Cristian Brenes.   20 enero

Fiel a su estilo como delantero, Marcel Hernández atacó al estar en medio de la polémica por una aparente lesión, que lo dejó fuera del partido contra la UCR, pero que el propio Cartaginés descartó de manera oficial.

Hernández salió al paso de lo expresado por los brumosos y mediante una transmisión en vivo en su Facebook, dio su versión de lo ocurrido; descartando lo señalado por el equipo en un comunicado en el que revelan que se le practicó un ultrasonido el sábado y no se detectó dolencia que le impidiera participar.

El ariete enfatizó que desde el miércoles salió con problemas, tras el juego contra Pérez Zeledón. Además, reveló que el jueves presentaba problemas para caminar, situación que reportó al médico Antonio Rivas y que lo hizo estar al margen de las prácticas con sus compañeros.

“Para nadie es un secreto que ahora me pegan más. Ese día del juego me tomé unas pastillas y el jueves llegué al estadio y dije que tenía mucho dolor, que no podía caminar y que mi gemelo izquierdo estaba muy inflamado. Incluso, aún tengo el gemelo demasiado inflamado y el derecho tiene cortes. Es cierto que en el ultrasonido no sale desgarre, pero sí la inflamación grande”, manifestó.

Ver más!

Además, destacó: “El doctor me preguntó cómo me sentía, le dije que me dolía y que no me sentía para jugar. Este torneo tiene un calendario corto y uno debe tener la mejor disposición física, por lo mismo preferí no arriesgar en el inicio, pero de acá a todo lo que se ha comentado con respecto a una salida o a que no quise entrenar, me ha dolido mucho”.

El cubano continuó su conversación con los seguidores denunciando que ha recibido una serie de amenazas por rumores que se difundieron sobre su negativa a seguir en la institución y una aparente rebeldía para provocar que le dieran la libertad.

Apuntó una y otra vez que tiene contrato y que si en algún momento se diera su salida, los centenarios recibirían una retribución económica, tal y como consta en el contrato que se vence el 31 de mayo del 2020.

Marcel Hernández afirma que salió con problemas físicos tras el juego ante Pérez Zeledón, por la fecha dos del Clausura 2018. Fotografía: Rafael Pacheco.

“Mi contrato vencía el 31 de mayo del 2019, por lo que podría estar negociando con cualquier club sin ningún tipo de problema, pero decidimos renovar con Cartaginés y le estoy totalmente agradecido al club por esto. Mi contrato ahora es hasta mayo del 2020 y no entiendo a qué se debe todo esto que se ha ocasionado… Si tuviera que salir del equipo en algún momento, el club tiene que ganar por esto. Así lo decidí con mi agente y con el equipo. Renové, aunque no tenía por qué hacerlo porque tenía contrato.

”Me encantaría saber qué pasó, de dónde salió la información y por qué salió… Al leer muchos mensajes, cuando veo que me amenazan y me atacan, realmente me siento triste. Tal vez un poco enojado con este revuelo. Repito que en caso de una salida, yo renové con Cartaginés, quiero a este club, he pasado los mejores momentos de mi carrera acá y estoy agradecido”, añadió.

El atacante isleño sumó 15 tantos en el Apertura 2018, certamen en el que debutó en el fútbol de Costa Rica y se colocó como el segundo mejor artillero.

Para el Clausura 2019 inició encendido, concretó en sus dos primeras presentaciones. Sin embargo, ahora está en medio de la polémica, en lo que es un evidente divorcio con Cartaginés tras las versiones brindadas por ambas partes.

Pese a esto, sigue defendiendo que está a gusto en el equipo y recalca que aún tiene mucho por dar.

“Hay personas que me han preguntado y si no quisiera jugar en Cartaginés no hubiera renovado el contrato, esto es así y no pondría más peros ni nada”, finalizó.

Lea la versión completa de la transmisión de Marcel Hernández en Facebook live:

"Quiero aclarar una serie de cosas que me han tenido estresado y molesto. No me lo esperaba, trato de ponerme en los pies de todos y me es complicado. Intento entender todos los criterios y las vertientes sobre mi persona. Este es el momento y quiero tomarme el tiempo para aclarar muchas cosas que han llegado a mis oídos.

Me he sentido triste también, pero así es la vida. Es bueno saber dónde está uno y quiénes lo representan. Siempre he estado agradecido con la afición y lo seguiré toda la vida.

Quiero tocar varios puntos. No sé por qué o cómo se ha generado esta controversia y este mal entendido alrrededor mío. No entiendo el por qué o de dónde salio, estoy totalmente paralizado. Me gustaría que alguien me dijera de dónde salió eso de que me voy y todas esas cosas.

Empiezo diciendo que el miércoles terminé el partido contra Pérez Zeledón con dolencias grandes en ambos gemelos y en el tobillo también. Para nadie es un secreto que ahora me pegan más. Ese día del juego me tomé unas pastillas y el jueves llegué al estadio y dije que tenía mucho dolor, que no podía caminar y que mi gemelo izquierdo estaba muy inflamado. Incluso, aún tengo el gemelo demasiado inflamado. Es cierto que en el ultrasonido no sale desgarre, pero sí la inflamación grande.

Todos los que asistieron al partido contra Pérez Zeledón se dieron cuenta de lo que me entrego para este club y para esta afición. Esto nunca ha sido un motivo, porque siento el compromiso y estos colores como la afición. Estoy impresionado y anonadado por este tema que se ha dado.

Me presenté jueves, viernes y sábado a entrenar, no entiendo de dónde sale que Marcel no estaba entrenando. Obviamente no practiqué con los muchachos porque no podía caminar. Me dolían muchos los gemelos, hasta tengo cortes grandes aún en mi gemelo derecho.

De momento, a lo que tengo entendido y sé, el jueves se me comunica que no salga dando declaraciones de la lesión o de que posiblemente no juegue, para que el equipo contrario no se prepare para esto. Por estrategia se manejó el no darle noticias a nadie en ese momento, pero hoy (domingo) me encuentro con la penosa situación de que se dice que Marcel no quería entrenar, pero no entiendo nada. Estoy loco por saber de dónde salió la información, tampoco sé cómo algunos aficionados me amenazaron y me dijeron cosas tan feas, que me dolieron. Yo los puse por delante.

Posiblemente la afición no lo sepa, pero mi contrato vencía el 31 de mayo del 2019, por lo que podría estar negociando con cualquier club sin ningún tipo de problema, pero decidimos renovar con Cartaginés y le estoy totalmente agradecido al club por esto. Mi contrato es hasta mayo del 2020 y no entiendo a qué se debe todo esto que se ha ocasionado… Si tuviera que salir del equipo en algún momento, el club tiene que ganar por esto. Así lo decidí con mi agente y con el equipo. Renové, aunque no tenía por qué hacerlo porque tenía contrato.

Soy muy transparente y directo, estoy muy agradecido con esta afición y con este club, siempre será así. Ahora estoy enojado, molesto y triste, porque mis acciones en cancha reflejan que estoy comprometido con este equipo, es muy evidente.

Me encantaría saber qué pasó, de dónde salió la información y por qué salió. No entiendo por qué la afición me ha atacado con amenazas, me he sentido triste, no puedo negarlo porque son muchas amenazas y sin saber los motivos. Marcel estuvo en el equipo jueves, viernes y sábado día en el que me hicieron el ultrasonido y no salió desgarre, sino una inflación.

Desde el jueves le dije al doctor del equipo que no iba a jugar, porque me dolía mucho el gemelo y tenía muchas dolencias por la cantidad de golpes que estoy recibiendo.

He tenido muchas amenazas y también comentarios muy buenos. Le he dado todo a este club, aunque creo que aún me faltan muchísimas cosas más por darle a Cartaginés. Sin embargo, no quería dejar pasar este momento porque he recibido muchas cosas que considero malas en las redes.

Lo de Marcel no se notificó porque seguramente no querían que la UCR supiera que no iba a jugar, pero desde ese día tengo dolencias, desde ese día no entreno, pese a que estoy a disposición del club. Realmente no me imagino el por qué de tantas cosas y de tanto rechazo, más aún después de tantas cosas buenas que se han vivido.

No quería que este momento pasara por alto, respeto muchísimo a esta afición y lo sigo haciendo. Acá he tenido las mejores alegrías de mi carrera. Soy una persona agradecida y así lo he demostrado. Deseaba aclarar todas las inquietudes, mi agente me dijo que lo comentara y la afición se merece mi versión.

Presenté dolencias en el tobillo izquierdo y también en el gemelo de la misma pierna, incluso aún tengo mucho dolor y presento cortes en el derecho producto de los golpes que me dan. El jueves no entrené, pero estuve con el grupo y me puse a disposición. No podía entrenar porque se me dificultaba caminar. Después del ultrasonido salió la inflamación y se hizo una comparación entre el derecho y el izquierdo, el derecho estaba bien y el izquierdo tenía una inflación, pero no desgarro

El doctor me preguntó cómo me sentía, le dije que me dolía y que no me sentía para jugar. Este torneo tiene un calendario corto y uno debe tener la mejor disposición física, por lo mismo preferí no arriesgar en el inicio, pero de acá a todo lo que se ha comentado con respecto a una salida o a que no quise entrenar, me ha dolido mucho.

Ustedes me han dado todo y les he dado todo. He sido claro, he sido frontal y desde que empecé a jugar tengo 20 partidos sin descansar. Esto no es una molestia, porque estoy para esto, pero son 20 juegos dándolo todo, jugando 90 minutos, sin quejas y sin dolencias.

Presenté dolencias en el tobillo izquierdo y también en el gemelo de la misma pierna, incluso aún tengo mucho dolor y presento cortes en el derecho producto de los golpes que me dan. El jueves no entrené, pero estuve con el grupo y me puse a disposición. No podía entrenar porque se me dificultaba caminar. Después del ultrasonido salió la inflamación y se hizo una comparación entre el derecho y el izquierdo, el derecho estaba bien y el izquierdo tenía una inflación, pero no desgarro.

Les agradezco por su tiempo, a los que apoyaron en todo momento les digo gracias. Creo que merecían este momento de mi tiempo, para dedicarselos y que supieran cómo fueron las situaciones con Marcel Hernández estos tres días. Estoy seguro que no fue Cartaginés el que dio la información de que no estaba entrenando y todas estas cosas.

Quedan aclaradas las situaciones de lo que sucedió en estos tres días, que realmente fueron muy complicados. Hoy me desperté y no me imaginé que iba a ser un día tan difícil para mí. No tenía idea de que esto fuera así.

Hay personas que me han preguntado y si no quisiera jugar en Cartaginés no hubiera renovado el contrato, esto es así y no pondría más peros ni nada".