerencia en la decisión de cambiar de árbitro y tampoco en las decisiones de los últimos años?

No señor, para nada. Le puedo demostrar hasta el chat de la Comisión de Arbitraje. Yo le propongo a los compañeros el problema que tengo y se decide hacer el cambio. Yo no sé a Jorge Ruiz qué hormiga lo picó. A Jorge Ruiz (quien es el presidente de la Liga Oficial de Asociaciones de Fútbol, organización que representa a 22 de las 24 asociaciones de árbitros de Costa Rica) la mayoría de asociaciones no le reconocen nada. Yo tuve una reunión como con 12 asociaciones para ver un tema de dietas arbitrales, y ninguna asociación de las que llegó dijo, “ustedes son los responsables”. Le puedo enseñar las cartas.

Por ejemplo, Jorge anda diciendo que hay cuatro árbitros que van a salir del país por favoritismo de la Comisión de Arbitraje. Primero, le digo que esos cuatro árbitros ya salieron del país y están en un proceso de aprendizaje de FIFA, en un programa de árbitros jóvenes que los van preparando para ser gafetes FIFA. El requisito número uno es hablar inglés fluido, y de los árbitros jóvenes que tenemos eran los únicos cuatro. Esos cuatro árbitros los escogió Bryan Hall hace como mes y medio. Él vino, reunió a todos los árbitros, dio un curso en Costa Rica y escogió los que consideró convenientes.

Da la impresión de que lo que quiere reflejar con todo esto es que no hay padrinazgos en la Comisión de Arbitraje. Es decir, que no tiene favoritos entre los árbitros.

Para muchos es un pecado que Bryan Cruz sea hijo de Patricia Miranda (instructora de la Fedefútbol). Le digo que él me viene dando todas las satisfacciones. Lo que pasa es que hay árbitros que andan hablando y le bajan el piso a jóvenes como David Gómez, como Bryan Cruz. Hay como siete árbitros jóvenes y los que están ahí hace tiempo están como bravos de que los muchachos les están pasando adelante. He creado una competencia leal.

¿Cree que este mal ambiente se puede haber generado, en parte, por el comportamiento de los árbitros de experiencia?

Claro que sí. Eso es un hecho, y se los he dicho frente a frente. Por ejemplo, cuando Rodolfo Villalobos estaba de presidente de la Comisión había tres árbitros enfilados a participar en un mundial: Hugo Cruz, Henry Bejarano y Ricardo Montero. Lo conversamos en comisión y se dijo que a Hugo Cruz y Bejarano los proyectaríamos para Rusia y a Montero para Catar. ¡Oiga usted qué proyecto! Se dijo con siete años de anticipación. Cuando llegó la escogencia de los árbitros para ir a Rusia, Cruz no ganó la prueba física y se cayó en lo arbitral; a Henry le hacen una entrevista en Honduras y habla cosas que no debe; eso llegó a oídos de FIFA y lo cancelan. En ese momento sacó provecho Ricardo Montero, que estuvo en Rusia. Los árbitros de experiencia no están haciendo las cosas bien.

Henry Bejarano arbitró el partido entre Alajuelense y Grecia. Fotografía: José Cordero.
Henry Bejarano arbitró el partido entre Alajuelense y Grecia. Fotografía: José Cordero.

¿Entonces le ha tocado mandar al banquillo a los de experiencia?

Por lo menos yo no voy a alcahuetear a ningún árbitro que no haga las cosas bien. Por eso se habla de que hay padrinazgo. Yo quisiera que alguien me diga cuál es el padrinazgo que tengo yo con un árbitro u otro.

¿Entonces por qué nombró a Bejarano para el juego Alajuelense-Grecia?

Yo a Bejarano lo cité un día para hablar personalmente. Le dije que venía con una actitud negativa y tratamos de ver cómo arreglar este asunto. Él me reconoció que venía con una actitud mala, pero que iba a echar para adelante y que iba a hablar con el psicólogo. Después de hablar con él, la Comisión consideró que él podía sacar el partido Alajuelense-Grecia. Y también tiene una experiencia que vale. Desgraciadamente pasa lo que pasa. Le digo que los árbitros nuevos son los que están caminando.

Da la impresión de que le ha tocado lidiar con árbitros de experiencia en bajo nivel.

Sí, y desde antes lo hice. A Wálter Quesada lo dejé fuera de toda participación en una fase final porque en los últimos cuatro partidos que hizo fue un desastre, y para prueba de ello el último partido que dirigió fue un desastre. El que no me da resultado lo voy apartando. No tengo una sola argolla. Ninguna Comisión de Arbitraje ha tenido un departamento técnico como el mío. Le digo, Jeffrey Solís y Leonel Leal acaban de estar siete días en Catar con los mejores instructores del mundo. Siento que las cosas no se están haciendo mal.

¿Entonces básicamente le tocó 'banquear' a los titulares?

Eso sí lo puedo decir. Para muestra un botón, el torneo pasado lo saqué con árbitros de poca experiencia. Repase quiénes fueron los que pitaron las últimas fechas y las semifinales. Yo saqué el torneo con árbitros sin nombre, ¿por qué no lo vamos a hacer bien ahora?