Antonio Alfaro. Hace 5 días

Entre aquellos que conozco, no muchos saprissistas irradian optimismo. Se quejan de los cambios en la final, añoran alguna contratación rimbombante y consideran que Herediano y la Liga llegan más fuertes.

Duele la final perdida en casa; inevitable. Desconcertó el silencio de semana y media de sus dirigentes; lógico. Magulló el peso de los fichajes rojinegros yrojiamarillos; comprensible.

10/1/2019, Estadio Ricardo Saprissa, Tibás. Conferencia de prensa con Vladimir Quesada, técnico del Deportivo Saprissa y entrenamiento del equipo la mañana del jueves 10 de enero, a pocos días de que inicie el Campeonato Nacional 2019. En la imagen: Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
10/1/2019, Estadio Ricardo Saprissa, Tibás. Conferencia de prensa con Vladimir Quesada, técnico del Deportivo Saprissa y entrenamiento del equipo la mañana del jueves 10 de enero, a pocos días de que inicie el Campeonato Nacional 2019. En la imagen: Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

Con todo lo anterior, sin embargo, Saprissa sigue tan fuerte o tan débil como el equipo ganador de un título y un subtítulo en los últimos dos torneos. Con pocos cambios en su plantel, la llegada de Aubrey David podría permitir ajustes en una zaga que sobrecargaba a Cabral y Suhander Zúñiga convertirse en una grata "sorpresa". En sus salidas, en tanto, no hay mucho que lamentar ¿O acaso alguien reprochará la salida de Tassio?

Aún con sus deficiencias, incluyendo la necesidad de un mejor delantero, sigue siendo candidato.

Herediano lo supera con su banquillo, una ventaja nada despreciable para un torneo con partidos miércoles-domingo-miércoles. Adicionalmente, la llegada deMedford da fuerza a la candidatura del campeón, si bien su ventaja en experiencia sobre Vladimir Quesada y Luis Diego Arnáez tampoco garantiza el título.

Después de todo, se trata del Herediano que aún plagado de virtudes, por poco queda fuera de semifinales en el torneo anterior. Esta vez no lo veo en esas angustias, pese a algunos ajustes pendientes.

Alajuelense también depende de sus ensambles, empezando por el mejor fichaje de la temporada, el zaguero Henry Figueroa. Aunque no causa escozor en elsaprissismo, como Esteban Alvarado, ni tiene tanto cartel como el arquero, está llamado a reforzar la zona más débil del cuadro rojinegro.

Empezando por él, la Liga necesita que las expectativas se conviertan en realidades. Si Alvarado marca diferencia, si Salvatierra es capaz de regresar de su inactividad para tapar el bache en la banda derecha, si Anthony López logra hacer relevos a Alex López y si el recién llegado Ariel Lassiter ofrece junto aBarlon Sequeira la variante de ataque que le falta por las puntas (ante la insistencia en tres delanteros que juegan más hacia el centro), Alajuelense no tendría nada que envidiar.

Las diferencias entre Herediano –ligeramente favorito–, la Liga –el mejor reforzado– y Saprissa –el más cauto en sus movimientos– no alcanzan para un pronóstico contundente, por más que el saprissismo aún cargue con su escepticismo.