Cristian Brenes. 9 agosto, 2018

—Ya le hemos visto su estrategia de local, pero ¿jugará igual afuera?

—La idea es no perder la esencia donde quiera que se juegue y así lo hemos hecho hasta ahora. La idea es llevar esa iniciativa donde sea.

Paulo Wanchope durante el compromiso del domingo pasado ante Alajuelense. Foto: Rafael Pacheco

—¿Qué análisis hace de Guadalupe como rival?

—Ha mostrado un parado 5-4-1. Son jugadores que elaboran bien el juego, sobre todo Fabricio Ramírez y el delantero Arturo Campos, que es rápido. Les gusta elaborar y tiene velocidad por los costados. No es casualidad que en los últimos dos o tres torneos las cosas les hayan salido bien para ellos. Sabemos de las fortalezas y de lo se que puede hacer, hemos trabajado en eso.

—¿Cómo ha sido el manejo de la presión?

—Me he sentido bien, tranquilo, tranquilo; lka presión normal de la institución, trabajando día a día para mejorar.

—¿Donde visualiza al Cartaginés con este inicio de torneo?

—En Cartaginés nuestro objetivo es ir por el protagonismo y clasificar; queremos hacer un buen equipo. Vamos a ir paso a paso, ya después nos podemos plantear otros objetivos.

—¿Cómo rescató a Jossimar Pemberton?

—La confianza que le hemos dado, no solo a él si no a todos. Todos tienen claro su rol dentro del estilo que queremos imponer, ellos lo han interpretado bien, se han sentido cómodos. Gracias a Dios le han salido bien las cosas, tanto en el área contraria como en la propia. Es un jugador de equipo y eso es lo que queremos.

—¿Qué pasa con los que no han podido jugar?

—Hay que esperar que lleguen los documentos oficiales para poderlos inscribir y se tendrán que adaptar. Han entrenado muy bien, sabemos lo movimientos, ambos están listos. Esta situación está fuera de nuestro alcance, los documentos tenían que llegar la semana pasada. Supuestamente hoy tenían que llegar los del cubano Marcel.

—¿Qué tan difícil ha sido cambiarle el chip a los jugadores con su idea?

—El método de trabajo ayuda y crear consciencia en los jugadores, porque ellos quieren progresar, ellos siempre hablan de estar en la Selección, de estar en el exterior. El camino es ser dinámico, no estar fingiendo faltas. El fútbol donde todos quieren estar, no hay por qué esperar, lo podemos hacer acá, en el fútbol nacional. Nuestra meta tiene que estar afuera, es donde todos aspiramos, yo también aspiro a eso, pero hay que hacer las cosas bien hoy.

Jossimar Pemberton tiene tres anotaciones en esta campaña. Foto: Rafael Pacheco

—¿Ha trabajado con los juntabolas en busca de esa dinámica que usted defiende?

—Me gusta hablar con los juntabolas antes de los partidos. Para ellos también es un proceso de aprendizaje; cuando lleguen a Primera ya estarán habituados. Es algo integral, es algo que debemos crear consciencia en todos. El jugador tiene que crear mecanismos para manejar un marcador a favor, no estoy hablando de perder tiempo; con la pelota se puede descansar y manejar partidos. Ya eso de fingir faltas o decirle... porque ya me han tocado juntabolas con los que se pierden los balones de un pronto a otro, eso nos tira abajo. No nos conviene a ninguno de nosotros.

—¿Qué ha sido lo más difícil de cambiar en torno a este tema?

—Uno tiene que ser congruente con lo que se quiere: si queremos empoderar y darles confianza a los jugadores de salir jugando, va a haber momentos en que se va a fallar. Hay que observar cómo se da la jugada y darle esa confianza a los jugadores de que lo sigan intentando.

—¿Qué le pasa a los clubes ticos en Concacaf?

—Es un buen tema para discutir, no lo puedo responder en tan poco tiempo. Cada vez que termina un campeonato nacional o un torneo internacional, es importante hablar y sacar conclusiones y preguntarle a todos los entrenadores cuáles son las conclusiones, qué fue lo que pasó, qué sintieron, qué se puede mejorar, qué se puede reforzar y eso es algo que se hace en todos los países y nosotros no lo hacemos. No clasificamos a mundiales, otros torneos y no se hace. Es importante hablar con el fútbol nacional esos temas para que todos nosotros digamos: vamos a trabajar sobre esta línea.

—¿Todos los entrenadores están en esa misma sintonía de querer trabajar para mejorar la liga del fútbol costarricense o cada uno tendrá su motivación personal?

—La consigna de todos los técnicos es esa, pero sí debemos unificar criterios de nuestro fútbol. Hay que entender y saber cuál es nuestra identidad , qué somos como fútbol nacional y ahí cada quien irá trabajando. Siento que el fútbol nacional todavía no tenemos una identidad porque tenemos influencia de muchos países y eso atenta contra nuestra esencia porque siempre hemos tenido jugadores muy técnicos, potentes, veloces, pero sí hay una confusión e influencia de muchas escuelas y por eso es que estamos hoy en día con este debate, incluso sobre qué DT tiene que estar en la Selección Nacional, por esa misma pérdida de identidad.