Fanny Tayver Marín. 12 noviembre
Alajuelense jugará el 19 de noviembre su último partido de la fase regular contra Jicaral, antes de hacerle frente a las semifinales. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense
Alajuelense jugará el 19 de noviembre su último partido de la fase regular contra Jicaral, antes de hacerle frente a las semifinales. Fotografía: Rubén Murillo / Prensa Alajuelense

El día a día del que tanto habla Andrés Carevic y creer en el trabajo que se hace son dos de los mensajes que calan hondo en los jugadores de Liga Deportiva Alajuelense.

Jonathan McDonald contó qué es lo que hace él para mantenerse concentrado y que la mente no piense en esos momentos en los que levantó la copa de campeón o cuando el equipo hizo un buen torneo, pero no alcanzó el objetivo.

“Los pensamientos negativos, o como se llaman normalmente, los fantasmas que puedan aparecer, tratamos de minimizarlos al máximo y somos conscientes de que cuando entre un pensamiento así, debemos pensar tres o cuatro positivos para dejar de recordar eso”, expresó el atacante.

En Alajuelense no hay aires de grandeza y no se ven ni se sienten más ni menos que nadie.

“Somos conscientes de que lo que hemos hecho hasta ahora ha sido muy bueno, pero no hemos alcanzado el máximo objetivo. Entonces, esas ganas de trascender, esas ganas de querer hacer las cosas bien, nos ayuda también mucho a la parte del grupo de ser conscientes de que aún faltan cosas por hacer, de que faltan cosas por mejorar, siempre hay espacio para mejorar, para crecer”, apuntó el atacante.

Y agregó: “En lo personal trato de tener la mente lo más tranquila posible, pensando en la actualidad, ir partido a partido, ir día a día, no estar pensando en lo próximo que pueda venir, sino en lo que tengo de momento y lo que tengo de momento es Jicaral en la cabeza”.

También contó que en cada práctica, se busca “que nadie se relaje, que nadie esté tranquilo o desenfocado de lo que queremos, tanto los que tenemos más experiencia como los más jóvenes, todos estamos atentos a cualquier detalle sobre eso, no dejar de darse permisos, de que hoy me siento un poco cansado y no voy a entrenar, o entreno al 50%, no”.

“Todos estamos entrenando al 100% para no llegar mal al cierre del torneo, que es lo más importante, la conciencia de cada uno, apelamos siempre a eso y a ser profesional cada uno por aparte”.

Además, Mac reseñó que de momento en la Liga tampoco piensan mucho en las semifinales, pues antes de eso deben disputar el último juego de la fase regular contra Jicaral, que se llevará a cabo el 19 de noviembre, a las 8 p. m., en el Estadio Alejandro Morera Soto.

Lo que dejó claro es que Alajuelense no es el único equipo que porta la estafeta de favorito.

“No sé si favoritos, está también el actual campeón (San Carlos), también el campeón anterior que fue Herediano está dentro, entonces no sé si somos los favoritos. Tenemos una cuota importante de cosas buenas que hemos hecho, pero hasta ahí llega, ya no nos sentimos favoritos ni ganadores. Siempre lo he dicho, lo más difícil que es el cierre del torneo, donde los partidos que realmente importan o son trascendentales, son los que vienen”, afirmó McDonald.

Para el segundo goleador histórico de la Liga, el receso que se vive actualmente en el torneo no es lo mejor para ningún equipo.

“No era lo ideal ni lo idóneo por la curva de rendimiento que se maneja a nivel fisiológico, pero sirve, sirve para recuperar gente golpeada, descansar un poco la parte mental, a medias, porque no podés dejarlo 100% de lado, entonces te puede causar ciertas distracciones que al final te pueden costar”, opinó.

Empero, asegura que en el club todos lo tienen claro, porque Carevic cuenta con un grupo muy maduro, que sabe qué es lo que quiere.

"Aquí hemos vivido experiencias de experiencias y tenemos que estar mentalizados, aunque hubo muchos días para volver a tener competencia. Tuvimos fogueos, también una semana anterior bastante fuerte, donde se trabajó la parte de fuerza y potencia para llegar lo más afinados y explosivos posible”, acotó el atacante.