Los dos cachorros de declaran listos para enfrentar al Saprissa

Por: Fanny Tayver Marín 14 abril, 2016

La expulsión del panameño Harold Cummings inquieta a Alajuelense, pero le abre la posibilidad de jugar su primer clásico a los jóvenes Juan Pablo Vargas y Esteban Marín.

Javier Delgado confía en los dos, pero también podría hacer otros movimientos, como sacar de las bandas a José Andrés Salvatierra o a Cristopher Meneses para enviar a alguno de ellos al centro de la defensa junto a Kenner Gutiérrez.

Esteban Marín actuó al inicio del Verano en cuatro partidos, pero después se lesionó y desde hace 15 días se entrena con normalidad.

Recientemente, Juan Pablo Vargas fue de la partida contra Belén, Santos, Carmelita y Herediano, pero ante Pérez Zeledón no estuvo ni en la suplencia.

"Este clásico es muy importante por la situación en la que está el equipo, hay que responder de la mejor manera. Jugar un clásico siempre va a ser importante y yo creo que es un partido que a uno lo marca", expresó Juan Pablo Vargas, quien cumplirá 21 años el 6 de junio.

Aún no sabe si él será el elegido, pero le encantaría jugar contra Saprissa en la Cueva.

"Para el clásico estoy con total disposición, con la motivación al tope y con la confianza de hacerlo de la mejor manera. Somos un grupo con muchos jugadores y todos con buenas condiciones".

infografia
Vargas piensa que el clásico entra en la lista de partidos "más bonitos" y Esteban Marín concuerda con él.

"La posibilidad está para todos. Con la expulsión de Cummings se abre una ventana para Juan Pablo y para mí. Los dos vamos a luchar para estar ahí porque los dos soñamos con este partido, pero el profesor va a tomar la decisión", mencionó Marín.

Pese a que la defensa de la Liga ha sido muy golpeada en este Verano, el jugador de 20 años cree que el clásico del domingo es un buen termómetro para Alajuelense, de cara a las semifinales.