Esteban Valverde. 14 junio
Luis Miguel Valle comenzó esta semana pretemporada con la Universidad de Costa Rica. Fotografía: Cortesía de la UCR
Luis Miguel Valle comenzó esta semana pretemporada con la Universidad de Costa Rica. Fotografía: Cortesía de la UCR

Luis Miguel Valle no desistió, su mentalidad no decayó y el tiempo lo premió para regresar a la Primera División. El volante contención integrante de los últimos cinco campeonatos que ganó Alajuelense no esconde que está lleno de ilusión ante la posibilidad de regresar a la máxima categoría después de un año de ausencia, Valle es nuevo refuerzo de la UCR.

El jugador, pese a vivir el impacto de pasar de Alajuelense a Pérez Zeledón y luego a la Liga de Ascenso, aseguró que en el 2018, año de esos cambios jamás pensó en el retiro.

"Vieras que todo esté tiempo la he pasado muy tranquilo, creo mucho en Dios. Sé que este que pasé era el camino que me tenía, estoy tranquilo. Ahora me siento bien físicamente, emocionalmente. Estoy fresco para mostrar un buen nivel en Primera", reveló.

No obstante, el recuperador sí destacó que es un jugador diferente al que estaba en Alajuelense sobre todo por la madurez que dan los 30 años vividos y las otras experiencias que se tienen al estar en un club diferente a la Liga.

Ahora Valle conoce sobre las grandes diferencias económicas que hay entre la máxima categoría y la Liga de Ascenso.

"Creo que todo este tiempo ha sido de aprendizaje y experiencia. Yo espero mostrar un buen nivel como tal vez lo tuve en mis buenos años en la Liga, pero con alguna madurez que antes no tenía. Pasaron momentos en los que las cosas cambiaron, pues hablemos económicamente no es lo mismo lo que se percibe en la Liga que en el Ascenso pero ante esto pues aparecieron mis papás, mis ahorros y por dicha pude salir adelante", resaltó.

Aunque por su mente colgar los tacos no fue una opción, él tampoco se podía mantener alejado de la realidad y ante esto prefirió siempre mantener sus estudios en ingeniería industrial.

Luis Miguel espera graduarse este año, para así celebrar sus once años como futbolista profesional.

"Siempre traté de seguir estudiando, este año culmino mi carrera y conté con mis ahorros y el apoyo de mis papás y hubo cosas que gracias a Dios pude solventar. Estoy empezando con un proyecto de canchas de Fútbol 5 que voy a administrar, espero que todo me vaya bien. Tengo 30 años, yo debuté con 19 y no es sencillo tener una carrera así de larga", relató.

Con los académicos, el recuperador espera mostrar una versión que lo lleve nuevamente a jugar en la Selección Nacional y el extranjero. Dos metas que le faltaron consolidar en el pasado.

"Futbolísticamente creo que soy el mismo jaja, es un poco difícil decirlo porque siento que tengo mis buenas cualidades. La verdad estoy muy contento, me llegó una bendición de Dios la cual es volver a jugar en Primera División. El equipo tiene metas deportivas importantes y eso me ilusiona más, llegó a un equipo que quiere competir", mencionó.

Sinsabor. El jugador no escondió que tiene un sinsabor con la forma en que fue separado de Alajuelense en 2017.

Con los erizos, el mediocampista jugó 308 partidos oficiales, en los que sumó 24.190 minutos en cancha.

"No me pareció como la forma en la que sucedió, fui un jugador que participe en más de 300 partidos, estuve en nueve finales, cinco campeonatos y se me valoró un poco como jugadores que apenas habían competido seis meses ó menos. No me voy resentido, pero si creo que el trato no fue el adecuado", reflexionó.

Ahora entre los objetivos del exliguista está volver a un cuadro grande.

“Firmé un año con la Universidad. Tengo en mente volver a la Selección por eso estoy haciendo extras y pues claro que quiero volver a un equipo grande, lo bueno es que todo dependerá de mí”, finalizó.