Esteban Valverde.   21 septiembre
Marvin Obando es consolado por Kevin Sancho, jugador de Universitarios que llegó a auxiliarlo. Fotografía: Prensa San Carlos.

A sus 37 años el fútbol le puso una dura prueba a Marvin Obando. El lateral derecho del campeón nacional, San Carlos, sufrió el miércoles una lesión que lo llevó al quirófano, lo sacará al menos dos meses de las canchas, pero sobre todo representó un gran susto cuando se suscitó, en el encuentro entre Universitarios y norteños.

El futbolista no recuerda muy bien lo sucedido, debido a que en el momento en que cayó al suelo y sintió que su hombro estaba hecho pedacitos, el dolor agudo lo invadió y provocó que se descompusiera.

El encuentro entre ambos equipos terminó 1 a 1, empero el resultado pasó a segundo plano ante lo vivido por el defensor.

El experimentado zaguero no escondió que han sido momento difíciles; no obstante, agradece la rápida respuesta del departamento médico de San Carlos y ahora se centra en la recuperación, para intentar estar listo antes de lo previsto.

"Yo me descompuse del dolor, cuando esto se me quebró. Sentí que quedó hecho pedacitos. No me acuerdo bien de la jugada, sé que tiré la bola larga y alguien me empujó o me traboneó, no recuerdo bien... Pero cuando caí lo hice con todo el peso, ya en el suelo me descompuse porque el dolor era demasiado fuerte y sabía que era que estaba roto, yo sabía que algo había pasado", recordó.

Así se veía el hombro de Marvin Obando después de la caída. Fotografía: Cortesía.

En ese momento se acercaron Cristian Montero y Kevin Sancho, ambos futbolistas rivales. Sancho notó que el dolor era devastador, por lo que solicitó la intervención médica.

“Ellos se acercaron y me dijeron que tranquilo. Yo es que de verdad no sabía ni qué hacer. Imagínese que hice a levantarme, pero no podía, el cuerpo médico me preguntó que si podía ponerme en pie, pero tampoco lo logré, fue muy duro”, aseguró.

El primer diagnóstico realizado horas después determinó que el carrilero sufrió una luxación acromioclavicular grado dos. Al final no era una fractura.

“La clavícula básicamente está estabilizada por unos ligamentos acromiclaviculares, cuando eso se rompe la clavícula hace una elevación. La luxación produce la ruptura. Aparte a Marvin se le hizo la reconstrucción de una parte de la articulación, de un ligamento”, manifestó Erick Rodríguez, terapeuta físico especializado en este tipo de casos.

Juan José Noguera otro experto dio su opinión sobre la dolencia: “Es una lesión en la que se da un desplazamiento y se rompe el ligamento de la zona. En este tipo de casos lo que se hace es que le colocan unos anclajes en el hombro y ahí se recupera la función y estabilidad".

Para la corrección se determinó que lo ideal era pasar por intervención quirúrgica, en la que se le buscaría dar estabilidad al hombro izquierdo.

Este es el procedimiento que se le hizo a Marvin Obando. Fotografía: Cortesía.

“Me operaron, al final la intervención duró cuatro horas, sí fue larga, pero al final gracias a Dios todo salió bien. Yo me dormí desde ayer a las 6 p. m. y me desperté hasta hoy a las 6 a. m. Espero recuperarme lo más pronto posible. Yo soy muy positivo, me levanto y sigo”, evaluó.

El futbolista ahora tendrá un periodo de descanso para en una semana o 15 días comenzar trabajos de fortalecimiento de la zona afectada. La idea es que en seis semanas ya pueda estar trotando nuevamente sin problema.

Así Marvin Obando se enfrenta a la segunda lesión más grave de su carrera, después de que hace ocho años tuviera un problema serio de rodilla.