Amado Hidalgo. 6 agosto
Fernando Paniagua, exaccionista de Fuerza, aseguró hace un año que el incumplimiento de Fuerza Griega que le generaba conflictos con el Municipal Grecia era el atraso en pagos a la Caja. No se refirió a los estados financieros. Foto con fines ilustrativos.
Fernando Paniagua, exaccionista de Fuerza, aseguró hace un año que el incumplimiento de Fuerza Griega que le generaba conflictos con el Municipal Grecia era el atraso en pagos a la Caja. No se refirió a los estados financieros. Foto con fines ilustrativos.

Aunque la Asociación Deportiva Municipal Grecia señaló a Fuerza Griega como responsable de los incumplimientos que llevaron a la suspensión de la licencia, en febrero pasado, documentos en poder de La Nación revelan que la asociación conocía de varias anomalías y las toleró.

Siendo la dueña de la Licencia, la Asociación no solo nunca puso en conocimiento de la Comisión de Licencias – siendo su responsabilidad- que la administración de la franquicia correspondía a Fuerza Griega, sino que sabía de las deficiencias legales y financieras en la estructura de la sociedad, que le impedían cumplir con los requisitos reglamentarios para manejar un equipo en primera división.

Así, cuando el Comité de Licencias pidió información de ese nexo, de las fuentes de financiamiento, los socios y estados financieros, no hubo forma de satisfacer los requerimientos del órgano fiscalizador.

En julio del 2019, la Junta Directiva de la Asociación, presidida por Adrián Barquero, había iniciado un proceso legal para que Fuerza Griega cumpliera con requisitos, también exigidos por los reglamentos, además de otros propios de su convenio.

En Santo Domingo de Heredia, domicilio de Fuerza Griega para los efectos del contrato, la sociedad anónima fue notificada para que en un máximo de 10 días atendiera los requerimientos. De no hacerlo, la Asociación tomaría el control del equipo.

El documento, tramitado por el notario Mariano Jiménez el 8 de julio del 2019 a nombre de la Junta Directiva de la Asociación Municipal Grecia, pedía cumplir con el informe anual administrativo, financiero y contable que debían desde enero, copia de los contratos con patrocinadores, convenios con terceros “que formen parte de los ingresos del club”.

Solicitaba además la personería jurídica de la sociedad, con indicación de los miembros que conformaban la junta directiva, así como quiénes constituían el grupo de accionistas, el origen de los fondos, aportes de capital y procedencia de los mismos.

Por medio de esta notificación, de julio del 2019, el Municipal Grecia le advirtió a Fuerza Griega que tenía diez días para brindar toda la información faltante sobre estados financieros y accionistas. De lo contrario, rompería el contrato. Al final, no ejecutó su advertencia.
Por medio de esta notificación, de julio del 2019, el Municipal Grecia le advirtió a Fuerza Griega que tenía diez días para brindar toda la información faltante sobre estados financieros y accionistas. De lo contrario, rompería el contrato. Al final, no ejecutó su advertencia.

Cambio de rumbo. A falta de un día para fenecer el plazo del ultimátum, la Junta Directiva del Municipal Grecia le comunicó a Fuerza Griega que desistía del proceso legal.

Casi de inmediato, publicó una entrevista propia con el accionista de Fuerza Griega Fernando Paniagua y el directivo del Municipal Grecia José Alvarado. El objetivo era explicar “lo sucedido con respecto a un tema que generó bastante polémica a nivel del cantón”. Esto, según palabras de la periodista del club al inicio de la información publicada en facebook el 19 de julio del 2019.

En ella, Paniagua aseguró que “el gran incumplimiento” era el pago a la Caja, pero que, una vez cumplida esa obligación, toda diferencia había quedado atrás, sin mencionar nada sobre estados financieros o reporte de accionistas. Alvarado añadió que en adelante trabajarían en constante comunicación, para lo cual incluso conformaron una comisión.

Suspensión de licencia. Siete meses después, el 5 de febrero de este año, el Comité de Licencias suspendió la participación de Grecia en el campeonato, por incumplimientos que ya eran conocidos por la asociación. Fue entonces cuando Adrián Barquero, presidente del Municipal Grecia, se presentó ante el notario de Fuerza Herediana y brindó una declaración jurada sobre la ruptura unilateral del convenio con Fuerza Griega.

Para ese momento, Fuerza Griega había cambiado de manos y no quedaba ninguno de sus tres socios originales, según declaraciones de ellos mismos. Allan Alemán ya no era socio, Cristian González había negociado su parte con Jafet Soto y Fernando Paniagua había vendido la suya -según dijo recientemente- al mexicano José Fernández, el mismo al que según Jafet Soto pertenecían las acciones pagadas con un cheque de su sociedad (Lajaf S.A.) y con transferencias de Orlando Moreira.

El tema está de nuevo en el Comité de Licencias, el único de los tres órganos investigadores que aún no ha fallado.

Decisiones pendientes. Licencias deberá decidir sobre dos contratos de cesión de derechos a favor de Lajaf S.A. La Asociación Club Sport Herediano le hizo una cesión de derechos patrimoniales y solicitó a la UNAFUT seguir depositando a las cuentas de la sociedad de Jafet Soto dineros que le corresponderían a la asociación, como premios y retribuciones comerciales; en tanto, Fuerza Herediana le cedió los derechos de explotación del Rosabal Cordero y comunicó a los patrocinadores que hicieran sus depósitos en las cuentas de la sociedad de Soto.

Esos hechos, de relevancia financiera, tendrían que haber sido puestos en conocimiento de Licencias, según su reglamento, con la finalidad de determinar transparencia en el aporte, ingreso y salidas de dineros producidos por el fútbol.

Por una parte, le toca a dicha entidad determinar si el Municipal Grecia permitió y participó de los incumplimientos de Fuerza Griega o de la negociación de las acciones. Y, por otra parte, determinar si la Asociación Deportiva Club Sport Herediano, dueña de la licencia, permitió y ocultó el papel de Lajaf como agente económico de primer orden a lo interno del equipo florense.

Hasta ahora, el presidente del Club Sport Herediano, Randall Castro, y el jerarca de Fuerza Herediana, Juan Carlos Retana, han negado que haya vínculo alguno entre la primera y la sociedad de Jafet, aunque los documentos publicados por La Nación evidencian otra cosa.