Esteban Valverde. 15 enero
Los jugadores de Alajuelense quedaron en el césped sintético del Estadio Municipal de Pérez Zeledón luego del tercer tanto generaleño, mientras los locales corrieron a celebrar. Fotografía: Rafael Pacheco
Los jugadores de Alajuelense quedaron en el césped sintético del Estadio Municipal de Pérez Zeledón luego del tercer tanto generaleño, mientras los locales corrieron a celebrar. Fotografía: Rafael Pacheco

Pérez Zeledón no fue mejor equipo que Alajuelense, pero sí tuvo más fuerza en el campo. Los Guerreros del Sur, con agallas y orden, castigaron a los manudos y les propinaron la primera derrota del Clausura 2020.

El marcador final fue de 3 a 1, aunque las mejores ocasiones las tuvieron los rojinegros; no obstante, su mala puntería y desgano les jugó en contra para sentenciarlos. Los errores propios de los manudos les dieron las alegrías a los sureños.

La Liga tuvo seis ocasiones claras para anotar; tres remates fueron al horizontal, Marco Ureña no enderezó un pase de la muerte y Ariel Lassiter no pudo definir una escapada en solitario por izquierda, empero solo un remate de cabeza de Júnior Díaz penetró el arco rival.

En cambio Pérez lo que aprovechó fueron tres errores puntuales para marcar. Primero la mala marca de Luis Sequeira y Kenner Gutiérrez le dio un penal a Keilor Soto, quien no desperdició la oportunidad desde el manchón blanco; el segundo tanto fue una gran jugada de táctica fija entre José Sánchez y Anthony Mata, para que este último anotara después de tomar dormida a toda la zaga rojinegra.

Por último, el gol que sentenció el cotejo fue el que entregó el arquero Adonis Pineda; el portero salió muy mal ante un centro, puñeteó sin dirección y puso la pelota en la cabeza de César Elizondo; el delantero mandó un centro y Soto la empujó al fondo de la red.

Adonis se quejó de un golpe en el estómago y no pudo continuar en el terreno de juego, de igual forma el encuentro quedó muy cuesta arriba. Desde el minuto 59, la Liga prácticamente entregó el encuentro.

Andrés Carevic lució con semblante serio, pidió concentración a su defensiva, pero era tarde, los tres puntos estaban entregados.

Alajuelense mostró un equipo diferente al que abrió el torneo, con el que ganó 4 a 1 a Limón FC. La principal ausencia fue la del hondureño, Alex López, volante creativo que no estuvo ni en el banquillo de suplentes.

Lo que no tuvo la Liga fue la entrega de su rival, porque mientras al 94 los jugadores de Pérez Zeledón corrían de izquierda a derecha para bloquear cualquier espacio que permitiera filtrar una pelota, los rojinegros se veían desconcertados sin entender cómo un partido que parecía controlado se les escapó de las manos.

El primer tiempo fue erizo al 100%, pero la Liga no concretó y dejó crecer al rival. El equipo manudo mostró un desgano en ofensiva, también en la marca y eso le pasó factura.

El complemento, por el contrario, fue completamente de Pérez. Los del Valle de El General cerraron su bloque, entendieron que la salida rápida por los costados haría daño, así llegaron las faltas por medio de los extremos, quienes impulsaron al equipo a una victoria sonada.

Pérez Zeledón consiguió sus primeros tres puntos del Clausura 2020 por su entrega, pero también aprovechando desconcentraciones claras de su rival.