Manuel Baltodano. 16 abril

Al inicio del presente torneo, la Universidad de Costa Rica tenía 14 puntos de desventaja con respecto a Carmelita, lo que lo hacía el principal candidato al descenso, puesto que es una amplia diferencia que debían recortar para salvarse.

En la actualidad, luego de 21 fechas disputadas, el equipo del Alma Máter recortó y rebasó al equipo verdolaga en la tabla acumulada, algo que solo se asemeja a la situación que se vivió hace tres años, cuando Uruguay de Coronado perdió una ventaja de 12 puntos sobre los de la barriada alajuelense y acabaron relegados a la Liga de Ascenso, en el Verano 2016.

Johnny Woodly (9), Francisco Rodríguez (10) y Kenneth Dixon (70) se preparan para ejecutar una jugada de táctica fija en el partido ante Saprissa en Tibás. Foto: José Cordero.
Johnny Woodly (9), Francisco Rodríguez (10) y Kenneth Dixon (70) se preparan para ejecutar una jugada de táctica fija en el partido ante Saprissa en Tibás. Foto: José Cordero.

Ante esta realidad, el gerente universitario desglosó algunos factores que, a su juicio, pesaron para que hoy los dirigidos por Minor Díaz estén cerca de la salvación.

“El primero fue tomar decisiones correctas, como sacar 19 jugadores que venían participando y que no lo habían hecho satisfactoriamente, pues solo consiguieron 9 puntos en 22 juegos. Segundo, reclutar un cuerpo técnico que trabajara en la parte ofensiva, como Minor Díaz, que tenía muchas ganas de dirigir, Robert Arias y Mauricio Solís, que fue uno de los mejores contenciones. Luego la parte de preparación física con Marco Vinicio Vega, que es muy capacitado, y con Marcelo Emmanuel, que cuenta con una gran experiencia y conocimiento, además de ser una gran persona”.

Vega, además, explica el porqué tienen dos preparadores físicos, pues no es lo mismo trabajar con un jugador de 36 años que con uno de 20. “El trabajo físico es general, pero también individual”, menciona el directivo.

Aunado a la salida de gran parte del plantel, los josefinos trajeron bastantes refuerzos para el presente certamen, convirtiéndose en el equipo con más caras nuevas del Clausura 2019.

Muchas de esas llegadas fueron de jugadores de amplio recorrido en el fútbol. Incluso algunos de ellos, como Johnny Woodly, se encontraban retirados, mientras que otros, como Cristian Montero, estaban jugando en la Liga de Ascenso. El exdirectivo de Belén FC explica cómo convencieron a estos jugadores para incorporarse al equipo fundado en 1941.

“Tener el conocimiento y de acuerdo a la experiencia de poder reclutar personas de amplio bagaje que han ganado campeonatos y han sido seleccionados, son personas con un cuido personal muy bueno; con pruebas físicas y clínicas decidimos incorporarlos”.

“Los convencimos porque la mayoría de ellos son viejos conocidos míos y normalmente en los equipos que he manejado siempre el cumplimiento de condiciones y salarial se ha dado. Ellos me tienen una gran confianza en esa parte, conocen que el trabajo nuestro es para que ellos tengan sus condiciones para entrenar, algunas concentraciones y medias concentraciones previas a los partidos, esto gracias a una gran capacidad administrativa, igual en el departamento de prensa, muy estimulado por Paola Vargas, que es una muchacha muy capaz. Entre todos estamos sacando adelante la tarea”, concluye Vega.

Ante los rumores de un cambio en la franquicia de la Universidad de Costa Rica, Vega describe cómo están manejando el tema.

“El tema de la franquicia estamos todavía evaluando algunos puntos finales para tener una localía en otro lugar. Hemos pensado en Belén y en otros lugares, el que más ha trascendido es Belén y estamos cerca de concretar esa posibilidad. De momento, entrenamos en el Cuty Monge gracias a un convenio”.

El hombre fuerte de la U se refirió a los méritos que tiene su equipo en la lucha por la salvación, e incluso cree que la UCR merece mantenerse en Primera División.

“Nosotros, si se habla matemáticamente, estamos más cerca de quedarnos, porque le llevamos tres puntos a Carmelita, con solo empatar o ganar nos quedamos. Si perdemos, Carmelita debería de ganar, y llevan 14 juegos sin lograrlo. Estamos convencidos de sacar un resultado positivo, lo tomamos (el partido ante Limón) con toda la responsabilidad del caso. Cuando usted habla de los 14 puntos que le recortamos a Carmelita, súmele los tres que les llevamos, son 17. Al final, el torneo de la U ha sido muy bueno y merece quedarse en Primera División”.

Desde el punto de vista deportivo, el volante Johan Condega se refiere a los aspectos que, desde su perspectiva, han sido esenciales en la lucha por evadir el fantasma del descenso.

“Me parece que primero el compromiso que adquirió cada jugador de los que llegamos, se hizo una unión de grupo muy fuerte, hay buen ambiente, hay buena relación cuerpo técnico- jugador que nos da confianza, hemos sido fieles creyentes a la idea de juego que ha puesto Minor (Díaz) desde que tomó el equipo, tiene contentos a los jugadores porque confía en todos los que estamos ahí, independientemente de que no jueguen", resalta Condega.

Condega menciona que los hombres de experiencia del plantel tienen un rol importante para mantener la sintonía y el buen ambiente en el camerino del cuadro josefino.

"Los de experiencia hemos hecho que haya una buena armonía en el grupo, que no haya egos. Minor ha sido parte fundamental porque nos ha dado la confianza”.

El exjugador de Uruguay de Coronado, Herediano, Grecia, Cartaginés, entre otros, sabe que el juego del próximo domingo (28 de abril) es crucial y tiene clara la mentalidad con la que deben afrontarlo.

“Es un partido muy difícil, no hay más allá, es el partido que define la permanencia o el descenso contra un rival muy fuerte. Este equipo prácticamente lo daban por descendido, entonces el partido es de dientes apretados, hemos tenido 21 fechas difíciles y lo que queda es enfocarnos en el partido contra Limón y darlo todo en la cancha”, concluye Johan.

La Universidad de Costa Rica recibe el domingo 28 de abril a Limón FC a las 3 p. m., en un encuentro que define el descenso. Con un empate, los universitarios se mantendrían en la máxima categoría.