Fútbol Nacional

Paolo Jiménez recibe en Cartaginés la camiseta que nadie podía ni siquiera tocar

Volante regresó de su aventura por Bolivia y asegura que nunca se le cruzó por la mente que la directiva brumosa le haría un ofrecimiento de tal magnitud

Quien no conoce la historia del Cartaginés, posiblemente no tenga claro el significado que tiene el número 11 en el club. Sin embargo, Paolo Jiménez logró sintetizar el sentimiento: “es un verdadero tesoro del equipo”.

Basta con buscar un poco en internet o en los libros para descubrir a qué se debe esta admiración de Paolo Jiménez y los brumosos a una camiseta en especial. La portó de principio a fin de su carrera deportiva (1957 a 1977) el mítico Leonel Hernández Valerín, conocido por su fidelidad absoluta a los blanquiazules, con quienes disputó 360 partidos, hasta convertirse en el máximo goleador del club con 164 tantos. El Billarista del Fútbol, como se le conoce a Hernández, brilló con su técnica, su calidad y una zurda depurada.

Fue tal su calidad que la “11″ se retiró hace poco más de 25 años de los números disponibles en el camerino brumoso, según recordó Hernández en una entrevista tiempo atrás, y es el único que no se utiliza del todo en la Vieja Metrópoli. No obstante, toda regla puede tener excepción y para asombro del mismo Paolo Jiménez él fue el elegido, sin pedirlo o tan siquiera soñarlo.Romperá por un pequeño tiempo esta norma de los centenarios (hasta su retiro).

Jiménez terminó su aventura de dos años en el Nacional Potosí de Bolivia y volvió a Costa Rica, a la que llama su casa, al Fello Meza para vivir su última campaña; seis meses o máximo un año. Si estar al borde de los 38 y mantenerse a un buen nivel ya es increíble para él, mucho más lo que ocurrió con la “11″.

“Cuando regresé me comentaron los números que estaban disponibles y el 7, que normalmente uso, lo tenía Allen Guevara, así que nunca pensé en pedirselo. En realidad, lo único que quería era ponerme la camisa del Cartaginés, por lo que opté por el 27, que es el número con el que debuté. Pasaron unos días y me dijeron que me necesitaban para desfilar en la presentación del nuevo uniforme y al llegar a la actividad me toman por sorpresa, porque sacaron una camisa con el número 11 y mi apellido”, comentó aún extrañado.

De seguido relató: “Me quedé sin palabras y los de la administración se reían, pero es que realmente lo veo como un tesoro y sé bien lo que significa. Luego me explicaron que querían que lo usara por mi trayectoria y los años que he estado en el club. Don Leonardo Vargas (presidente) y su hijo me quisieron dar una sorpresa, porque todos sabemos lo que representa el 11 en el Cartaginés. Es un honor y un orgullo ser el portador de un verdadero tesoro del Cartaginés. Los que amamos este club conocemos lo que significa Leonel Hernández para la institución”.

Ídolo para Jiménez

Paolo Jiménez superó en cantidad de partidos con Cartaginés a Leonel Hernández (362 a 360) y ambos son referentes de la institución, pero Jiménez considera que no está ni cerca de una persona a quien incluso ve como su ídolo.

“Estoy muy honrado y sé que es un peso grandísimo llevar este número, pero no me siento como un sucesor de esta camiseta; eso jamás. Lo veo como un premio que me dieron para el cierre de mi carrera y de seguro cuando deje de jugar lo van a retirarán de nuevo... Lo veo como un homenaje en ambas vías, porque como Leonel Hernández no va a haber ninguno jamás, el Billarista tenía muchísima calidad y una clase increíble. Él fue un jugador fenomenal y yo tan siquiera me puedo acercar al talento que él tenía”.

Jiménez no habló aún con Hernández sobre el tema del número, ya que apenas llegó a Costa Rica a finales de diciembre y en los primeros días de enero nació su segundo hijo. Entre adaptarse de nuevo a Cartago y reacomodar su vida, no ha tenido tiempo de compartir con el Billarista.

No obstante, Paolo afirma que desea conversar con el ícono blanquiazul y recalcarle su admiración. Es más, contó que si llega a anotar, tiene una dedicatoria especial, pero por ahora prefiere no revelarla.

“No sé si la administración del club habló con don Leonel y le pidió permiso para que yo usara el número, pero imagino que sí lo hicieron, tomando en cuenta lo que me comentaron. No he podido hablar con don Leonel, me dijeron que en la actividad de la presentación del uniforme iba a estar, pero al final no se dio. En el momento que pueda voy a hablar con el Billarista, porque es un ídolo de la institución, le tengo un respeto enorme y me encantaría estrecharle la mano y agradecerle”.

El mediocampista está listo para reaparecer este domingo con los centenarios, si el técnico Géiner Segura decide utilizarlo en el choque ante Pérez Zeledón (11 a. m.). Eso sí, no será con público como tanto añoraba, pero esto no le quitará lo especial, según dijo.

“Estoy muy ilusionado, al regresar sentí una nostalgia muy linda y esa ansiedad como cuando debuté. Me han mandando muchos mensajes y son muchas las muestras de cariño que me han hecho llegar, así que estoy feliz. Esta es mi casa de siempre y al reencontrarme con todo se me vienen a la mente muchos recuerdos”.

Con quien sí se rencontrará es con Marcel Hernández, de quien fue el mejor socio cuando compartieron cancha. Ocho de los 59 goles que tiene el cubano con Cartaginés llegaron gracias a una asistencia de Jiménez. Nadie le hizo más servicios para gol al isleño.

Jugadores con más partidos con la camiseta de Cartaginés:

- Danny Fonseca: 656.

- Paolo Jiménez: 362.

- Leonel Hernández: 360.

- Miguel Calvo: 329.

- Marco Tulio Hidalgo: 329.

Cristian Brenes

Cristian Brenes

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre el Cartaginés.