Wendy Acosta fue la figura de Moravia, ya que manejó los hilos en la media cancha

 1 marzo, 2014

Guadalupe. Las jugadoras de Moravia se vistieron de heroínas, tras vencer con goleada de 5-1 a Arenal en la final de la Primera División.

Las campeonas de Moravia se unen en un solo grito y un solo corazón a un costado del terreno. | MANUEL VEGA
Las campeonas de Moravia se unen en un solo grito y un solo corazón a un costado del terreno. | MANUEL VEGA

El equipo que ascendió esta temporada, el benjamín del fútbol femenino, consiguió el título. El mérito es de toda la asociación, desde el temple de la capitana Karen Zúñiga, como la lucidez de Wendy Acosta en la media cancha, hasta la dirección de Paul Mayorga en el banquillo. El equipo nació grande.

Arenal dio el primer golpe en el compromiso, por intermedio de su goleadora, Karla Villalobos. La Mamba tomó una pelota en el área y evadió el achique de Dinia Díaz, para marcar el primer tanto de la noche y el empate en el global.

La respuesta de Moravia fue inmediata. Recuperó el balón en la media cancha y lo proyectó a la ofensiva con buen criterio.

Yerling Rojas, la “10” de Moravia tuvo dos oportunidades en sus pies, al 20’ y al 37’. Pero los chances se perdieron, el primero por la falta de puntería, el segundo por el aplomo de la zaga de Arenal que sacó una pelota al margen de la línea.

El duelo fue agradable, hubo entrega y emociones, de hecho la gradería del estadio Coyella Fonseca estaba a reventar. La asistencia de ayer es un augurio positivo para el Mundial Sub 17 femenino que se realizará este mes en nuestro país.

Respuesta demoledora. En el segundo tiempo el conjunto de Moravia salió con un solo objetivo: acabar con la serie.

Solo le tomó un minuto para marcar el tanto que volcó la balanza del compromiso.

Wendy Acosa superó su marca para mandar un balón filtrado al área. Carolina Durán remató a quemarropa para recuperar.

El resto de goles cayeron por inercia. Fue cuestión de minutos para que Arenal se desesperara e incurriera al juego brusco.

Al 75’ Priscila Barrientos mandó un balón globeado que se guardó en las redes.

Minutos después Wendy Acosta superó a la marca de la desvanecida zaga rival para poner el 3-1. Enorme Wendy la jugadora del partido.

Barrientos puso el cuarto al 86’ y Ándreina Baltonado cerró al 94’.