Fanny Tayver Marín. 12 diciembre, 2019
El jugador Alejandro Sáenz del Saprissa U-15 fue al que le gritaron insultos racistas. Fotografía: Unafut
El jugador Alejandro Sáenz del Saprissa U-15 fue al que le gritaron insultos racistas. Fotografía: Unafut

La Unión Nacional de Clubes de Fútbol de la Primera División (Unafut) informó este jueves que a la Liga se le impuso una multa de ¢500.000 por lo ocurrido el domingo pasado en la final U-15, en la que los manudos se dejaron el campeonato de su categoría ante el Deportivo Saprissa.

En el minuto 73, el morado Alejandro Sáenz, quien tiene 14 años, realizó una falta contra un rival, por lo que gran parte de la gradería donde se encontraba la afición local se le vino encima, al punto que según el reporte arbitral, el jugador sufrió insultos racistas.

Kevin Ruiz anotó en su informe arbitral: “Al minuto 73 se realizaron insultos racistas y discriminatorios tales como: (...) por parte de la gradería donde se ubicaron los aficionados del equipo casa, se hizo advertencia por audio y se detuvieron esas acciones”.

La Nación se abstiene de reproducir las palabras grotescas utilizadas por algunos aficionados, aunque están consignadas en el informe arbitral.

En un video enviado a este diario se logra escuchar el momento en que al futbolista le llueven las palabras grotescas desde la grada; además por el altoparlante del terreno de juego, el encargado de manejarlo pide mesura a los seguidores.

“Mucha atención; de parte del cuarteto arbitral, de proseguir los insultos racistas el juego será suspendido. Mucha atención, si siguen los insultos racistas se suspenderá este encuentro. Por favor agradecemos su colaboración de parar estos insultos para continuar con el juego”, dijeron en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares, llamando a la calma.

Este fue el momento en el que se dieron los insultos en el juego entre Alajuelense y Saprissa

Según el Órgano Disciplinario de la Unafut, en vista de que el reglamento de Fuerzas Básicas no contempla una sanción para estos hechos, se opta por aplicar la normativa de Primera División, tal y como había pasado meses atrás, cuando Maikell McDonald también fue víctima de ofensas e insultos racistas en un clásico de liga menor.

“Se acuerda: imponer al equipo Liga Deportiva Alajuelense una multa de ¢500.000 por haber incurrido la afición, en actos discriminatorios específicamente de racismo, lo anterior de conformidad con el artículo 47, inciso C), punto I, del Reglamento Disciplinario de Fútbol de la Primera División”, versa en la resolución.

Además, se indica que “los equipos conocen los esfuerzos que realiza la Unafut con campañas en contra de la discriminación de todo tipo que también son apoyadas por FIFA y en favor del Fair Play, por lo que debe darse un trato digno a todo ser humano que practique el fútbol”.

La Unafut también comunicó que ya tiene avanzado un proyecto “para trabajar en la parte integral en estos temas con padres y jugadores. Esto va más allá de una sanción, tenemos que enfocarnos en la educación y sensibilización. En su momento, daremos a conocer el detalle del proyecto”.

En Alajuelense tomarán sus propias medidas para evitar que esto vuelva a ocurrir. De hecho, en diferentes partes del CAR se puede leer esto: