Fútbol Nacional

Opinión: Billeteras y neuronas

Aunque hay quienes insisten en jugarlo con la billetera, el fútbol es un deporte que depende más del cerebro que de los billetes.

Es una actividad humana en la que a final de cuentas pesan más las neuronas que el dinero contante y sonante.

Inteligencia, pensamiento, reflexión, análisis, estudio, táctica, estrategia, ingenio y creatividad son más importantes que depósitos a la vista, chequeras, ganancias, estados financieros, acciones, bonos, inyecciones de capital y la venta de contratos de transmisión televisiva.

No es que los cientos de miles o los millones de colones, dólares, euros o cualquier otra moneda no sean relevantes en este campo.

¡Por supuesto que los recursos económicos son muy necesarios y ayudan mucho en este mundo tan competitivo! Pero, parafraseando al expresidente José Figueres Ferrer cuando preguntó “¿Para qué tractores sin violines?”, podemos plantear ¿para qué millones sin ideas?

¿De qué vale tener las cajas fuertes y las bóvedas a reventar si no se le presta la debida atención o no se invierte lo necesario en la caja registradora del razonamiento, la cuenta corriente del conocimiento, la alcancía de la agudeza y la buchaca de la lucidez?

¿Para qué pagar millones por un jugador que al final no da los resultados esperados porque en el proceso de contratación pesaron más el apuro, la desesperación, el efecto mediático, los aires de grandeza y la ostentación que la cabeza fría para efectuar una seria y profunda ponderación de los pro y los contra de esa decisión?

¿Qué sentido tiene contar con una planilla de faisanes, cisnes y pavos reales adquiridos irreflexivamente y que al final del campeonato terminan desplumados por chiricanos, tijos y pericos?

¿De qué vale tener un vehículo de lujo, último modelo, comprado de manera impulsiva y que pasa más tiempo en el taller que en la carretera? En este caso, ¿no es preferible comprar un carro más modesto pero que no se vara y llega siempre a su destino?

Ahora bien, cuando en un equipo de fútbol dinero y cerebro se entienden a la perfección, juegan de maravilla, los resultados, triunfos y trofeos saltan a la vista. Sin embargo, esta dupla no siempre está presente.

Ejemplos sobran. Incluso en el fútbol costarricense, en donde una y otra vez hemos sido testigos de dirigentes que confían más en los billetes que en las neuronas.

Imposible no mencionar a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, a quien sin duda alguna le sobran los millones…

José David Guevara Muñoz

José David Guevara Muñoz

José David Guevara Muñoz ingresó a El Financiero el 4 de setiembre del 2000, en donde ocupó primero el puesto de editor y luego el cargo de jefe de Redacción. El 8 de abril del 2010 se convirtió en el quinto director de este periódico que circuló por primera vez en la semana del 13-19 de marzo de 1995.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.