Esteban Valverde. 29 marzo
Juan Carlos Garita desde mediados de 2019 es el máximo accionista de Con Talla Mundial, además administrador de Universitarios. Fotografía: Esteban Valverde.
Juan Carlos Garita desde mediados de 2019 es el máximo accionista de Con Talla Mundial, además administrador de Universitarios. Fotografía: Esteban Valverde.

El club de fútbol Universitarios ha pasado en los últimos dos años por cambios de administración, nombre y hasta sede, situaciones que lo ponen como una de las instituciones frágiles de la Primera División.

El impacto del nuevo coronavirus hizo que en la escuadra académica se tomaran medidas para intentar mantener el barco a flote sin jugar, por lo que se rompieron relaciones laborales, se acabaron los proveedores externos y el equipo depende, enteramente, del aporte de la televisora, TigoSports.

Aún así y con el difícil panorama económico, su máximo jerarca, Juan Carlos Garita, es claro en que ellos siempre priorizarán la emergencia sanitaria que enfrenta el país, por lo que no está de acuerdo en reanudar el Clausura 2020 hasta que el ambiente sea seguro para todos. Al jerarca no le importa si se debe esperar hasta agosto o setiembre, pero es enfático en que: ‘nadie se morirá por no ir al estadio, pero sí pueden morir por ir’.

-Universitarios es un club que ha pasado por muchas transformaciones administrativas y con muy poca afición. ¿Cómo enfrenta la crisis por el covid-19?

Para abordar este tema, nosotros sacamos tres vertientes a partir de la crisis sanitaria. Primero acatamos las medidas sanitarias, luego nos fuimos a la parte económica y por último la parte deportiva, creemos que son los elementos como empresa que debemos de enfrentar y resolver.

En el caso de la medida sanitaria nosotros tomamos la decisión de seguir al pie de la letra las medidas que salen del Ministerio de Salud, por eso en las votaciones sobre si el campeonato debía continuar o no, nosotros siempre votamos que no se debía continuar y esa siempre será nuestra postura, de ahí partimos. Nosotros le dimos prioridad al tema sanitario.

-¿Qué medidas tomaron desde el punto de vista económico? Es lo que más preocupa en la actualidad, según otros dirigentes.

Lo primero que hicimos es establecer un plan a seis meses. Si la situación cambia pues es ganancia, pero nosotros partimos del peor escenario para que lo que venga sea ganancia. Nosotros somos conscientes de que esto no durará ni uno, ni dos meses, porque los estudiosos ya dijeron que la economía tardará en restaurarse un año.

La primera medida que tomamos fue un recorte de gastos en servicios subcontratados, como por ejemplo los servicios médicos, también se suspendieron los contratos de alquiler de todas las canchas; otra cosa que quitamos fue la máquina del hielo para recuperación, así quitamos todos los contratos que no son indispensables. Por lo menos un 15% de los gastos los reduje con esa primera medida.

Posteriormente se vieron las contrataciones en planilla recientes como el masajista, un asistente del preparador físico. Gente que era de ingreso reciente que estaba en los tres meses de prueba que da el Ministerio de Trabajo y a quienes le decidimos terminar el contrato porque ya no necesitaríamos de esos servicios, entonces se estableció un recorte de planilla que nos da otro 15% menos de gastos.

-¿En el último punto, con cuántas personas se terminó contrato?

Se terminó contrato con siete personas administrativas. También se readecuaron otros; por ejemplo, la asistente administrativa está ahora medio tiempo en teletrabajo. Se le readecuó el horario, el salario y las condiciones.

-¿Con jugadores cómo se ha manejado el tema? Más allá de los acuerdos que ya anunció la Fedefútbol.

Hubo una decisión importante que involucra los tres aspectos en uno: se hizo análisis en el aspecto sanitario, económico y deportivo; fue con los extranjeros. Ellos estaban muy angustiados por la situación en sus países, por lo que se optó por darle prioridad a la parte humana. Nosotros en esto vimos que el Ministerio de Salud dijo que hasta setiembre volverán los eventos masivos, por lo que se determinó que volvieran a sus países de origen. Nosotros con esto también tuvimos un respiro económico porque aunque siguen bajo contrato ya no debemos pagar alquiler de casa, alimentación y otros gastos con ellos.

-¿Pero ellos continúan como jugadores de Universitarios?

El pago salarial se mantiene, por lo que entramos en un riesgo deportivo porque cuando se reanude todo no sabemos cómo estará el tema. Por ejemplo, no sabemos si cuando vuelvan tendrán que hacer una cuarentena, pero bueno, preferimos el tema humano. Ellos son jugadores de Universitarios.

-¿En su realidad económica cuánto tiempo puede pasar Universitarios sin jugar y sin problemas económicos?

Le voy a hablar de matemática, nuestra estructura en un 70% la cubre TigoSports, que es a quien le debemos todo; estamos eternamente agradecidos. Por los reajustes que hemos hecho podemos continuar mientras el apoyo de TigoSports continúe.

-Claro, porque según los números que usted me da... Está dejando de gastar un 30% que gastaba antes, eso quiere decir que Tigo está sosteniendo en este momento el 100% de Universitarios

Correcto con lo que ahorramos ya estamos tablas con Tigo, en el momento que Tigo decida retirarse y acabe el convenio, en ese momento la empresa entra en crisis. Ellos nos están sosteniendo. Para los que se preguntan: ¿Cómo hacen? Pues este es el ejercicio financiero.

-¿Hay temor de que Tigo en algún momento por la dinámica mundial decida retirarse?

Es difícil hablar del futuro cuando es tan incierto, pero las palabras de don Marco Silva (gerente de Tigo) fueron: ‘Juan Carlos Garita, cuente con nosotros que los seguiremos apoyando’. Hasta el momento en la experiencia que tenemos con ellos siempre han cumplido, pues confiamos en que se pueda mantener hasta que ellos puedan, somos conscientes de eso.

-Como asambleísta de la Unafut. ¿Confía en que se pueda reanudar el torneo a mediados de abril? Lo digo también por las implicaciones económicas que hay, .

Me parece que la medida de que en el mes de abril o principios de mayo se inicie el torneo a puerta cerrada, es una medida antagónica a todas las medidas que como sociedad hemos venido tomando para protección.

¡Por Dios, por Dios! Es que no tenemos que ser doctores para ver lo que pasa. No veo como alguien, una organización (Unafut), puede echar para atrás una negociación que en un momento tomamos por riesgo, cuando teníamos apenas 20 casos... Según las muestras para ese entonces (mediados de abril) los números van a ser mucho más fuertes, no sé 500 casos o más... ¿Y vamos a decir volvamos a la medida que quitamos? Yo no visualizo esto, pero si toca votarlo sepan de una vez que vamos en contra.

-Es lo que menos interesa en la actualidad, pero desde su perspectiva, ¿qué debe pasar con el torneo?

Yo soy empresario en seguridad y tengo formación en seguridad y manejo de crisis, entonces mi recomendación es que iniciemos esto cuando no haya riesgo, cuando sea seguro para todos. Nadie se va a morir por no ir al estadio, pero sí se pueden morir por ir. Nadie se va a morir si no se juega, pero si se va al estadio pues se pueden contagiar. Que el campeonato continúe cuando no se ponga en riesgo la vida de nadie, si se piensa en lo otro, pues se está forzando algo que no se debe forzar, eso es lo que yo creo.