Fútbol Nacional

Ni en defensa ni en ataque: refuerzos de Saprissa quedaron en números rojos

A mitad de año la ‘S’ necesitaba recuperar los goles que se marcharon y tapar las dudas en defensa. Para ambos objetivos trajo nuevos jugadores, pero le costó encontrar lo que buscaba

Cada uno vivió circunstancias y momentos diferentes, pero en general los refuerzos de Saprissa quedaron en deuda durante este Apertura 2020.

Basta con echarnos un tiempo atrás y recordar por qué llegaron a las filas moradas.

A mitad de año la ‘S’ necesitaba recuperar los goles que se marcharon y tapar las dudas en defensa. Para ambos objetivos trajo nuevos jugadores, pero al equipo le costó encontrar lo que buscaba.

Vamos por partes.

Luego de conseguir el título en el torneo anterior, el club tibaseño sufrió varias bajas, algunas de ellas inesperadas. La más dolorosa, sin duda, fue la de Christian Bolaños, quien se convirtió en el goleador.

Sin embargo, también se fueron Manfred Ugalde, Ariel Rodríguez y David Ramírez. Es decir, prácticamente todo el ataque.

Rápidamente se oficializó la llegada de Jimmy Marín y Daniel Colindres. Fueron dos fichajes a ojos cerrados, conociendo su talento y antecedentes.

Seis meses después, las expectativas no se cumplieron, sobre todo con Colindres, quien tuvo su torneo más irregular con los tibaseños, el cual incluso cerró con la expulsión del domingo cuando apenas tenía un minuto en cancha.

Los números de Daniel hablan de 1.083 minutos disputados, menos de lo acostumbrado, pero más allá de eso fue su rendimiento mientras estuvo sobre el césped lo que evidenció su mal torneo.

Además, anotó poco, apenas tres goles y la misma cantidad de asistencias.

A principios de noviembre él mismo reconoció su deuda con el Saprissa.

“Soy muy autocrítico. Sé lo que puedo dar al equipo. Sé que en estas once fechas he estado en deuda, pero voy mejorando poco a poco”. Y era cierto, conforme pasaban las jornadas tomaba confianza, pero después más bien se convirtió en relevo.

Wálter Centeno lo envió al banquillo, así sucedió en la semifinal contra el Team, y cuando le tocó ingresar, no pudo cambiarle la cara al equipo.

Jimmy Marín, por su parte, influyó mucho más durante los 18 partidos, incluso jugó en 16 de ellos (15 de estelar) y solo estuvo fuera por lesión. Aportó tres goles y cuatro asistencias.

El ex de Herediano empezó mucho mejor de lo que terminó. Eso sí, cuando más lo necesitó el equipo, desapareció.

Ambos sufrieron la irregularidad con la que venían del exterior. Paté lo reconoció en su última conferencia de prensa y eso se notó.

Para el técnico y analista nacional, Geovanny Alfaro, eso pesó muchísimo en los intereses morados.

“Venían sin competir y se les hizo más complicado la adaptación, no pudieron mostrar lo que todos creemos o sabemos que ellos tienen”, comentó.

A Saprissa no le alcanzó su planilla para rendir a nivel nacional e internacional, agregó Alfaro.

Finalmente, en el ataque la institución echó mano de Frank Zamora, quien aunque llegó para ser suplente, en su rol de secundario tampoco cumplió.

Apenas 310 minutos y dos goles, de los cuales solo uno fue determinante, en la victoria (0-1) de Saprissa ante Jicaral de visita.

Estos tres hombres en total aportaron ocho goles de los 30 de la S, es decir apenas el 26% del total. Mientras Johan Venegas hizo el 30% y el resto estuvo repartido entre Marvin Angulo, Mariano Torres y Michael Barrantes (tres por jugador), Johnny Acosta, Jostin Tellería, David Guzmán y Aubrey David hicieron uno.

Aunque después del clásico ante la Liga la capacidad para anotar aumentó y también mejoraron los resultados, ante el Team el club volvió a padecer los males que lo aquejaron fechas atrás.

Lo mismo sucedió en la zaga, la cual parecía haber terminado con sus mayores dolores de cabeza.

También para acabar con ellos se unieron a mitad de año Johnny Acosta y Esteban Espíndola, dos jugadores deseados desde hace rato por el técnico Centeno.

Saprissa “movió cielo y tierra” por el argentino, quien nunca pudo quitarse de encima los cuestionamientos, pues el listón estaba demasiado alto.

El central ni siquiera pudo consolidarse, fue apenas el décimo quinto jugador del equipo en la lista de los más regulares: 651 minutos repartidos en once partidos (8 de titular). Incluso, Acosta jugó más (818).

Ambos tuvieron en contra las lesiones, cuando parecían tomar ritmo, en diferentes momentos, pasaron semanas fuera, sin que esto justificara su dificultad por ganarse el puesto para el que fueron contratados.

Acosta se convirtió en baja durante la semifinal, mientras a Espíndola le ganó el puesto Alexander Robinson.

Refuerzos de Saprissa

Jimmy Marín: 1.177 minutos, 16 partidos (15 de titular), 3 goles y 4 asistencias.

Daniel Colindres: 1.083 minutos, 18 partidos (13 de titular), 3 goles y 3 asistencias.

Johnny Acosta: 818 minutos, 13 partidos (8 de titular), 1 gol.

Esteban Espíndola: 651 minutos, 11 partidos (8 de titular).

Frank Zamora: 310 minutos, 12 partidos (2 de titular), 2 goles.

Fiorella Masís

Fiorella Masís

Periodista con nueve años de experiencia, seis de ellos en la sección deportiva de La Nación. Actualmente se encarga de la cobertura del Deportivo Saprissa y de deportes como atletismo, natación y triatlón. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina y licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.