Fanny Tayver Marín.   7 septiembre
Luis Diego Arnáez asegura que el partido entre Alajuelense y Herediano será muy atractivo. Fotografía: Fanny Tayver

Luis Diego Arnáez pronostica que el domingo habrá un partido muy atractivo en el Estadio Alejandro Morera Soto, a las 11:05 a. m., entre Alajuelense y Herediano.

Mientras los florenses hacen muchos cambios en su alineación, la Liga intenta ser estable en su formación.

Los dos equipos tienen 15 puntos y según el Flaco, la presión es pareja para ambos.

Desde las filas rojiamarillas, el exmanudo José Guillermo Ortiz anunció que espera anotarle de nuevo a la Liga. Sin embargo, el propio Arnáez considera que en el Team “no hay una figura que esté pesando y lleve el control del equipo en ofensiva”.

— ¿Qué habló con los jugadores para que nos los golpee la derrota que sufrieron en Ciudad Quesada a las puertas de recibir a Herediano?

Que no nos golpee no va a pasar porque nosotros aspiramos a ganar el campeonato y cualquier derrota siempre va a golpear, porque son tres puntos que se te van y que ya no regresan, no hay forma de que regresen y es un traspié que nos dificulta el objetivo que nos trazamos.

Si lo vemos desde otro punto de vista, es importante que golpee porque uno siente que el jugador en realidad quería ganar, que el jugador sentía que esos puntos eran necesarios para el equipo.

Si uno ve una actitud muy relajada en los futbolistas después de un marcador de ese tipo, independientemente del rival, pues se podría pensar que tendría presupuestada esa derrota, que por ahí no los golpeó, que les dio lo mismo y no puede pasar en un equipo como el nuestro que aspira a ganar el campeonato.

El futbolista tiene que aprender a convivir con eso y prepararse para el siguiente partido. Entonces, ya lo de San Carlos se dio y ahora tenemos que enfocarnos de lleno en el partido contra Herediano para tratar de superar ese traspié y seguir en busca del primer lugar.

— ¿Herediano como rival se podría parecer en algo al Saprissa? ¿Tienen los rojiamarillos una pieza fundamental, a como en su momento usted habló de Daniel Colindres?

No, Heredia tiene un equipo más regular y hace muchos cambios en su alineación. No hay un elemento que sobresalga, sobre todo en la parte ofensiva, tiene buenos jugadores como Yendrick (Ruiz), Rándall Azofeifa, etcétera, pero ellos, por los torneos donde están, varían mucho su equipo.

No hay una figura que esté pesando y lleve el control del equipo en ofensiva. Yo siento que el partido va a ser abierto, nosotros siempre vamos a salir a buscar el partido y entre comillas dejamos jugar y yo siento que Heredia es un equipo que busca ganar los partidos donde sea que juegue y, por ende, también es un equipo que deja espacios y que permite de alguna forma jugar al frente, desarrollar un buen juego, tener posesión del balón.

Yo presiento un partido atractivo y que no creo que termine en ceros.

— ¿Podrá jugar Kenner Gutiérrez?

Kenner Gutiérrez tuvo una molestia en el colateral interno y entonces el partido pasado no estuvo por eso.

Las lesiones en ese ligamento muchas veces no presentan molestia cuando se corre en línea recta, pero si la pelota te llega al pie con poca fuerza, puede ser que resienta.

Lo valoraremos este viernes por la tarde en el entrenamiento para ver cómo se siente, al parecer se ha recuperado bastante bien, aunque tiene poco tiempo. En la noche lo valoraremos para ver si vale la pena arriesgarlo o si no darle unos tres días más para que se recupere completamente.

— Salvo el cambio de Róger Rojas en lugar de Jonathan Moya, sus formaciones son muy parecidas, ¿pensaría en cambiar el sistema o a algún jugador para este juego contra Herediano?

No, nosotros hemos venido trabajando bien y lo que siempre buscan los entrenadores es tener un equipo ya firme para la mayoría de los partidos, o para los partidos más fuertes, que sea el grupo que mejor se acople, el grupo que dé un mejor juego de conjunto.

Nosotros hemos mantenido una alineación bastante estable en los últimos partidos y hemos tenido por ende un juego y un rendimiento en la cancha bastante parejo.

En San Carlos yo siento que lo mantuvimos, tal vez no al nivel del partido contra Saprissa, pero la cantidad de llegadas a marco y la posesión de balón que tuvimos me indica que sí tuvimos un buen encuentro.

A veces, eso de incorporar jugadores sorpresa, más bien puede ser sorpresa para uno mismo, porque no tenés certeza del rendimiento que pueda dar, más si es un jugador que no ha venido actuando, entonces los últimos equipos con los que hemos venido jugando no han variado la alineación, como Saprissa o San Carlos.

Todos en general lo están haciendo así, los jugadores en la cancha son los que están decidiendo muchas veces los partidos.

— ¿Es más difícil de analizar este Herediano porque no juega siempre con un mismo once?

En lo que más se centra uno es en analizar los patrones de juego que tenga el equipo y el esquema táctico, la figura táctica que ellos emplean generalmente. Herediano es un equipo que como está participando en dos torneos, probablemente el entrenador quiera tener a sus jugadores bien descansados para el torneo internacional.

Por ahí incluye a otros en su formación y cuando se repite un equipo, es un poquito más fácil analizar esos patrones de comportamiento que tienen los equipos, pero basado en los partidos que han jugado uno hace el análisis y determina más o menos qué es lo que pueden presentar ellos.

— ¿Está José Miguel Cubero para jugar este partido?

Ya José Miguel se recuperó, estuvo un poquito más de una semana fuera. Ya se recuperó de la dolencia en el talón y lo tomamos en cuenta en San Carlos, pero tal vez el resultado del partido no daba para meter a un jugador con las características de Cubero en ese momento, pero está ahí listo y en cualquier momento puede ser tomado en cuenta.

— Decía Patrick Pemberton que a Mauricio Vargas hay que darle el respaldo tras el fallo en el gol en Ciudad Quesada, ¿usted cómo lo toma?

Se dio esa jugada, ya yo la vi varias veces y es muy complicado achacarle la responsabilidad al portero porque él en todo momento está viendo la pelota, la bola está en un costado y él por ahí puede voltear la cara hacia el centro para ver qué jugadores llegan, pero no puede estar pendiente de lo que pasa en el centro. Tiene que estar pendiente de la pelota que está al costado, cuando viene hacia el centro él intenta llegarle y le llega.

El error hubiera sido que en esa acción él no toque la pelota, la pelota pase e igual le habría quedado a Álvaro Saborío. Ahí sí se le hubiera podido achacar un poco de responsabilidad, pero él va por la pelota, él la logra desviar.

Desgraciadamente, Porfirio (López) también va por la pelota y al que le queda con mucha fortuna es a Álvaro totalmente solo e igual en el caso de Porfirio, no se le puede achacar responsabilidad porque los dos están viendo la pelota desde el momento en el que sale el centro hacia atrás.

La pelota viene hacia Porfirio, él ve que puede despejar porque no sabe en qué lugar se metió Álvaro, no es un fallo de técnica del portero ni de comunicación, es simplemente una pelota que llegó, no pudo ser despejada y le quedó al rival.

— Aparte de que se juegan tres puntos, Herediano tiene una deuda porque no le ha podido ganar a un equipo grande, ¿cuál equipo tiene más presión?

Los dos llegamos igual porque los dos estamos buscando el primer lugar y el tema es que Saprissa ya sacó alguna ventaja, entonces los dos tenemos presión por ganar para que Saprissa no tome más ventaja y acercarnos a ellos.

Entonces, que ellos tengan más presión o nosotros, pienso que no es el tema. Los dos estamos presionados porque los dos queremos el primer lugar. Que el partido es en Alajuela, si hubiera sido en Heredia da lo mismo porque ninguno de los dos equipos puede darse el lujo de perder tres puntos.

— ¿Cómo ha visto la evolución de Róger Rojas que va teniendo más minutos y el tema de la presión con él, porque en el torneo pasado marcó 20 goles y como todo delantero, quiere anotar?

A veces hay que saber manejar eso, porque el tema de la ansiedad, sobre todo en los jugadores que viven anotando constantemente y tienen un periodo un poco largo sin anotaciones, a veces genera ansiedad y más bien los perjudica porque empiezan a fallar balones que tal vez antes metían fácilmente, o empiezan a correr de más tratando de buscar la pelota y no están bien ubicados.

Ya le estamos dando ritmo, ritmo de partidos, está compitiendo y tiene que tener calma, porque sí le está costando.

Tal vez el rendimiento de él en la cancha antes era más constante en el sentido de que generaba más acciones de peligro, estaba más presente en el marco y ahora no lo ha sido tanto, pero esperamos que ya para este partido con los minutos que lleva encima, ya pueda anotar y tener un mejor rendimiento con el balón en los pies.

— ¿El equipo ya logró estabilidad?

Si lo vemos desde el punto de vista de resultados podría ser, aunque antes de esta última derrota contra San Carlos ya habían pasado varios partidos, entonces el periodo con derrotas se alargó más.

Si es por rendimiento, de los primeros dos partidos, al rendimiento que estamos teniendo ahora y si lo enfocamos en las derrotas y las analizamos, contra Carmelita, Pérez Zeledón y San Carlos, el ritmo de juego que tuvimos en Ciudad Quesada, el manejo de la pelota y las llegadas a marco, creo que el equipo ha evolucionado favorablemente.

Que en San Carlos no nos alcanzó para ganar el partido, estamos de acuerdo, pero en relación a los primeros partidos del campeonato sí ha habido una evolución del equipo y claro que queremos tener más constancia y alargar estos periodos de derrotas con más tiempo, pero desgraciadamente en San Carlos no pudimos ganar.

— ¿Que Herediano llegue sin varios jugadores que están en la Selección es ventaja para el equipo?

No, porque igual Heredia tiene muchos futbolistas de buen nivel. Ellos sabían que competían en un torneo internacional y desde mucho antes sus contrataciones iban enfocadas en la participación que ellos tenían en los dos torneos.

Nosotros también tenemos un equipo bastante reforzado y entonces no perjudica tanto. Heredia en este momento no tiene un jugador que haya marcado la pauta en estos ocho partidos que llevamos del torneo y yo siento que el partido va a ser más de conjunto que de individualidades.

— ¿Se le acerca algún jugador a decirle que quiere actuar?

No, no... Para todos estos partidos ningún jugador se me ha acercado a decirme que quiere jugar, ni mucho menos. Me parece que los muchachos son muy respetuosos en ese sentido y no he tenido problemas con ninguno.

Más bien soy yo el que muchas veces les doy algún tipo de explicación y trato de conversar con ellos para que sigan manteniendo el nivel y esperen la oportunidad, igual que lo hacen Fernando (Sosa) y Wílmer (López), que hablan con ellos, para que sigan manteniendo el nivel.

— ¿Qué puede decir del partido de la Selección?

Vi gran parte del encuentro, hay un detalle que yo siempre se lo he comentado a los jugadores y que el partido contra Palmeiras fue una gran enseñanza para mí como técnico y espero que para los jugadores y para todos los demás futbolistas que vieron ese partido.

Precisamente estaba viendo a la Selección y bueno, todos los equipos y selecciones hacen un bloque atrás cuando no tienen la pelota, esperan que el rival intente sobrepasar esos bloques, intenten jugar entre líneas para recuperar el balón, controlar la pelota y salir en contraataque y con transiciones rápidas hacia el marco rival.

Yo siento que igual nosotros lo hacemos. Lo que sí nos hace falta, y me parece que es lo que tenemos que trabajar los técnicos, es que primero a nivel mundial los equipos cuando se están defendiendo y logran recuperar la pelota la recuperan, no la revientan al delantero que está allá solo y que él vea a ver qué hace.

El bloque atrás se hace, se trata de recuperar la pelota y salir jugando desde atrás sin importar si el rival está cerca. El otro detalle de cuando se juega así es que las transiciones y el contraataque tienen que ser con la mayor cantidad de gente posible.

Desde hace algún tiempo lo vengo viendo, nosotros nos estamos acostumbrando a hacer un bloque atrás, pero recuperamos la pelota, se la tiramos al punta que está allá arriba y que él vea solo qué resuelve, porque el bloque de atrás no se mueve, o va saliendo muy lento y por eso cuesta mucho.

En el Mundial se vio, la pelota era para Marco Ureña y por ahí llegaba Bryan Ruiz y uno más. Uno ve fútbol internacional y hay equipos que están todos en el área, pero cuando recuperaron la pelota y pasaron al ataque, cuando la jugada termina en gol o en remate a marco, hay seis o siete jugadores de los que estaban en el área que están en el área rival.

Hay más posibilidades de anotar y lo vi este viernes en el segundo tiempo, vi a (Bryan) Oviedo con una pelota por la izquierda levantando la cabeza para tirar el centro y el único que estaba en el área era Rodney Wallace y volvió a levantar más acompañamiento para Wallace para tirar el centro y seguía solo.

De tres a cuatro veces levantó la cabeza Oviedo para centrar y seguía solo, al final le tiró el centro, pero qué iba a hacer si estaba con cuatro defensas más el portero.

Eran cinco contra uno.

Yo siento que si nosotros jugamos así, tenemos que tener claro, que cuando salimos en contraataque no puede llegar solo el punta y el que lleva la pelota, porque va a ser muy difícil y vamos a necesitar de una gran dosis de suerte para poder anotar.

Entonces, ese es el punto en el que nosotros tenemos que enfocarnos.

En el partido contra Palmeiras, hubo una pelota que Kenner (Gutiérrez) perdió en el área grande en salida de nosotros y al final le pitaron falta, pero el jugador que se la quitó estaba en el área grande. Encaró a Adonis Pineda y un jugador que estaba en el mediocampo tuvo un cambio de ritmo.

Otro que estaba por el semicírculo tuvo un cambio de ritmo y prácticamente el jugador de Palmeiras estaba contra Pineda y tuvieron cambio de ritmo en ese momento. La pelota estaba en el uno contra uno y estábamos hablando de que para llegar al marco quedaban diez metros y los jugadores que estaban a 40 metros hicieron cambio de ritmo.

Nosotros tenemos que trabajar en eso, sobretodo en la Selección, si queremos hacer un bloque atrás para resguardarnos bien, pero no podemos renunciar al ataque y todos los equipos del mundo hacen eso mismo, pero cuando recuperan la pelota es un ataque con cinco, seis o hasta siete jugadores.

— ¿Cómo vio a los jugadores de la Selección?

Normal, es un grupo al que le falta más trabajo porque hasta ahora están empezando, hay mucho jugador que recién hace sus primeras armas en la Selección e igual, tampoco era un rival muy calificado, pero para ser el primer partido tuvieron un buen juego en el trato con el balón, en la posesión de la pelota, pero donde sí nos quedan debiendo siempre a todos es en la parte ofensiva, probablemente por la falta de trabajo y de arriesgar un poco, digo yo individualmente.