Fiorella Masís.   21 agosto
Los jugadores de Limón están dispuestos a jugar contra Saprissa el domingo y Jorge Castillo estará al frente de la organización del partido. Foto: Melissa Fernández.

Una reunión la tarde de este miércoles entre Jorge Castillo y Carlos Pascal culminó con tres acuerdos. Uno de ellos es que los jugadores de Limón FC recibirán la taquilla completa del partido ante Saprissa, para así cubrir parte del dinero que se les debe.

En medio del caos que ha vivido el equipo, hundido en el último lugar del campeonato, con administraciones que pasan de una mano a otra, denuncias entre dirigentes y futbolistas sin pago, parece que las aguas empiezan a calmarse.

El martes en la noche reapareció Pascal como apoderado de Limón, y se reunió con Denis Viveros, anterior administrador. Este le ofreció retomar el control de la institución y asumir las dificultades económicas, pero la propuesta fue rechazada.

La historia cambió con Castillo, con quien pactó tres condiciones para que se mantuviera al mando.

La primera es que él y su grupo asumirán la administración, como estaba sucediendo hasta hace pocos días. Castillo comentó a La Nación que “tienen la disposición de tomar las decisiones que se requieran en el club y los compromisos de mes a mes”.

Como segundo punto, aunque Castillo insiste en no tener obligación sobre pagos anteriores a su gestión, “adquirió la responsabilidad de diseñar un plan para empezar a ver cómo cubrimos las deudas sin importa de quién son”.

Finalmente, señaló que apoya a los jugadores y les pidieron jugar contra Saprissa en el Juan Gobán el domingo, con la promesa de que lo recaudado por entradas será entregado a la planilla.

“Ya el tiempo es demasiado corto para entrar en una negociación en la que les podamos dar soluciones. Firmamos una especie de acuerdo en el que la totalidad de la taquilla se le entregará al capitán y, como le digo, lo antes posible entraremos a manejar una especie de acuerdo de pagos para ponernos al día; al menos en lo que es final de julio y principio de agosto”.

Para resolver los dineros atrasados, Castillo y Pascal trabajarán en conjunto. Ese acuerdo lo están puliendo junto a sus abogados, quienes también estuvieron en la reunión.

Viveros al margen. Pese a que durante el encuentro no se comentó el papel de Denis Viveros dentro del equipo, según Castillo, también asegura que después lo llamará.

"(...) No estoy autorizado a hablar de él, no hay razón para hablar de él, ni bien ni mal, ni el señor Pascal, porque no hay ningún documento contractual. A mí me parece que él, como una persona que le ha servido al club y que ha invertido dineros, algunos en calidad de préstamo, debe ser parte de las posibles soluciones que vamos a buscar. Lo vamos a llamar y pedir que nos cuente un poco cuáles son las cosas que hay que resolver, sus inquietudes y deudas", finalizó.

En el encuentro también estuvo Reynaldo Parks, quien actuó como testigo y técnicamente sigue siendo el presidente, pero su continuidad está en análisis, dijo Castillo.

Por ahora Castillo no tiene claro si se apersonará en Limón, pero garantiza la logística del partido contra los morados mediante el apoyo de su grupo de trabajo.

Por su parte, los futbolistas decidieron presentarse el domingo para disputar ese compromiso, y aunque en la mañana de este miércoles Jossimar Pemberton dijo que estaban fuertes con la decisión de no entrenar, esa posición cambió en la noche.

Según declaraciones del técnico Ricardo Allen a Deportes Repretel, desde este jueves el equipo retoma los entrenamientos.

Colaboró con esta nota el periodista Steven Oviedo