Fanny Tayver Marín.   12 septiembre
Francisco Rodríguez celebra la anotación que consiguió mientras Kenner Gutiérrez, Porfirio López y Luis Garrido motivan a Mauricio Vargas. Fotografía: Diana Méndez

Mauricio Vargas aceptó que la anotación recibida ante la Universidad de Costa Rica fue su culpa y con humildad se disculpó con la afición rojinegra.

El error fue evidente: Vargas recibió un pase de uno de sus compañeros, sin embargo cuando detuvo la pelota no supo si despejar o quitar la marca del atacante rival Francisco Rodríguez, el académico le quitó la pelota y anotó.

El arquero reveló que en el momento no esperó el pase que le llegó, de hecho el servicio de Allen Guevara en principio no iba dirigido a él, por el contrario, era para Kenner Gutiérrez, empero el zaguera no llegó al servicio.

Ver más!

"No me la esperaba. Siento que debí resolver a un toque y no parar la pelota. Me hago responsable del error y solo queda disculparme con la afición", dijo el cuidapalos.

El portero añadió que afronta con madurez las críticas y solo espera continuar trabajando para levantarse más fuerte.

Gracias a un consejo de su padre, decidió afrontar el error y los cuestionamientos. Esquivar la acción y su responsabilidad no fue una opción.

“Lo primero que hice fue hablar con mi papá, estas situaciones hay que enfrentarlas de una manera madura porque todos estamos anuentes a equivocarnos. Sé, como jugador de Liga Deportiva Alajuelense, que estoy anuente a que se me critique. Por supuesto que uno trabaja para no equivocarse, pero cuando sucede solo queda dar la cara y luchar fuerte”, explicó.

Los dos goles que consiguieron los alajuelenses, por medio de Jurguens Montenegro y Freddy Álvarez llenaron de tranquilidad a Mauricio, quien nunca dudó que el grupo lo respaldaría después de la acción.

Apenas entró la diana que recibió, el guardavallas recibió el apoyo de Porfirio López y Kenner Gutiérrez, quienes se encargaron de levantarle el ánimo.

“Uno se siente respaldado en todo momento. Los defensas me hablaron... Yo diría que lo más duro es salir del error y al final lo logré”, dijo.

Por último, Vargas añadió que él no va a responsabilizar a ninguno de sus compañeros por una falla que considera propia.

“Me sentaré a verlo y hablar con ellos. Yo sí me siento responsable porque pude despejar en vez de buscar jugar hacia al otro lado. La verdad hay que seguir trabajando, yo no le echaré la culpa a un compañero”, concluyó.