Cristian Brenes.   14 febrero

Leonardo Vargas, presidente de Cartaginés, es transparente y no esconde que ni en sus peores proyecciones esperaba que el equipo tuviera un inicio tan caótico, con solo nueve puntos en nueve fechas y en las últimas posiciones del Clausura 2020.

El jerarca conversó con La Nación y recalcó que no piensa cambiar de entrenador, afirmó que está firme como jerarca del club y no valora irse. Además, destacó que en lo administrativo cumplen con todo y esperan que el club levante, ya que para él nada está perdido.

¿Cómo asume el momento tan complejo que vive Cartaginés?

Preocupado y ocupado en la situación. No esperaba esto, porque los resultados que estamos obteniendo no representan lo que estamos haciendo en el día a día en el club. Se está realizando un esfuerzo muy importante y pretendíamos estar en una posición mucho mejor; sin embargo, nos toca enfrentar esto como está y seguir adelante.

”A pesar de esta situación difícil, el club está bien a nivel institucional. Tenemos nuestros problemas financieros y económicos, pero son normales y estamos al día en los pagos a los jugadores y demás”.

Desde su posición, ¿qué puede hacer para corregir lo deportivo?

En lo deportivo lo que me queda es apoyarlos, porque creo en el grupo que tengo y en el técnico. Hernán aún goza de mi confianza, creo en él y ya he mencionado que cometí un error con el entrenador anterior (Martín Arriola) y espero no cometerlo otra vez. Voy a terminar el proceso con Hernán, voy a darle la oportunidad para que saque esto adelante, porque tiene la capacidad y por eso lo trajimos. Sabemos las premuras que tenemos con la afición y nos debemos a ellos, pero si hacemos lo de siempre y actuamos con cabeza caliente, no vamos a rescatar nada.

”No todo está mal hecho, hay aspectos importantes que corregir, pero vamos a ajustar sobre lo que hemos ido construyendo. Este jueves nos reunimos con cuerpo técnico y jugadores y estamos tratando de sacar esto adelante”.

Leonardo Vargas asumió como presidente de Cartaginés a finales de mayo del 2019. Fotografía: Roberth Vindas

A nivel de la dirigencia, ¿cómo no entrar en frustración y desesperación?

Por el tipo de empresa que tengo (construcción) me ha tocado muchas veces reconstruir las situaciones, pasan muchas cosas inesperadas y Cartaginés es lo mismo. No gano nada si llego al club a hacer lo que se necesita sin tranquilidad y sin pensar bien. Pese a que tengo mi carácter, no dejo que me venza, trato de ver lo del club con cabeza fría, ver lo que sucedió en el pasado y que no se repita.

”Puedo enseñar mi teléfono y verán que me ofrecen 100 soluciones, entre mensajes y correos que me llegan, de gente que dice saber qué hacer, pero muchos de ellos han pasado por acá y no tuvieron resultados. Sigo aliado a las personas que tengo en el club y estoy convencido que lo vamos a sacar adelante. No quiero que se piensa que soy conformista, porque hablamos fuerte con la parte deportiva, pero de buena manera. Les externé mi confianza, los traje porque confío en ellos, no porque sobraran en algún lado, porque en Cartaginés eso no pasa”.

Dentro de esas soluciones que dice que le ofrecen, ¿le escribieron técnicos para tomar el puesto de Hernán Medford o agentes para ofrecerle entrenadores?

Sí, claro. Desde el miércoles a las 10:05 p. m. empezaron a llamarme y a mandar mensajes. Sin embargo, no estoy buscando nada de eso, incluso muchos de esos ya han estado en Cartaginés y no es que no tiene la capacidad, sino que por ahora en este club estamos en otra situación.

En los últimos 11 torneos (contando el actual) pasaron 11 entrenador por Cartaginés, ¿por su cabeza no pasa cambiar a Hernán Medford?

A Hernán lo voy a mantener, no lo voy a cambiar porque creo que es capaz. Si alguien en Costa Rica me dice que Hernán no es capaz, es porque conoce poco de esto. Confío en Medford, hablo con él, me expresa sus pensamientos y estoy confiado en que va a sacar esto adelante. Si por otras cosas no se da una continuidad de Hernán, no será por decisión de Leonardo Vargas. Dentro de las cuatro paredes del Fello Meza trabajamos bien, no hay pleitos o problemas en el camerino, así mismo, los salarios están al día y tratamos de maximizar todo. Incluso, vamos a implementar un par de aspectos para ayudarles.

”Obviamente los resultados no me respaldan en lo que estoy diciendo, pero mal haría en traerme otra vez a otro técnico, vivir otro cambio y así ya no podría calificar a Hernán por lo que hizo y tampoco al que venga por lo que va a hacer. A Medford no le podría reprochar nada, porque me diría que no terminó; mientras que el otro me saldría con que no inició el proyecto. No hemos obtenido nada por ese camino de cambiar técnicos”.

¿Nota a Hernán Medford motivado y aún con la credibilidad del grupo?

A lo interno se trabaja muy bien. En la cancha se reacciona a lo que sucede, pero conforme pasan los minutos uno se calma y piensa diferente sobre lo que ocurre. En mi caso, estoy convencido de lo que estoy haciendo en Cartaginés, dentro de mis posibilidades, porque no sé si alguien lo puede hacer mejor. He dicho antes que no busqué llegar a Cartaginés, así que irme no significa nada, sería una etapa, pero creo que difícilmente alguien haga por este club lo que estoy realizando yo y los que están conmigo.

¿Cómo responde a quienes ven que Cartaginés en lo deportivo es el mismo de siempre?

Es difícil convencerlos de lo contrario, porque los resultados son los mismos. Sin embargo, no puedo ofrecer más de lo que estoy dando, porque no tengo la posibilidad. Hemos contratado a jugadores diferentes de a poco y eso nos puede ir dando la fortaleza deportiva, pero es un proceso.

”Sé muchas de las cosas que le faltan a Cartaginés, las tengo en la mente, pero no tengo la capacidad para hacerlas de una vez. Primero tengo que sacarlo de donde está para ayudarlo a crecer y he hecho el mejor esfuerzo, entre mis posibilidades, para tener el equipo más competitivo. Sé que lo administrativo y financiero a nadie le interesa, pero hay bases que se deben consolidar y eso lleva tiempo. Pido que nos den ese espacio, armé un equipo para clasificar y no pienso que fracasáramos nuevamente.

Uno escucha a un sector de la afición que se preocupa porque Leonardo Vargas se llegue a aburrir de un equipo que no le da resultados y que prefiera dejar el club y no invertir más, ¿qué les dice a esas personas?

Les digo que estén tranquilos con mi posición, porque si no llega alguien que ofrezca algo mejor de lo que le doy a Cartaginés, no me voy a ir. No soy tan irresponsable de agarrar algo y dejarlo botado, además, de que hay una inversión importante en el club de parte mía y de mi familia, así que tengo que protegerla.

”Cada días es más complicado, más que no se dan los resultados, pero mi trabajo está, seguiré en esto y me preocuparé por que todo camine. No me voy a ir simplemente porque no clasifiquemos, aunque es complejo porque hicimos el esfuerzo para no enfrentar más eso. Repito, si no hay una mejor propuesta para Cartaginés de la que ofrezco, seguiré acá”.

A nivel personal, ¿cómo se maneja el presidente del Cartaginés en el momento de la crisis deportiva?

Tranquilo, la crisis es de resultados, pero no hay crisis a lo interno en el Cartaginés. El grupo está fuerte y aunque no sale lo deportivo, creemos que lo vamos a revertir, luchamos por eso y lo hago con positivismo, ganas y alegría, no estoy ofuscado. Hablé con Hernán y con los jugadores y no es que les empecé a reprochar, porque así me siento, no considero que estemos en un momento que se va a quebrar todo. Creo que se pueden alcanzar los objetivos, porque quedan 39 puntos pos disputar y estamos a cinco unidades del cuarto lugar.

¿A nivel administrativo faltó algo?

Uno hace el esfuerzo, pero siempre hay cosas que se pueden hacer diferente o de otra forma. Ahora estamos analizando lo que está ocurriendo, porque el equipo se cae con cualquier cosa negativa que sucede en el campo y estamos valorando incorporar a alguien más en ese campo mental, para ayudarlos más y que se sientan más protegidos y convencidos.

”No quiero hablar de la historia de Cartaginés, porque es complejo. Quiero sacarlos a ellos de ese negativismo que ha habido en la institución por muchos años, pero no podemos cambiar jugadores, jamás pienso en modificar el cuerpo técnico y por eso busco reforzar lo mental”.

¿Hernán Medford armó el equipo como quiso o usted también estuvo involucrado?

Todo acá es consensuado, hablado y todos estamos convencidos de que es lo mejor. El equipo que tenemos fue formado por las condiciones que tenemos, cuando salió Paolo (Jiménez) se buscó reforzar y también se trajo alguien más para la ofensiva, porque faltaba. Reviso el plantel que tenemos y creo que contamos con buenas figuras, tienen trayectoria y son bastante importantes. Cartaginés no está mal armado, así lo siento, a pesar de que los resultados no me acuerpan. Empezamos mal, pero espero que todo lo malo que nos iba a pasar este año ya sucediera.