Steven Oviedo.   27 agosto
Darryl Parker en el juego del sábado entre Herediano y Cartaginés, que quedó 0-0. Fotografía: Albert Marín.

En los últimos dos años, Darryl Parker se había acostumbrado a lidiar con lesiones y el banquillo del Deportivo Saprissa, pero su llegada al Cartaginés y el apoyo de Paulo César Wanchope han cambiado por completo la realidad del arquero.

Una lesión en el hombro izquierdo, sufrida el 3 de junio del 2016 en un accidente de tránsito, le cortó la regularidad que tenía en el Municipal Pérez Zeledón, donde había jugado 19 partidos en el Verano 2016.

“Cuando un deportista se lesiona, se le vienen muchos pensamientos negativos a la mente. Uno de esos era si iba a regresar bien, si me iban a dar otra vez la oportunidad. Sabía que debía trabajar el doble, gracias a Dios regresé de la mejor manera”, explicó Darryl Parker.

Esa lesión lo dejó fuera por año y siete meses, actuó en un partido con la camiseta de Saprissa y fue relegado a la suplencia en más de 40 compromisos, por lo que la decisión de irse era inminente, pero riesgosa.

“Tenía dos panoramas parecidos, en Saprissa Kevin Briceño ya estaba consolidado, aquí en Cartaginés Luis Diego Rivas ya estaba de titular, era una propuesta que analicé bastante, pero la acepté. El que no arriesga, no gana y arriesgué”, detalló Parker.

Darryl Parker sale por la pelota en el juego entre el Cartaginés y San Carlos. Fotografia: Graciela Solis

El arquero llegó al equipo brumoso a petición de Paulo César Wanchope, pero con la incertidumbre de sí iba a tener los minutos que tanto anhelaba.

Parker se desvinculó del Saprissa para poder iniciar una nueva aventura con los brumosos y en seis fechas es el portero más regular del certamen, junto a Kevin Briceño de los morados.

“Es muy difícil, vine desde cero y Rivas tenía un poco más de minutos, entonces tenía que empezar de cero. Tratar de ir recuperando la confianza que tenía antes. Hasta la fecha las cosas han salido de la mejor manera”, detalló.

El portero fue dirigido en el Uruguay de Coronado por Carlos Watson y ahora recibe indicaciones de Paulo César Wanchope, quien es sobrino de Watson y ha sido pieza clave para recuperar al guardameta.

“La verdad es que me ha ayudado bastante, (Wanchope) es una persona que fue jugador y sabe las necesidades que tiene el deportista, él apoya a todo el grupo y ha logrado unir el grupo y hacerlo competitivo”, comentó el brumoso.

Parker tiene 19 tapadas en lo que va del Apertura 2018, ha recibido seis goles en seis partidos y tiene un porcentaje de efectividad del 76%.

El arquero de 25 años reconoce que en sus inicios le faltó madurez, pero que ahora está más centrado en el fútbol y tiene dos grandes metas: convertirse en legionario y llegar a la Selección Nacional.