Fútbol Nacional

Opinión: Cuando King Kong juega fútbol

Es domingo y el niño está sentado desde buena mañana frente al televisor, a la espera de que comience uno de sus programas favoritos; ese en el que aparecen algunos de sus héroes. No se trata de Batman, el Hombre araña, Thor, Capitán América, Flash, Wolverine, Súperman o Linterna verde.

Son otros ídolos los que quiere ver, por los que ha esperado con impaciencia a lo largo de la semana. Con tal de no atrasar, interrumpir o faltar a esta cita tan importante para él, dedicó el sábado entero a hacer las tareas escolares y repasar las materias para los exámenes de Español, Matemática y Biología que se avecinan. Sus padres ya verificaron el cumplimiento de los deberes académicos.

Lo que más le gusta de las estrellas con las que se reencontrará a través de la pantalla plana es que no se trata de paladines fantasiosos que habitan en el universo cinematográfico de Marvel Studios, sino de triunfadores de carne y hueso. Sí, personas a las que considera ejemplares por las batallas que libran semana tras semana.

“Cuando sea grande quiero ser como ellos”, piensa y sueña. “Son famosos, todo el mundo los admira, toda la gente los quiere, los saludan, les piden autógrafos, se toman selfies con ellos, los entrevistan, les aplauden, sus caras aparecen en postales para álbumes y viajan mucho. ¡Qué chiva ser así! Papá quiere que sea abogado y mamá, doctor, pero yo quiero ser como mis héroes”.

No quiere perderse ni un segundo de la transmisión televisiva, por lo que ya fue al baño y tiene listos el refresco y los bocadillos que saboreará mientras admira a sus astros. También tiene a mano el teléfono celular para “whatsappear” con sus amigos las principales incidencias del partido de fútbol.

En efecto, es a los futbolistas del campeonato nacional a quienes tiene como modelos a seguir; por supuesto que idolatra a figuras mundiales como Messi, Suárez, Ronaldo, Mbappé y Keylor Navas, pero eso no le impide extasiarse ante los jugadores locales.

Sin embargo, ese domingo el partido principal termina en bronca. Sus héroes se dan puñetazos, codazos, cabezazos y patadas, además de insultarse. Cambiaron el Fair Play, el espíritu deportivo y el respeto a los demás por la violencia, agresión e inmadurez; se les salió el macho alfa, el cavernícola y dieron una exhibición de masculinidad enfermiza.

Es domingo y el niño sentado frente al televisor aprendió de sus modelos que los diferendos y las frustraciones se resuelven con golpes. En su imaginación ve a King Kong golpeándose el pecho con fuerza.

José David Guevara Muñoz

José David Guevara Muñoz

José David Guevara Muñoz ingresó a El Financiero el 4 de setiembre del 2000, en donde ocupó primero el puesto de editor y luego el cargo de jefe de Redacción. El 8 de abril del 2010 se convirtió en el quinto director de este periódico que circuló por primera vez en la semana del 13-19 de marzo de 1995.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.