Encontró jugadores con problemas de formación en el pase y la recepción

Por: José Pablo Alfaro Rojas 8 febrero, 2015

Con un mes de trabajo al frente de las divisiones inferiores y a las puertas de disputar la eliminatoria Sub 17, el director de selecciones menores, Marcelo Herrera, reveló las carencias que se encontró en algunos jugadores.

Popeye explicó el plan que ejecuta para revertir la crisis en las ligas menores del fútbol tico.

¿Están tan mal las selecciones menores de Costa Rica como lo reflejan los resultados?

Me encontré un grupo de chicos que se están acoplando a la idea de jugar en Selección con mucha intensidad y concentración. Estoy tranquilo porque los jóvenes están asimilando los criterios. La carencia en cuanto a nivel técnico es clara. Los muchachos están faltos de fundamentos básicos y necesitan trabajar mucho en ello.

¿Es normal que los jugadores en categoría infantil tengan tantas carencias técnicas?

No, no es normal. Ya deberían tener alguna base de trabajo en el pase y la recepción, pero preguntándole a los chicos sobre la realidad en el día a día y sobre quiénes son sus entrenadores, uno se da cuenta del por qué la falta de trabajo técnico. Hay clubes en que no se trabaja en fundamento técnico y esto lo dicen los mismos jugadores. Hay necesidades que vamos a tratar de acumularles para que se note menos el problema.

GRACIELA SOLÍS
GRACIELA SOLÍS

¿Es preocupante que se encuentre este panorama?

Claro que es preocupante porque la materia prima es el jugador y si no se trabaja como se debe, habrá problemas. Si el entrenador ejecuta una consecución de trabajo para incorporar la técnica en el jugador, cada día estará un poco mejor; si solo se trabaja en lo táctico y en que los jugadores corran, se notará el problema en la formación de futbolistas. Los técnicos se deben preocupar porque haya buen control y buen pase, ese es el secreto.

¿Están los mejores jugadores en la Selección?

Digamos que si están en la Selección es porque están los mejores. Usted me va a preguntar si yo los elegí y le puedo decir que no. Hemos optado por mantener una base selectiva, porque yo no tengo el tiempo para poder mirarlos a todos. Y tampoco tengo tiempo para trabajar si me largo a buscar jugadores. Creemos en los que están y le damos confianza. El tiempo nos va a indicar si están haciendo todo lo necesario.

Es un cambio radical, porque no quedó un solo técnico desde su llegada. ¿Cómo se empieza un cambio de este tipo?

Lo importante es empezar. Si creen que mañana van a ver maravillas no las van a ver. Si creen que en dos meses vamos a ser el Ajax de Van Gaal o el Barcelona de Pep, no lo van a conseguir, hay que darle tiempo al proceso. Hay muchos factores por ajustar, una nueva idea que deben aprender y ejecutar. Esta nueva estructura llevará su tiempo.

¿Es arriesgado que haya cambiado todos los técnicos de las selecciones menores?

Podría ser arriesgado, pero es necesario. Analizando lo que ha sucedido con las selecciones menores desde esta fecha hacia atrás, digamos que era necesario porque no hay logros. No se ha obtenido una participación internacional lógica. Por el tiempo que ha pasado, diría que el trabajo no dio frutos. Espero que con el cambio se pueda tener un funcionamiento que se aplique en la competencia internacional. Se está limpiando bien la cancha.

¿Cuándo usted habla de cancha limpia, quiere decir que varió todo el esquema de trabajo?

Sí, la metodología se cambia en virtud de lo que digan los jugadores. No creo ser yo el que tenga la fórmula. La diferencia está en la intensidad, en las obligaciones que se deben cumplir. De la misma manera que trabajaba en la Liga, lo hice en Vélez.