José Pablo Alfaro Rojas. Hace 2 días

“No vamos a caer en un juego económico que haga insostenible la industria del fútbol, y a veces yo no sé cómo generan esos otros equipos para hacer esas ofertas”, dijo Rojas, ante una consulta sobre la renovación de Suhander Zúñiga y el interés de otros clubes.

No es suficiente con lanzar ‘filazos’, don Juan Carlos. Si tiene dudas sobre cómo se financian los otros equipos, solicite una investigación. Ahora puede y tiene la potestad para hacerlo.

Rojas agregó algo más.

“Inclusive en el fútbol femenino, puede que pronto haya un anuncio de una jugadora de Saprissa que se va a otro equipo. Cuando veo la oferta que se le hace, para mí no tiene ningún sentido. No tiene ningún tipo de sentido para el fútbol a como está hoy”, manifestó, en una entrevista publicada en el sitio de Facebook del periodista Yashin Quesada.

Rojas no comprende cómo algunos clubes tienen el dinero para hacer ofertas millonarias por jugadores, cuando al Saprissa (según las encuestas, el equipo con más afición) no le alcanza el dinero para competir con algunas de las propuestas.

Dice Rojas que “no tiene sentido”, y probablemente tenga razón. El asunto es que ahora forma parte del Comité Ejecutivo de la Federación Costarricense de Fútbol y su responsabilidad es actuar.

Puede opinar, ofrecer algún argumento o debatir sobre este tema con el periodista José Pablo Alfaro en su cuenta de Twitter. Búsquelo como @JosePA_nacion

Si tiene dudas y le preocupa de verdad saber de dónde vienen los recursos, puede (y debe) solicitarle al Comité de Licencias que haga una investigación en la que se revise al club del que sospecha.

También está en sus manos trabajar e insistir en la idea de que se fortalezcan los reglamentos, de manera que se garantice un mayor control de la procedencia de los fondos.

No es suficiente con lanzar ‘filazos’ después de un partido. Si duda de algo, tome acciones, en su papel de miembro de una Federación presidida por un jerarca que siempre promete transparencia.

Hace dos años, Rodolfo Villalobos anunció una alianza entre la Fedefútbol y el ICD (Instituto Costarricense sobre de Drogas), en la que, supuestamente, se crearía una serie de normas en los reglamentos para garantizar que no hubiera capital dudoso en el fútbol.

No pasó mayor cosa. El propio director del ICD, Guillermo Araya, reconoció que nunca se firmó un acuerdo entre las partes, y al final todo se redujo a unas capacitaciones para los equipos.

Esta semana se retomó el tema con el ICD, que de poco sirve si no existe una anuencia real en la Federación para crear una política que endurezca las normas y los reglamentos.

Muy sencillo: con unas capacitaciones a los clubes no se aclarará ninguna de las dudas de Rojas.

Pasará lo mismo que hace dos años, cuando se reunieron con el ICD para buscar un cambio que al final quedó en muy poco.

A estas alturas, cuando la gestión de Villalobos genera tantas dudas, sería excelente que alguien levante la mano.

Ojalá sea usted don Juan Carlos.

Lea también:

Otras columnas de opinión: